Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Analizan la mejor edad para la mamografía

Las opiniones de los médicos varían en cuanto a la mejor edad para practicarse el examen. Se siguen haciendo estudios.

La prueba debería ser anual a los 40 años de edad, dijo el coautor del estudio, doctor Blake Cady.

La prueba debería ser anual a los 40 años de edad, dijo el coautor del estudio, doctor Blake Cady.

La prueba debería ser anual a los 40 años de edad, dijo el coautor del estudio, doctor Blake Cady.

Aunque las recomendaciones de cuándo comenzar a hacerse la mamografía varían, un nuevo estudio sugiere que las mujeres de 40 se beneficiarían con la prueba.

Un equipo revisó información de 609 fallecimientos por cáncer de mama y halló que la mitad había ocurrido en mujeres con un diagnóstico previo a los 50 años. La mayoría nunca se había realizado una mamografía.

"(La prueba) debería ser anual a los 40", dijo el coautor del estudio, doctor Blake Cady, profesor emérito de cirugía de la Facultad de Medicina de Harvard, Boston.

Esa indicación coincide con las guías de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, que recomienda la realización de una mamografía anual a partir de los 40 años, "mientras la mujer esté en buen estado de salud".

En cambio, la Comisión Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, por su sigla en inglés) aconseja que las mujeres con un nivel de riesgo promedio de la enfermedad se hagan una mamografía cada dos años a partir de los 50 y promueve que las mujeres más jóvenes decidan si quieren realizarse la pesquisa.

"Sabemos que existe algún beneficio para las mujeres de entre 40 y 49 (años)", dijo la doctora Virginia Moyer, que preside la USPSTF y no participó del nuevo estudio.

"El beneficio es relativamente modesto y, cuando esto ocurre, hay que tener en cuenta los riesgos", agregó Moyer, que además es vicepresidente de Mantenimiento de la Certificación y la Calidad del Consejo Estadounidense de Pediatría, Chapel Hill, Carolina del Norte.

En el caso de la pesquisa del cáncer mamario, los riesgos incluyen los falsos positivos, que producen estrés emocional y físico, además de imponer la realización de estudios clínicos invasivos.

La mayoría de las recomendaciones surgen de la revisión de los ensayos clínicos controlados, los de mejor calidad en la investigación médica e incluyen el seguimiento de grupos pesquisados y sin averiguar en el largo plazo.

El equipo de Cady publica en Cancer que esos análisis subestimarían el beneficio real de la pesquisa porque, por ejemplo, los grupos a los que se les indica no hacerse el examen podrían optar por realizarlo.

Por eso, el equipo realizó un análisis de fallo de los datos de las historias clínicas de 609 mujeres que habían fallecido por cáncer de mama. La enfermedad se había diagnosticado entre 1990 y 1999 en uno de dos hospitales de Boston. Ellas murieron en 2007.

Hasta la fecha lo mejor sigue siendo practicarse el examen a partir de los 40 años. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación