EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

La obesidad, las grandes barrigas, un grave problema de salud pública

Es importante no descuidarse de la salud “echando una canita al aire”. En el pasado se tenía la obesidad como equivalente de “hermosura” en las mujeres y las madres se alegraban de sus niños “gorditos”, pero, ¡cuidado!

Por El Diario de Hoy |

La obesidad, el sobrepeso, las grandes barrigas… es no solo un lastre personal, una amenaza al bienestar de la gente, sino un problema de salud pública, una carga sobre los presupuestos de ciudades, estados y naciones, que deben destinar recursos para atender las consecuencias de esa irresponsabilidad que pasan la factura: la hipertensión, la insuficiencia renal, el hígado graso, el páncreas afectado y tantos otros padecimientos, además de la incomodidad.
Obesos los hubo desde que el homo sapiens superó la etapa de comer lo que encontraba y se estableció en comunidades donde se sembraba y se recolectaban granos, lo que luego dio lugar a lavar los alimentos (lo que en estos tiempos hace una especie de monos en Japón ) y rostizarlos, costumbre esta que perdura en las barbacoas para celebraciones de toda clase.


De allí a elaborar cerveza y obtener vino fue un paso, recordando cómo Noé, el gran patriarca, se emborrachó cuando el Arca tocó tierra, lo que dio lugar a la burla de sus hijos, que debían repoblar un mundo arrasado por el “diluvio universal” que se dice que de universal no tuvo nada pues ningún otro pueblo, desde los chinos hasta los nativos americanos recuerdan tal catástrofe, además de que no hay evidencias arqueológicas de semejante horror. Espantosas inundaciones se dan en toda época, como las que han azotado regiones en Estados Unidos y Europa, sobre todo en Alemania.


El libro del Génesis retrata las ideas que el pueblo de Israel tuvo en los albores del tiempo, desde un Dios muy divertido que al final de cada día de su Creación del universo “estaba muy contento” de lo realizado, sus celos frente a otros dioses (que más adelante se dejan de mencionar), el origen del monoteísmo con el culto a Atón de los egipcios en el periodo conocido como de Tell-el Amarna por el lugar geográfico donde se asentó el reino de Akenatón y Nefertiti, una elegante y bella mujer cuyo busto se encuentra en la Isla de los Museos de Berlín, la “Musen Insel” …
Sigmund Freud escribió un opúsculo titulado Moisés y el Monoteísmo…


José, un hebreo cautivo en la corte del Faraón, interpretó los sueños del rey con el símil de las “vacas gordas y las vacas flacas”, los periodos de abundancia y escasez, lo que se repite al día de hoy como consecuencia de la emisión de dinero por encima de la productividad.


José tuvo que rechazar los intentos de la mujer del mayordomo del Faraón de seducirlo, un tema que se trató por pintores del Barroco, entre ellos Rembrandt.

Si hubo vacas gordas en el antiguo Egipto puede deducirse, sin temor a errar, que también la obesidad fue un azote, como lo es al día de hoy inclusive entre los obreros. Exhibir grandes barrigas aparentemente no avergüenza a muchos de quienes las sufren, pese a las graves consecuencias que acarrean con el pasar de los años…


Hispanoamérica y nuestro país están amenazados por el hambre


Los japoneses sabiamente hacen esfuerzos para combatir la obesidad, por lo que las empresas y negocios, las actividades organizadas, fijan estándares a su personal, entre ellos el tamaño de la cintura, que no debe exceder los treinta y seis o treinta y ocho pulgadas, menos de un metro de circunferencia.


Es obvio que gordos los hay por doquier, como se puede ver en nuestra Hispanoamérica, donde a la par de la gordura hay personas que están casi en los huesos, una situación muy grave que varias organizaciones mundiales denuncian: en Hispanoamérica el hambre amenaza a millones de personas, como está sucediendo en nuestro país como consecuencia de las políticas del régimen…

KEYWORDS

Obesidad Opinión Salud

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad