NOTICIAS | Ley de compras públicasNOTICIAS | Multas de tránsitoNEGOCIOS | PensionesDEPORTES | Primera División

Pese a cuestionamientos y abusos, bukelismo extiende el régimen de excepción 

La especialista en derechos humanos Ruth López advirtió que a la luz de los artículos 29 y 30 de la Constitución de la República no hay fundamento para seguir prorrogando el estado de excepción, pero que el régimen de Bukele continuará haciéndolo sin importarle nada.

Por El Diario de Hoy |

A pesar de las constantes denuncias de abusos, de capturas arbitrarias y de que se violaría la Constitución, la Asamblea oficialista aprobó el régimen de excepción por tercera vez.

El régimen de excepción o estado de sitio suspende las garantías que da la Constitución para la libertad de asociación o reunión, la privacidad de las comunicaciones y permite que los detenidos puedan pasar hasta 15 días sin ser llevados ante un juez que decida si hay mérito para procesarlos o no.

El régimen de Bukele se ufana de que en los primeros 60 días del estado de excepción ha capturado a más de 34,500 personas, a las que considera “terroristas” en su totalidad pese a no haberse comprobado aún en los tribunales.

Para la abogada Ruth Eleonora, de la organización defensora de derechos humanos Cristosal, “no hay justificación para mantener un régimen de excepción”, postura que respalda el diputado de ARENA, René Portillo Cuadra, al señalar que  la prórroga sería “inconstitucional, pues los motivos que lo desencadenaron ya no existen”.

Según la abogada López, no hay “fundamento legal” para ampliar por un tercer periodo ese estado. Y_aclara que hace estos señalamientos, no por defender a pandilleros, sino por gente que ha sido detenida arbitrariamente. De hecho, Cristosal ha solicitado que la Corte Suprema nombre jueces que revisen los casos de 40 detenidos presuntamente sin fundamento y sentencie si deben ser puestos en libertad.

La abogada López anticipó que el actual régimen de Bukele no solo ampliará por un tercer periodo el régimen de excepción, “sino que lo seguirá haciendo muchas veces más”, lo que no se ha visto suceder en ninguna nación que presume de estar bajo un Orden de Derecho.

“Yo podría decirles además que habrá un cuarto, quinto, sexto régimen de excepción, mientras el régimen así lo estime”, aseguró López.

La especialista en derechos humanos advirtió que a la luz de los artículos 29 y 30 de la Constitución de la República no hay fundamento para seguir prorrogando el estado de excepción.

“El argumento en aquel momento (para establecer el régimen de excepción) fue que había un repunte descontrolado de los crímenes, lo que dio lugar al fin de semana sangriento que hoy sabemos que tuvo origen por la ruptura de un pacto criminal, lo que pudo haber sido evitado...”, explicó.

Aglomeraciones frente a penales son un reclamo fuerte al régimen

Mientras tanto, centenares de familias se aglomeran frente a los penales buscando saber de sus parientes presos,  llevarles medicamentos, mensajes de apoyo. Cualquier persona se angustia, sufre muchísimo, si un hermano, hijo, padre o madre fue detenido en las redadas que está efectuando la policía, un cuerpo cuya razón de ser es cuidar y proteger a la gente, no capturar personas para cumplir cuotas.

A tal horror se agrega que más de una docena de los apresados han sido devueltos muertos a sus familiares, con sus cuerpos mostrando los efectos de graves golpizas, torturas, de haber sido vapuleados inmisericordemente.

Esa gente es un reclamo moral, la evidencia de la tragedia que tantos sufren en nuestro suelo.

Como dice la abogada López, no puede un país estar sin más ley que lo que una persona decide, lo que siempre conduce a hundimientos económicos, humanitarios...

KEYWORDS

Estado De Excepción Opinión Regimen De Excepción

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad