EPAPER Puente de Baltimore | Precios de la gasolina | Eclipse parcial solar | Selecta

Familias denuncian la muerte de muchos de los detenidos por el régimen de excepción

La situación dentro de las cárceles, donde los presos están hacinados, mal alimentados y sin adecuada asistencia médica y, como lo ha advertido el doctor Ricardo Lara, está a punto de generar un problema de salud pública grave, pues enfermedades como la tuberculosis, el sarampión y otras pueden causar mortandades tanto dentro de los penales pero asimismo fuera al desbordarse.

Por El Diario de Hoy |

Más y más de los capturados en las redadas de la policía, redadas donde por igual van justos y pecadores, son devueltos a sus familias muertos, con claras señales de haber sido torturados y pateados. Esto indica la clase de salvajismo que envenena las cabezas de carceleros y delincuentes en las malolientes mazmorras en que los detenidos son revueltos y donde a la menor señal de protesta o desobediencia malmatan a personas absolutamente indefensas, se trate de quien se trate, lo que hace temer por jóvenes y adultos con problemas mentales.

Según han denunciado sus familias, hasta ahora han muerto 12 detenidos por el régimen de excepción que estaban en el penal de Izalco y se habla de otros tantos en diferentes reclusorios del país, sin que el carcelero mayor rinda cuentas de estos hechos.

Pero al régimen de Bukele parecen no importarle estos decesos y más bien se ufana de haber capturado a cerca de 35,000 personas a las que califica de “terroristas” en su totalidad sin haberse probado esa condición, arrogándose el poder de juez supremo que decide sobre vida, libertad y muerte de los salvadoreños.

Algunas de las víctimas han sido literalmente linchadas por los grupos de desquiciados que las agreden, la misma clase de asesinatos perpetrados por los mareros: cada uno que participa en ese horror quiere actuar con su particular saña…
En la Edad Media, cuando los inquisidores torturaban a “herejes”, como lo expone el pintor Berrugueta al mostrar a “santo” Domingo de Guzmán preparando tormentos para dos herejes, lo que se denominaba un “auto de fe”, con frecuencia los verdugos amordazaban a sus víctimas para no oír sus alaridos… que es precisamente lo que el carcelero mayor del régimen, denunciado en la lista Engel, hizo al “arreglar” el tráfico frente al Penal La Esperanza. ¡Vaya burla a los familiares de los recluidos!: los mandó a desalojar además de prohibir que se les dé alimentos.

Las aglomeraciones son un dedo acusador a las barbaridades que se cometen día a día en nuestro suelo, el país que marcha a la deriva, sin brújula.

A lo anterior se suman los juicios a personas a las que acusan de mal manejo de recursos, equivalente a que personeros del régimen, los de las grandes vigas en sus ojos, se ensañen enarbolando las pajas en ojos ajenos…

Bombas de tiempo sanitarias

La situación dentro de las cárceles, donde los presos están hacinados, mal alimentados y sin adecuada asistencia médica y, como lo ha advertido el doctor Ricardo Lara, está a punto de generar un problema de salud pública grave, pues enfermedades como la tuberculosis, el sarampión y otras pueden causar mortandades tanto dentro de los penales pero asimismo fuera al desbordarse.

Como se ha visto con el covid, nadie está inmune a los contagios, aunque las personas vacunadas que acatan medidas lógicas como usar mascarillas, mantener la distancia social, evitar aglomeraciones y estar pendientes de cambios en su salud reducen grandemente la posibilidad de ser afectados.

Estamos todavía como país muy lejos de lograr la inmunidad de rebaño… y menos los encerrados en las sucias y mortales cárceles de esta nuestra saqueada y muy vapuleada Patria.

KEYWORDS

Estado De Excepción Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad