EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Esmeralda necesita ayuda y no la encuentra en un sistema de salud en lipidia

Nació hace 17 años con una extraña condición llamada “hidranencefalia”, descrita por los expertos como la ausencia total o parcial del cerebro. Pero las ganas de vivir de Yanci Esmeralda han superado las expectativas de los médicos

Por El Diario de Hoy |

La joven Esmeralda, de diecisiete años, nació sin la mayor parte del cerebro. Tiene deformación en la columna, lo que le provoca fuertes dolores, tanto que ha quebrado sus dientes.

Pese a lo crítico de su situación, a la joven no le dan cita hasta dentro de seis meses, lo que está llevando a su madre pensar irse “de mochilera” a Estados Unidos buscando ayuda, pero un viaje semejante probablemente le costaría la vida a ambas, ya que el trayecto es muy largo y no hay posibilidad de encontrar asistencia médica en el camino ni que la reciban de inmediato si lograran cruzar la frontera.

Pero dados los recortes que ha hecho el régimen al sistema de salud y la clásica inercia de los servicios, donde las citas con frecuencia se dan cuando los pacientes ya han muerto, las perspectivas de que pueda la joven Elizabeth sobrevivir mucho más tiempo son sombrías.

Su madre cuenta que se ha pasado a vivir cerca de la vía férrea para estar más cerca del hospital, pero eso no le garantiza nada.

En repetidas ocasiones se ha dicho que sería muy del caso que tanto el Rosales al igual que centros de salud, clínicas y hospitales especializados tengan servicios de turno que determinen la urgencia o características especiales de diversos casos, para evitar, como señalamos, que el turno llegue después que el paciente ha muerto, pacientes que no contaban, como en el caso de la pobre joven Elizabeth, con los recursos para consultar con un médico privado que le ayude a mitigar en alguna pequeña medida su sufrimiento.

Muchos males pueden evitarse si futuras mamás reciben revisiones prenatales y toman los adecuados medicamentos, como el ácido fólico, para reducir en lo posible esas tragedias, pero que se dan por desgracia se dan aunque la incidencia es mucho menor en estos tiempos que en el pasado.

Un caso que ha conmovido y a la vez indignado es el de una bebé cuya madre está encarcelada y que murió casi al nacer por no recibir asistencia dentro del centro carcelario, hechos que sumados están generando repulsa en más y más sectores del país.

Un extraña condición afecta a la joven

Esmeralda nació hace 17 años con una extraña condición llamada “hidranencefalia”, descrita por los expertos como la ausencia total o parcial del cerebro, en este caso la menor solo tiene el bulbo raquídeo, que debía funcionar como una estación de cambio entre el cerebro y la médula espinal, contiene los centros para la regulación de las actividades respiratoria, vasomotora, cardiaca y reflejas.

Esta condición fue detectada en la menor cuando tenía pocas semanas de vida, “presentó una irritación por la que no dejó de llorar en tres días, las refirieron para el Hospital Benjamín Bloom y ahí el doctor dijo que la enfermedad es irreversible, no tiene cura”.

Durante los siguientes ocho meses se vieron en la necesidad de permanecer internadas en el hospital debido a que el diagnóstico de vida era completamente incierto “el doctor Lara Torres, me dijo que no me podía dar un pronóstico debido a que esos niños hay unos que duraban 5 horas de nacido y había otros que duraban meses, raros casos que podían llegar a los 2 años”, narró.

Pero las ganas de vivir de Yanci Esmeralda han superado las expectativas de los médicos, el pasado 26 de febrero cumplió 17 años bajo los rigurosos cuidados de su madre.

Sin embargo, en los últimos meses su condición de vida ha experimentado graves cambios debido a que su columna se está deformando por escoliosis, el dolor que está condición le provoca le hace morder con fuerza, dañando los dientes al grado de haberse quebrado algunos de ellos.

Al ser madre soltera y dedicar su tiempo al cuidado exclusivo de su hija, sus ingresos económicos se ven reducidos a la venta de accesorios a través de redes sociales, ayudas esporádicas y trabajos temporales de medio tiempo, motivo por el cual no puede permitirse iniciar todo el proceso a través de clínicas privadas, dice la señora.

“La niña necesitaría radiografías, pasar consulta con el neurocirujano, para llegar con el maxilofacial que le debe aplicar anestesia general para iniciar el proceso de extracción o reparación de los dientes”, detalló la madre.

Este panorama de incertidumbre es el que está impulsando a Elizabeth Henríquez a pensar en salir del país con destino a Estados Unidos en búsqueda de ayuda para la menor, pues asegura que estando detenida por ICE ( Servicio de Inmigración y Control de Aduanas EE.UU.) podría obtener el tratamiento para la niña, “duele decirlo, pero ya estoy decidida si no encuentro ayuda aquí”, afirmó.

En 2009, la madre originaria de Chalatenango hizo este recorrido completamente sola “preguntando, siempre hay gente buena”, tardó dos meses en llegar, pero al final logró su objetivo pasó nueve meses trabajando en el extranjero para poder regresar al país a mejorar la calidad de vida de su hija, quien se encontraba bajo los cuidados de una abuela, pero los recursos se agotaron y ahora la madre se ha visto obligada a vender artículos personales para generar ingresos.

KEYWORDS

Nota Del Día Opinión Salud

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad