EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

¿LA HORA 25? La Extraña Arrogancia de Estados Unidos

.

Por Manuel Hinds
Máster Economía Northwestern

Es un don que nosotros, los conejos blancos y yo, tenemos de sentir seis horas

antes del resto de los humanos, el momento en que la atmósfera

se vuelve irrespirable. Bueno, desde hace algún tiempo tengo la misma sensación

como la que sentí a bordo del submarino:

El ambiente se ha vuelto sofocante. ..

Después de la muerte de los conejos blancos no hay final feliz posible.

Solo quedan unas horas antes de que todo termine.

VIRGIL GEORGIEU[1]

LOS CONEJOS EN LOS SUBMARINOS
El Jubileo de Diamante de la Reina Victoria en junio de 1897 fue un evento apropiado para recordar en nuestros tiempos, que están llenos de predicciones de un declive repentino y fatal para Occidente. Hay dos recuerdos asociados con el evento. En primer lugar, el despliegue de poder que hizo la Royal Navy frente a invitados de todo el mundo, cerrando un siglo de impresionantes avances en el que Inglaterra había sido indiscutiblemente la Reina de los Mares, y segundo, las intuiciones apocalípticas que dejó plasmado el poeta más querido del reino en el poema que escribió para la ocasión.

El despliegue, uno de los más impresionantes del siglo XIX, tuvo lugar el 26 de junio de 1897 en Spithead, en el Solent, una zona de mar protegida por la isla de Wight, a las puertas de Portsmouth y Southampton.[2]Allí, el Príncipe de Gales pasó revista oficialmente al Escuadrón de la Marina Real estacionado en las Islas Británicas. El escuadrón se mostró en cinco líneas de enormes buques de guerra, cada una de los cuales se extendía por 10 kilómetros, ciento sesenta y cinco buques en total, que transportaban cuarenta mil hombres y tres mil cañones navales.[3] Esta asombrosa demostración de poder no incluyó a la gran Flota del Mediterráneo ni a las igualmente grandes flotas desplegadas en estaciones de batalla en todo el mundo. Eran solo los barcos que custodiaban las Islas Británicas. El desfile personificó a la Reina de los Mares, el símbolo de la capacidad de Gran Bretaña para proyectar un formidable poder global.

Fue una celebración justa. El Jubileo marcó el final de un siglo que había comenzado en 1805, cuando Horatio Nelson derrotó a las flotas napoleónica y española en Trafalgar, tomando el control de los mares. Durante casi un siglo, nadie había desafiado la hegemonía de la Royal Navy, y esto había convertido a Gran Bretaña en el mayor imperio de la historia de la humanidad. La Royal Navy mantuvo abiertas las rutas comerciales, desmanteló el comercio de esclavos fuera de África y jugó un papel decisivo en la forja de uno de los períodos de paz mundial más prolongados de la historia, la Pax Britannica, de 1815 a 1914.

La Royal Navy que desfilaba en Portsmouth difería de la que echó por tierra los sueños de Napoleón de invadir Gran Bretaña y dominar Europa. Su progreso reflejó la transformación que experimentó el mundo durante el siglo XIX. Los barcos de madera que derrotaron a Francia y España en 1805 eran el producto de una sociedad todavía predominantemente agrícola que estaba comenzando la Revolución Industrial. Los enormes monstruos metálicos que celebraron el Jubileo de 1897 fueron producidos por un país que, durante varias décadas, había sido la única sociedad industrial del mundo.

Cuando Nelson luchó en Trafalgar, cruzar el Atlántico requería de cuatro a seis semanas. Para el año jubilar, este tiempo se había reducido a diez días. En ese momento, las estaciones de la Royal Navy estaban unidas entre sí por el sistema global británico de telégrafo y cable, que en 1880 tenía 97.568 millas de cables que atravesaban los océanos, uniendo Londres con el continente americano, India, África, Singapur, Filipinas, China y Australia. Los ferrocarriles cruzaban todo el imperio. Un pedido que tardaba meses en llegar a principios del siglo XIX llegó instantáneamente por cable al final del mismo, y si implicaba transportar algo, podía cumplirse en una fracción del tiempo que habría tardado en 1805.[4]

Las ventajas que Gran Bretaña obtuvo de su temprana industrialización fueron enormes. Desde la década de 1830 hasta la de 1870, Gran Bretaña fue el mayor productor de hierro del mundo y no tuvo competencia en las exportaciones de productos manufacturados, que, al final de la primera etapa de la Revolución Industrial, a mediados de siglo, representaban el 38 por ciento del total mundial. Las importaciones generales (incluidos los bienes reexportados) en 1840 representaban alrededor del 40 por ciento de las exportaciones mundiales.[5] Más del 50 por ciento de los buques mercantes de todo el mundo navegaban bajo bandera británica.[6] Londres era el puerto más activo del mundo, y los bancos y compañías de seguros británicos se extendían por todo el mundo en sus operaciones.

Los textiles, la maquinaria y los servicios financieros británicos inundaron el mundo. En 1900, el 40 por ciento de todos los productos industriales de algodón se producían en un radio de 30 millas de Manchester.[7]Mientras tanto, el país se ha vuelto cada vez más democrático y la opinión pública, expresada a través de múltiples periódicos y revistas, se había convertido en un elemento crucial para determinar su curso político. Gran Bretaña se veía a sí misma como el país más poderoso y civilizado del mundo. Todo esto aseguró la hegemonía de Gran Bretaña en un mundo que aún no era industrial.

Sin embargo, en 1897, otros países industriales, en particular Alemania y Estados Unidos, estaban surgiendo para desafiar el poder británico. Esto fue, en parte, el resultado natural de la integración de los "dejados atrás" a los beneficios de la industrialización. Sin embargo, también hubo una diferencia en la vitalidad de las economías emergentes, que era mayor que la del Reino Unido.

El mundo industrial nacido en esos años difería del que había enmarcado la industrialización del Reino Unido. La base del éxito ya no eran los textiles, las máquinas de vapor, las locomotoras y los barcos de vapor, sino nuevos productos que ofrecían grandes economías de escala en su producción y distribución. Inglaterra estaba desarrollando estas industrias, y muchas innovaciones que condujeron a su nacimiento se inventaron allí. Sin embargo, la construcción de la infraestructura industrial antes que sus nuevos competidores se convirtió en una desventaja porque las últimas inversiones alemanas y estadounidenses nacieron mucho más grandes, con la capacidad de producir a costos más bajos. Como resultado, las nuevas inversiones alemanas y estadounidenses crearon industrias más eficientes que las británicas. El Reino Unido ya no era la economía más creativa y eficiente del mundo. Los británicos lo sabían y necesitaban que se les asegurara que todo estaba bien.

Al acecho bajo los desarrollos económicos, estaban surgiendo ambiciones de poder. Entre las personas que celebraron la demostración de poder británica estaba, a bordo del S.M.S. König Wilhelm de la Armada Imperial Alemana, el contralmirante príncipe Enrique de Prusia, nieto de Victoria y hermano del káiser Guillermo II, emperador de Alemania. Muy cerca, entre los impresionantes barcos enviados por las catorce armadas asistentes, estaba pintado de blanco el USS Brooklyn, el orgullo de la Marina de los Estados Unidos. Un poco más lejos, el Rossiya, el barco más grande jamás construido en Rusia, enviado por otro nieto de Victoria, el zar Nicolás II de Rusia. Estos barcos representaban a las potencias que se disputarían la corona que se le escapaba de la cabeza a Gran Bretaña como la potencia más formidable de la tierra.

En ese momento, Gran Bretaña estaba en un espléndido aislamiento. No se involucraba demasiado en los asuntos europeos. Durante todo un siglo, había jugado con su política de equilibrio de poder, asegurándose, con diferentes niveles de delicadeza, de que ningún otro país europeo acumulara poder hasta el punto de ser capaz de desafiar su hegemonía global. Esto había sido suficiente para mantener la Pax Britannica en su lugar. Ahora, sin embargo, un cierto nerviosismo se estaba apoderando del país. En la cima de su poder, en 1897, un querido poeta les hizo darse cuenta de que había una caída después de la cima.

RECESIONAL
Se esperaba que Rudyard Kipling, el poeta más respetado del Reino Unido, produjera un poema que elogiara la grandeza de Gran Bretaña para el Jubileo. Escribió La carga del hombre blanco, que celebraba el imperialismo. Sin embargo, dejó de lado este poema y no lo publicó hasta dos años más tarde para celebrar no los logros británicos, sino la conquista de Filipinas por parte de los Estados Unidos durante la guerra de 1899 contra España. Luego escribió Recessional (en inglés, el retiro de los clérigos al final de un acto religioso), un poema de anticipación aterradora. No fue una celebración de victorias pasadas, sino una premonición de futuras tragedias provocadas por la arrogancia que temía que se apoderara de Gran Bretaña. Las dos primeras estrofas delatan este temor:

Dios de nuestros padres, conocido de siempre,

Señor de nuestra lejana línea de batalla,

Bajo cuya terrible Mano sostenemos

Dominio sobre la palma y el pino —

Señor, Dios de los ejércitos, quédate todavía con nosotros,

¡No sea que se nos olvide, no sea que se nos olvide!

El tumulto y el griterío mueren;

Los Capitanes y los Reyes parten:

Todavía está en pie Tu antiguo sacrificio,

Un corazón humilde y contrito.

Señor, Dios de los ejércitos, quédate todavía con nosotros,

¡No sea que se nos olvide, no sea que se nos olvide!

El poema fue publicado en The Times el 17 de julio de 1897, cuando el magnífico desfile de la Royal Navy todavía estaba muy presente en la conciencia de la población. La tercera estrofa hace referencia directa a esta temible armada.

Llamadas de muy lejos, nuestras armadas se desvanecen;

En dunas y promontorios se hunde el fuego:

He aquí toda nuestra pompa de ayer

¡Es una con Nínive y Tiro!

Juez de las Naciones, perdónanos todavía,

¡No sea que se nos olvide, no sea que se nos olvide!

En la cuarta y quinta estrofas, Kipling hizo la advertencia:

Si, embriagados por la visión del poder, soltamos

Lenguas salvajes que no te tienen temor,

Con tales jactancias como las que usan los gentiles,

O razas inferiores sin Ley.

Señor, Dios de los ejércitos, quédate todavía con nosotros,

¡No sea que olvidemos, no sea que olvidemos!

Por el corazón pagano que pone su confianza

En tubo apestoso y fragmento de hierro,

Polvo valiente que se acumula sobre el polvo,

Y estando de guardia, no te llama a la guardia,

Por jactancia frenética y palabra insensata,

¡Ten misericordia de Tu Pueblo, Señor!

Así, Kipling tuvo una premonición de lo que sucedería diecisiete años más tarde, cuando el mundo se hundiera en una guerra destructiva, después de la cual los capitanes y reyes partirían, las armadas se derretirían y la pólvora construida sobre el polvo se dispersaría a los vientos. El hijo de Kipling sería una de sus víctimas.

Desde una perspectiva diferente, ya en 1887, Friedrich Engels predijo la tragedia de la Primera Guerra Mundial con una precisión escalofriante:

“… [una] guerra mundial de extensión e intensidad hasta ahora inimaginables… de ocho a diez millones de soldados se matarían unos a otros; los estragos en todo el continente se concentrarían en tres o cuatro años; el hambre, las enfermedades y las penurias generalizadas alimentarían el salvajismo de soldados y civiles; y el comercio, la industria y el crédito quedarían totalmente desestabilizados y se hundirían en la bancarrota general… Los regímenes antiguos y tradicionales se derrumbarían y las coronas reales rodaban por las calles por docenas, sin que nadie las recogiera".[8]

Las dos guerras mundiales no fueron nada comparadas con lo que podría suceder en una guerra global actualmente.

LA TRANSICIÓN ESPECIAL
De esta manera, un Jubileo británico marcó el apogeo de Gran Bretaña como potencia hegemónica, cerrando el siglo XIX y la larga paz que lo acompañó. Por pura coincidencia, otro Jubileo de un soberano británico cerró el siglo XX en agosto de 2022 y la larga paz bajo el dominio de los Estados Unidos, la Pax Americana, que acompañó los últimos ochenta años. El Jubileo se celebró a principios de febrero de 2022. A finales de mes, Rusia había invadido Ucrania y había comenzado una nueva lucha por el dominio global. Todavía no sabemos si Estados Unidos perderá su corona frente a China, el principal contendiente. No sabemos si Rusia iniciará una guerra nuclear que acabe con el mundo. Estamos en el momento en que Kipling escribió Recesión. Durante treinta años, en un proceso que comenzó diecisiete años después de que Kipling escribiera su poema, la corona mundial rodó por los campos de batalla hasta que, en 1945, Estados Unidos la recogió. La Unión Soviética se posicionó como la segunda mejor. Ni el Reino Unido ni Alemania se mantuvieron en primera fila, a pesar de haber sido los principales contendientes en los primeros años del nuevo siglo.

La transición al nuevo orden mundial fue extraordinaria en algunos aspectos. En primer lugar, Gran Bretaña transfirió la corona a una potencia amiga, Estados Unidos, que compartía sus valores, su historia, su democracia liberal e incluso su idioma. Incluso si el proceso implicó las peores guerras jamás libradas, la corona pasó de aliado en aliado. En segundo lugar, fue el último en el que los principales contendientes fueron europeos o ramificaciones europeas. Desde el establecimiento del imperio español, las potencias dominantes fueron Europa: España, Francia y Gran Bretaña. Ahora, el principal contendiente es asiático, China, y la religión contendiente no es occidental. Una tercera diferencia era cómo era y es manifiesta la arrogancia del hegemón en el poder —Gran Bretaña a finales del siglo XIX y Estados Unidos a principios del XXI—.

EL MOMENTO DE LAS ALIANZAS
El impacto del poema de Kipling coincidió con un cambio de opinión entre los británicos. El poema tocó una fibra sensible y se convirtió en un éxito instantáneo. Kipling dijo que "la idea debe haber estado en el aire o los hombres no habrían aceptado la expresión rimada de la misma tan amablemente".[9] Como lo expresó Niall Fergusson, "la arrogancia imperialista —la arrogancia del poder absoluto— había ido y venido, para ser reemplazada por un miedo agudo a la decadencia y a la caída repentina".[10]

Gran Bretaña reaccionó rápidamente a este nuevo estado de ánimo. Inmediatamente abandonó su espléndido aislamiento y se movió rápidamente para crear la Triple Entente, la alianza con Rusia y Francia diseñada para rodear a Alemania y obligarla a librar una guerra potencial en dos frentes.

Como lo expresó Winston Churchill,

"Cerró las filas de la Entente. Con cada remache que von Tirpitz clavaba en sus barcos de guerra, unía a la opinión británica… Los martillos que resonaron en Kiel y Wilhelmshaven estaban forjando la coalición de naciones por la cual Alemania iba a ser resistida y finalmente derrocada".[11]

La recesión de Kipling es una tímida premonición de lo que podría ser una guerra global en nuestros tiempos. Sin embargo, Estados Unidos, que se enfrenta al desafío de China y Rusia, de no hablar de Irán y de los movimientos terroristas que apoya e incluso se opone, como ISIS, está haciendo lo contrario de lo que hizo Gran Bretaña de tres maneras alarmantes. En primer lugar, la arrogancia de Estados Unidos ha llegado al punto en que, como país, ignora las amenazas y centra su atención en las diferencias internas, ninguna de las cuales amenaza la existencia del país de la forma en que lo hacen Rusia y China. Estas divisiones internas invitan a la agresión e impiden respuestas rápidas y decisivas a la misma. En segundo lugar, uno de los dos grandes partidos políticos y uno de los principales líderes, Donald Trump, en lugar de buscar alianzas, ha adoptado posiciones que los desalientan e incluso amenazan con poner fin al tejido de alianzas que se tejió justo después de la Segunda Guerra Mundial y que se necesitan desesperadamente para detener a Putin y Xi. Trump está adoptando posiciones que, sin duda, están ayudando a Putin a recuperar Europa del Este en manos de los imperios zarista y soviético. En tercer lugar, si bien una guerra no nuclear sería larga y económicamente agotadora, y pondría a prueba los recursos de Occidente, Estados Unidos está aplicando una política económicamente aislacionista, que está debilitando la capacidad de Occidente para responder y utilizar su ventaja competitiva más importante en una guerra global: su capacidad de coordinar sus poderosas economías para maximizar su poder. Tanto los demócratas como los republicanos apoyan esta política.

La persecución de estas políticas suicidas no puede atribuirse a otra cosa que a la arrogancia, a la arrogancia que precede a la caída. Todavía hay tiempo para cambiar y prepararse para una guerra que se vuelve más inevitable cuanto más débil se vuelve Occidente. Pero no mucho.

Muy pronto, la ventana para prepararse para la guerra se cerrará. Entonces, me vendrán a la mente las palabras escritas por Virgil Gheorgheiu,

—La Hora Veinticinco —dijo Traian—. "La hora en que la humanidad está más allá de la salvación, cuando es demasiado tarde incluso para la venida del Mesías. No es la última hora; Ha pasado una hora de la última. Es la civilización occidental en este mismo momento. Es ahora".[12]

Y entonces, como certeramente predijo Engels y como las poblaciones occidentales deben realizar, los regímenes antiguos y tradicionales se derrumbarán y las coronas reales y republicanas rodarán por las calles por docenas, sin que nadie las recoja.

El oscurantismo regresará.


Manuel Hinds es miembro del Instituto de Economía Aplicada, Salud Global y Estudio de la Empresa Comercial de la Universidad Johns Hopkins. Compartió el Premio Hayek 2010 del Manhattan Institute. Es autor de cuatro libros, el último de los cuales es En defensa de la democracia liberal: lo que tenemos que hacer para sanar una América dividida. Su sitio web es manuelhinds.com

[1] C. Virgil Gheorghiu, La Hora Veinticinco, Buenos Aires: Emecé Editores, 1950, pp. 126-128.

[2] La descripción de la reseña de Spithead y su contexto histórico le debe mucho a Robert K. Massie, Dreadnaught: Britain, Germany, and the Coming of the Great War, Random House, Nueva York, 1992, y a The Fleet Reviews at Spithead, Ryde Social Heritage Group, https://rshg.org.uk/2008/06/the-fleet-reviews-at-spithead/

[3] Massie, Robert K, Dreadnaught, Random House, Nueva York, 1992, pág. xvii.

[4] Niall Ferguson, Empire: The Rise and Demise of the British World Order and Lessons for Global Power, Basic Books, 2002, pp. 277, pp. 168-171.

[5] Hoppen, Theodore K., La generación victoriana media: 1846-1886, The Oxford History of England, Oxford University Press, Oxford, 1998. págs. 293, págs. 293.

[6] Massie, Robert K, Dreadnaught, Random House, Nueva York, 1992, págs. xiii.

[7] Massie, Robert K, Dreadnaught, Random House, Nueva York, 1992, págs. xiii.

[8] Friedrich Engels citado en Arno Mayer, The Persistence of the Old Regime: Europe to the Great War, Pantheon Books, Nueva York, 1981, pp. 315-316.

[9] Gilmour, David, La larga recesión: la vida imperial de Rudyard Kipling. Farrar, Strauss y Giroux. Nueva York, 2002, pág. 123.

[10] Niall Ferguson, Imperio: El ascenso y la desaparición del orden mundial británico y lecciones para el poder global, Basic Books, 2002, pp. 277, pp. 288.

[11] Winston Churchill, citado por Massie, Robert K, Dreadnaught, Random House, Nueva York, 1992, pág. xxv.

[12] Virgil Gheorgiu, The Twenty-Fifth Hour, Chicago: Henry Regnery Company, 1950, pp. 49.

KEYWORDS

Opinión Valores

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad