EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

1J: ¿Cuándo un sí es un no?

Lo que en verdad preocupa a Bukele no es que él parezca haber ganado tiempo, sino que lo haya hecho EE. UU. a la espera de la conclusión de los juicios contra líderes pandilleros salvadoreños en New York y New Jersey, pues como ha quedado demostrado con Trump y JOH sí que nadie en verdad en EE. UU. está por encima de la ley, ni expresidentes nacionales ni extranjeros.

Por Napoleón Campos |

Nadie como él sabía la transgresión de la Constitución ejecutada hasta el 1 de junio(1J) de 2024 y su proyecto para los próximos días. Sabía igualmente -por sus asesores venezolanos más que por la Ministra de Relaciones Exteriores- que estaba siendo ninguneado por los gobiernos de países democráticos entre el ceremonial y el reconocimiento político.

Bukele sabía que de los “al menos” 11 jefes de Estado y de Gobierno que publicitaron apenas la mitad estaba presente el 1-J en San Salvador y que Felipe VI no hacía la diferencia pues la corona española equívocamente estuvo el 2018 con Juan Orlando Hernández (JOH) quien también creyó que le tomaba el pelo a todos tras separar magistrados de la Corte Suprema de Justicia para que sus leales reemplazantes se inventaran un aval de reelección prohibida por la Constitución de Honduras. A los magistrados ilegalmente destituidos la CIDH les ha dado la razón mientras JOH-culpable de narcotráfico-guarda prisión en EE. UU.

Por ello, Nayib Bukele se apresuró en su discurso para mentir: “Quiero recalcar que ha venido el mayor número de delegaciones que ha tenido este país en su historia. Y que este Gobierno que inicia este día ha sido reconocido por el cien por ciento de los países del mundo. Todos los Gobiernos del mundo reconocen este Gobierno, a pesar de lo que digan algunos opositores”.

Bukele buscó diluir la imagen de los Acuerdos de Paz firmados en el Castillo de Chapultepec el 16/01/1992, apoyados internacionalmente hasta por la naciente Rusia democrática tras el final de la Unión Soviética. Aunque mal pagó al país Mauricio Funes (pues con su corrupción y colapso moral pavimentó la tragedia actual), pero su investidura el 2009 dado el simbolismo de alternabilidad gozó de un amplio reconocimiento mundial.

Bukele cree que seguirá engañando a “tirios y troyanos” apostando a que no reaccionarán mientras cambia sustancial y espuriamente la Constitución junto a sus diputados de Nuevas Ideas. El expresidente está convencido de que el 1J eclipsó su ilegalidad e ilegitimidad que hunden sus raíces en la toma militar de la Asamblea Legislativa del 09/02/2020 y su proclama de reelección del 15/09/2021.

Tiro y Troya fueron ciudades-Estado poderosas en aquel Mar Mediterráneo de mil años antes de Cristo. Sus gentilicios constituyen una figura que utilizamos con frecuencia en las Ciencias Políticas y las Relaciones Internacionales para describir posiciones y actores irreconciliables. A todos Bukele creyó pescar con la misma atarraya pues estaban presentes desde una delegación de EE. UU. no encabezada por la Vicepresidenta Harris ni el Secretario de Estado pasando por el temible miembro del Partido Comunista de China (exjefe de información pública) camuflajeado de ministro de turismo hasta el junior del criminal convicto Donald Trump quien junto a su progenitor enfrenta procesos judiciales. Como era explosiva la presencia de un enviado especial del dictador Putin, sin pérdida de tiempo, el exvicepresidente Félix Ulloa-no menos usurpador-arribó el 4 de junio a Rusia al Foro Económico de San Petersburgo en representación oficial de Bukele. El círculo cerrado.

El Canciller de Guatemala al anunciar que el presidente Bernardo Arévalo no iría al 1J en El Salvador marcó la línea-no tan delgada-al ser él el titular: “Voy directamente a la transmisión de mando. Y es una ceremonia usual como en otros países”. Una expresión significativa pues a renglón seguido ante la ONU en Nueva York el presidente Arévalo al recordar su atribulada investidura de enero pasado afirmó: “Vivimos hoy en Guatemala en democracia gracias al apoyo de la comunidad internacional”.

Bukele sabe que el “Sí” de los presentes el 1J-aún bajo el reconocimiento político-pesa mucho menos que el “No” de la mayoría ausente de los Jefes de Estado y de Gobierno de Norte, Centro y Suramérica y Unión Europea, así como la ausencia de los secretarios generales de la ONU y en particular la del Dr. Luis Almagro, de la OEA, a quien Bukele -al saberse investigado por corrupción- le canceló la CICIES. También Bukele sabe que la prensa argentina cuestionó a Milei a qué fue a El Salvador y por la coherencia con los ideales libertarios que pregona versus el Bukele que desmantela la democracia y vulnera los derechos humanos, emparejándolo con Nicolás Maduro y Daniel Ortega. El respeto irrestricto a los derechos humanos constituye un asunto histórico de dignidad en la Argentina de ayer y hoy.

Pero lo que en verdad preocupa a Bukele no es que él parezca haber ganado tiempo, sino que lo haya hecho EE. UU. a la espera de la conclusión de los juicios contra líderes pandilleros salvadoreños en New York y New Jersey, pues como ha quedado demostrado con Trump y JOH sí que nadie en verdad en EE. UU. está por encima de la ley, ni expresidentes nacionales ni extranjeros.

 Doctor en relaciones internacionales

KEYWORDS

Opinión Toma De Posesión Nayib Bukele

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad