EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

Circo sin pan

El Centro Histórico, con la Biblioteca China,  fuentes, nuevas baldosas, jardines y muchos árboles, fueron suficientes para dormir al delirante pueblo, que jubilosos levantaron sus manos, jurando aceptar la medicina amarga, sin quejarse, porque eso no lo permite el régimen de excepción, que durará eternamente.  Es la manera perfecta de evitar que el pueblo proteste y que aguante sufridamente y en silencio, como hacen las familias de los detenidos injustamente, los médicos, los profesores y los alumnos de la UES. 

Por Teresa Guevara de López
Maestra

 Fue Juvenal quien en la Roma Antigua, gobernada por emperadores, dueños del mundo,  el que definió en una sola frase, el programa político que seguían para gobernar su vasto imperio y tener dominado al pueblo: “Hay que darles pan y circo”, con lo que mantenían distraídos a sus miles de súbditos, con carreras de caballos, luchas entre gladiadores  y con fieras importadas.  Y cuando la crisis se agravaba, por malas cosechas, reparto injusto de tierras entre los favorecidos y se temía una rebelión  del pueblo, se  repartía pan en abundancia.

En pleno siglo XXI en países con democracias débiles y pueblos ignorantes, se repite el fenómeno de lanzar cortinas de humo para distraer a las masas, con promesas de proyectos imaginarios, imposible de realizar, pero repetidos en las redes sociales hasta ser creídos, olvidando las muchas carencias que sufren. La toma de posesión inconstitucional  del 1° de junio tuvo como escenario un centro histórico  totalmente maquillado para esconder la pobreza, mediante trabajos realizados en tiempo récord, para apantallar a  invitados internacionales que venían a ser testigos del inicio de un mandato prohibido por nuestra Carta Magna.

El Palacio Nacional, una joya reluciente en apariencia, pues  personas ignorantes de su valor histórico, se atrevieron a remodelar destruyendo  nuestro patrimonio cultural.  Se demolieron  inmuebles que estorbaban en los alrededores, para convertirlos en plazas urgentemente decoradas que los servidores del bukelismo, sin asomo de pudor,   compararon con las fuentes y jardines de Versalles.   Acontecimiento en que se derrocharon miles de dólares en atuendos especiales para la guardia presidencial, a tono con el estrenado por el gobernante.

Pero sí hay que poner atención al discurso presidencial,  presumiendo  que su gobierno de facto tenía el reconocimiento de todos los países del mundo, y que había recibido más delegaciones que a ninguna otra investidura presidencial, lo que ha sido pronto desmentido. También anunció que la mejora de la economía, tan  necesaria, dependerá de una medicina amarga que el pueblo deberá tomar, para lo que  hizo jurar a la multitud que ciegamente lo ovacionaba, que  obedecerían sin quejarse, a todas las decisiones que su gobierno tomara, y no creerían a los enemigos del pueblo.  Miles de manos alzadas sin comprender lo que esta amenaza significaba.

Se ha especulado sobre cuáles serán esas medicinas amargas, y es fácil prever un aumento del IVA, exigencia del FMI para llegar a un acuerdo, además de un ordenamiento del gasto corriente del gobierno, lo que se ve bastante difícil ya que el quinquenio anterior nos ha demostrado con el aumento desproporcionado de la deuda, que el pisto no les alcanza.  Y aunque  anuncien que el IVA es el impuesto más justo porque todos lo pagamos, hay que hacer números para darse cuenta que a quienes va a golpear, es a quienes ganan el mínimo.  Si un ama de casa gasta $100, y le toca el 16% de IVA, su escaso sueldo disminuirá y dejará de comprar muchas cosas de primera necesidad.  En cambio, si alguien con $1,000 de sueldo, gasta los mismos $100, el 16% del IVA no le afectará tanto.

Así el Centro Histórico, con la Biblioteca China,  fuentes, nuevas baldosas, jardines y muchos árboles, fueron suficientes para dormir al delirante pueblo, que jubilosos levantaron sus manos, jurando aceptar la medicina amarga, sin quejarse, porque eso no lo permite el régimen de excepción, que durará eternamente.  Es la manera perfecta de evitar que el pueblo proteste y que aguante sufridamente y en silencio, como hacen las familias de los detenidos injustamente, los médicos, los profesores y los alumnos de la UES.  Aunque se les seguirá dando  circo, aunque no alcanzará para el pan.

 
Maestra.

KEYWORDS

Lucha Contra La Corrupción Nayib Bukele Opinión Toma De Posesión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad