EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

La narrativa entretiene… ¿Qué viene?

¿Qué es lo que viene? Viene el silenciar la totalidad de voces. Llegar a transformaciones inconstitucionales. Darle vuelta al TSE, Una sala en la CSJ que sea una sala electoral, nuevo modelo económico, control total de la institucionalidad y otros.

Por Mauricio Ernesto Vargas

Considero necesario hacer una lectura tranquila, pero real; la narrativa entretiene, pero desenfoca. ¿Hacia dónde vamos? Terminé de estudiar una investigación (estudio) que comparto con ustedes, bastante realista y de mucho rigor académico. Dentro de él estudia a El Salvador, señala cómo los gobiernos de América Latina (13 países) han dejado a la comunicación (narrativa) la responsabilidad de gobernar; señala cómo con un tuit hacen que las cosas sucedan, hacen de la presencia en medios un mecanismo de la política y ven las encuestas como un espejo de la democracia, haciendo a la comunicación responsable, de la democracia, la política, la economía, lo social.

El estudio comparado hace ver cómo las élites sobre cargan la comunicación y la hacen responsable de sus proyectos políticos fallidos; nos cuentan el uso de la narrativa como solución mágica (ojo, la narrativa no es la política y mucho menos la democracia). La narrativa (comunicación) es una de las dimensiones que configuran la realidad democrática, el abuso de ella, nos dará la calidad de una democracia y de sus instituciones, es la política y el juego político el que al final defina la vida democrática de un país. Bukele diseñó una narrativa de superhéroe.

Estamos en una nueva etapa, absolutista, paso previo al totalitarismo, una autocracia, donde se impone dentro de una sociedad de manera categórica y hegemónica una versión dominante, lo cual lo tenemos alrededor de la figura del señor Bukele. ¿Qué es lo que viene? Entraremos a un nuevo momento, que no será otra cosa más que “un totalitarismo. una autocracia”.

No podemos seguir viendo la situación como si fuera otro capítulo de Netflix o una nueva temporada de una serie de entrenamiento con entregas distintas, ni del melodrama que se dirige a las emociones y a sentimientos básicos, del miedo, el entusiasmo, la lástima, la risa, representados en cuatro personajes: el traidor, el justiciero, la víctima y el bobo. El primer capítulo fue de Nuevo Cuscatlán hacia San Salvador; el segundo, el de Nuevo Cuscatlán a la presidencia; el tercero, a comenzar, de la presidencia hacia la reelección inconstitucional. Cada uno de ellos, con sus mitos y sus particularidades, donde a una creciente multitud no le interesa la verdad sino escuchar lo que quiere oír, leer lo que sus mentes les gustarían que fueran realidades y asistir a espacios en los que se opinara lo que aquélla cree. Integrados al culto, se les podría mostrar pruebas, pero al volver con el clan reafirman su convicción, aunque sepan que ni los aeropuertos, ni satélites, ni plantas nucleares, ni trenes prometidos son reales; les recuerdo uno más: la UES, donde hizo el gobernante su aparición como candidato presidencial y hoy vemos el calvario y la agonía que están pasando, donde prometió el presupuesto más alto hasta hacerla una universidad con los mayores recursos financieros en América Central. Hoy asesina la educación, la ciencia, la cultura, sin escuchar ninguna crítica de las autoridades. El gobernante inunda con propaganda los medios y la sociedad, impone su agenda, reprime la disidencia y establece una cadena de terror. No es posible continuar entre el amor popular y el odio, entre el melodrama o una novela y la narrativa de un superhéroe (“soy el que ama el pueblo, el enviado de Dios, vengo a liberarlos de los malvados, los políticos de siempre”).

Lo que hemos vivido hasta este día es que gobiernan para sí y nada para los demás, y todos aquellos que no le dan el aval son los que detienen los avances necesarios.  La propuesta que se nos presenta tiene muchísimo más de narrativa que de política, más de un presidente que se vende como un supergerente, un influencer de redes, poniendo en riesgo la institucionalidad, la democracia, el pluralismo partidario y la transparencia gubernamental, donde centenares de personas trabajan en instalaciones gubernamentales produciendo notas falsas que enaltecen al gobernante e insultan y atacan a los que lo critican. Esto fue publicado en noviembre del 2022 por la agencia británica Reuters como resultado de una profunda investigación. Falsifican la historia consumando un proceso regresivo, desmantelando la institucionalidad y de manera artificial y descarada quieren  sepultar los logros anteriores.

Ya lo mencioné ¿Qué es lo que viene? Viene el silenciar la totalidad de voces. Llegar a transformaciones inconstitucionales. Darle vuelta al TSE, Una sala en la CSJ que sea una sala electoral, nuevo modelo económico, control total de la institucionalidad y otros. Si ese es el camino, cabría preguntarse ¿dónde queda lo electoral? ¿Podemos seguir pensando en lo electoral como camino a la solución de nuestros problemas? La gente necesita verdades y ahí el papel de decir la verdad; si no, la democracia se nos vuelve inviable.

NO SE TRATA DE ESTAR DE UN LADO O DE OTRO. SE TRATA DEL FUTURO.

General (r) de la Fuerza Armada. 

KEYWORDS

Lucha Contra La Corrupción Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad