EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

Guerra en Ucrania: perspectivas de recesión económica

Los riesgos no faltan: las condiciones financieras mundiales podrían deteriorarse y el dólar enfrentando turbulencias que podrían incitar a los inversionistas a favorecer valores refugios. Este esquema podría fragilizar la situación financiera mundial, en particular en los países emergentes y en vía de desarrollo.

Por Pascal Drouhaud
Politólogo, presidente LATFRAN

La guerra en Ucrania, la inflación, la presión sobre rutas del comercio y productos que surgieron a consecuencia, dos años de lucha contra la pandemia de la covid 19, dejan entrever, según los organismos financieros internacionales como el FMI, una desaceleración económica para 2023 y una recesión en ciertas economías, como la de Alemania. Por cierto, los países europeos anticiparon una probable desaceleración, por ejemplo, en Italia (-0.2%) y Alemania (-0.3%). En Francia sería de 0.7%. El propio presidente Joe Biden afirmó que los Estados Unidos podían conocer “una ligera recesión” en los próximos meses.


Las previsiones del FMI dejan poco espacio a la duda: las economías del G7 van a ser impactadas, incluso los Estados Unidos : según la organización, el crecimiento esperado es de 1.6% en 2022 en lugar de los 2.3% esperados en Julio pasado. Para 2023, las proyecciones dejan entrever, si las condiciones generadas por el conflicto siguen, ahora solo 1%. Por el momento, están entre 2.3 y 2.7%.


Al nivel mundial, los tres polos de desarrollo están impactados : EE.UU., China e Europa están relacionados, luchando contra una inflación que podría alcanzar los 8.8% en promedio en 2022. En Europa, la presión sobre la energía y la persistencia de la inflación tienen consecuencia sobre el crecimiento económico: se estaba esperando 3.1% en 2022, se está anunciando 0.5% para 2023.


China podría conocer en 2022 uno de sus años más difíciles en las últimas cuatro décadas con una tasa de 3.2% en 2022, antes de una mejoría a 4.4% en 2023. Rusia va a conocer una desaceleración desde este año 2022. Por el momento, América Latina mantiene un ritmo a 3.5% después de los años difíciles de la covid 19.

El optimismo del principio de año, después de años de pandemia, está dejando espacio a preocupación. ¿Por qué llegamos a esta situación global y hacia dónde nos lleva después de ocho meses de guerra en Ucrania? Mientras al principio de dicho conflicto se pensaba que podía ser contenido a nivel regional, ahora se entienden los riesgos y amenazas que pesan sobre la economía mundial. La palabra de “recesión” ya no es tabú. La desaceleración china, el peso sobre el precio de la energía tanto como de los alimentos elevando los precios, la indispensable adaptación económica a raíz de las sanciones y de la realidad geopolítica que surge de la guerra, obligan a los organismos internacionales a tomar en consideración la contracción de la economía.


La Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), con sede en París, prevé una recesión en Alemania, que sufre de su dependencia de suministro de su gas de Rusia. El Fondo Monetario Internacional alerta sobre los riesgos que presenta el aumento del precio de la energía, repercutiendo sobre las empresas cuyos costos vuelven demasiado grandes provocando quiebras. Ya la recesión no aparece como una posibilidad, “un riesgo”. Se volvió realidad. En Europa, “el choque energético” acelera este proceso. Para varios expertos económicos, es peor al de 1973. En la mayoría de los países, el incremento de los precios resulta ser una fuente de grandes dificultades para las familias, sobre todo las de bajos recursos. La inflación mundial podría culminar a 9.5% antes de bajar, según previsiones, en 2024 a 4.1%.


Los riesgos no faltan: las condiciones financieras mundiales podrían deteriorarse y el dólar enfrentando turbulencias que podrían incitar a los inversionistas a favorecer valores refugios. Este esquema podría fragilizar la situación financiera mundial, en particular en los países emergentes y en vía de desarrollo.


Por el momento, la amenaza más real sigue siendo la presión sobre los precios, teniendo consecuencias sobre la prosperidad comprimiendo los ingresos reales. Por cierto, los bancos se concentran actualmente sobre la búsqueda de restablecimiento de la estabilidad de los precios. En la mayoría de los países emergentes, la fuerza del dólar vuelve como una dificultad de mayor importancia. Hoy en día, está a su mal alto nivel desde los años 2000. Según el FMI, se ha vuelto urgente ayudar a los países con bajos ingresos, endeudados antes de que llegue una crisis de la deuda soberana. La directora general del FMI, Kristalina Georgieva, estimó que 25% de ellos están actualmente relacionados.
Sin duda, el mecanismo económico internacional atraviesa momentos difíciles, poniendo en aprieto el sistema multilateral. Más que nunca, vemos cuando los países y las realidades en los varios continentes influyen el sistema multilateral que se reforzó y aceleró desde hace 30 años. Las presiones tanto sobre el consumo, financieras y comerciales ya se propagan. Mientras se instala esta situación, la ONU votó una resolución, el 12 de octubre pasado, condenando “las anexiones ilegales” de los territorios en Ucrania: 143 países votaron en favor, 5 en contra (Rusia ; Bielorrusia ; Nicaragua ; Siria ; Corea del Norte) y 35 se abstuvieron, entre ellos China. Más que nunca estamos en un momento crucial, lo peor pudiendo todavía ser evitado. Pero desde ahora, el precio global, económico se anuncia muy elevado e histórico.


Politólogo francés.

KEYWORDS

Invasión De Rusia A Ucrania Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad