EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

El peligro de las sectas

En el caso de la Luz del Mundo, juega un papel central la idea de la sucesión apostólica que comenzó con su fundador Eusebio y luego fue heredada a su hijo Samuel y, ahora, a su nieto Naasón. El poseer lo que ellos llaman un "apóstol de Jesucristo", los valida como la única y verdadera iglesia. A pesar de que el "sucesor apostólico" ahora ha sido condenado por sus graves delitos, sus seguidores siguen convencidos de su inocencia.

Por Mario Vega

Las sectas son comunidades cerradas en las que los maestros ejercen un poder absoluto sobre los adeptos. Tal es el caso de Naasón Joaquín García, quien se hace llamar «apóstol de Jesucristo» y quien enfrentó 19 cargos criminales que incluían violación sexual a menores, posesión de pornografía infantil y tráfico humano. De esos delitos, se declaró culpable de tres cargos de abuso sexual a menores para lograr una pena reducida de 16 años en prisión. El fiscal general de California afirmó que el líder de La Luz del Mundo usó su poder para aprovecharse de los niños.

Poder es la facultad que más les reconocen los miembros de sectas a sus líderes e iluminados. Pero es un error pensar que el poder se ejerce solo con el uso de la fuerza. Si bien es cierto que hay líderes que son violentos (algunas veces están muy relacionados con el uso de armas o de guardias personales que se encargan de imponer su voluntad), no siempre es su manera favorita de ejercer su influencia. Otras veces lo hacen basándose en su posición de autoridad, la cual, les es reconocida dentro de la secta. De allí que se esfuerzan por maximizar su importancia utilizando títulos pomposos como profeta, apóstol, patriarca, rey o utilizan nombres de personajes bíblicos como Moisés, David, Abraham, Cristo. Además, pueden ejercer su influencia a través del cariño o el vínculo afectivo hacia sus víctimas. Los miembros de la secta se sienten privilegiados de tener el aprecio del maestro quien lo usa para manipular y poseer a la persona.

Los dirigentes de sectas son, casi siempre, hombres. En su conducta presentan una combinación de cualidades y defectos acentuados. Entre las cualidades más comunes se encuentran: sobrada confianza en sí mismos, buena capacidad oratoria, habilidad para la persuasión y carisma personal. En la otra cara de la moneda, manifiestan defectos como rasgos paranoides, narcisismo y megalomanía. Son personas inseguras con síntomas de psicopatías e ideas delirantes grandiosas, místicas y paranoides. Muchos de ellos poseen historias de abusos o victimización y son inestables en sus relaciones con otras personas. Presentan rasgos de sadismo y masoquismo y necesitan a sus seguidores para poder sobrevivir y sentirse bien.

Que a un líder religioso se le reconozca alguna autoridad no es necesariamente malo, ya que la autoridad puede ser usada de manera constructiva, pero también destructiva. Cuando la capacidad de influencia respeta la autonomía y la libre decisión de las personas, la autoridad resulta constructiva en sus dinámicas de enseñanza y orientación. Por el contrario, cuando la autoridad se impone mediante algún tipo de presión o coacción, se está ante un abuso de poder, el cual, siempre es destructivo.

Los miembros de sectas son usualmente personas con un bajo nivel académico, baja autoestima y dificultades de socialización. Muchos provienen de hogares disfuncionales donde el autoritarismo y el abuso les habituó a esos tratos. Aunque el ingreso a una secta es voluntario, sus miembros hacen un esfuerzo grande por inducir e invitar a otros. Una vez adentro, comienza una tarea de adoctrinamiento que se basa en dos ejes básicos: la introversión y el conocimiento único. La introversión consiste en evitar el contacto con el mundo exterior por medio de prácticas y formas de vestir, que normalmente se enfocan en las mujeres. El conocimiento único se basa en la idea de que el grupo es poseedor de una verdad oculta en las Escrituras y que solo sus miembros entienden. Se ven así mismos como poseedores de un saber exclusivo.

En el caso de la Luz del Mundo, juega un papel central la idea de la sucesión apostólica que comenzó con su fundador Eusebio y luego fue heredada a su hijo Samuel y, ahora, a su nieto Naasón. El poseer lo que ellos llaman un "apóstol de Jesucristo", los valida como la única y verdadera iglesia. A pesar de que el "sucesor apostólico" ahora ha sido condenado por sus graves delitos, sus seguidores siguen convencidos de su inocencia. El poder de manipulación es tan grande que las personas pierden el contacto con la realidad y son incapaces de razonar con independencia. Solo el auxilio profesional, combinado con el apoyo de sus respectivas familias, puede hacerles escapar del control mental de las sectas.

Pastor General de la Misión Cristiana Elim.

KEYWORDS

Iglesia La Luz Del Mundo Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad