EPAPER NOTICIAS | Elecciones 2024 TRENDS | Premios Oscar NOTICIAS | Régimen de Excepción SELECCIÓN | David Dóniga

Las luces del mundo se están apagando...

,

Por Manuel Hinds
Máster Economía Northwestern

El Orden Mundial y el Ataque del Mal a Israel

—La Hora Veinticinco —dijo Traian—.

"La hora en que la humanidad está más allá de la salvación,

cuando es demasiado tarde incluso para la venida del Mesías.

No es la última hora; Ha pasado una hora de la última.

Es la civilización occidental en este mismo momento. Es ahora".

VIRGILIO GHEORGIU

LA OSCURIDAD SE ESTÁ EXTENDIENDO 

Hay momentos en la historia en los que la gente puede sentir que las cosas cambiarán para siempre y que un estilo de vida se irá y nunca volverá. Así nos sentimos el 7 de octubre de 2023, cuando los terroristas de Hama atacaron a Israel en una repetición abierta del Holocausto.

Sir Edward Grey, el Secretario de Relaciones Exteriores británico, identificó el momento que definió el siglo XX mientras el sol se ponía sobre Londres el 3 de agosto de 1914. El Reino Unido había enviado un ultimátum a Alemania, que acababa de invadir Bélgica en su camino para invadir Francia. Si Alemania no se retiraba antes de las 11 p.m. del día siguiente, el Reino Unido declararía la guerra a Alemania. Grey sabía que la respuesta alemana sería negativa. La guerra era inevitable.

Grey miró por la ventana del Ministerio de Asuntos Exteriores. Al ver cómo se encendían las lámparas de gas a lo largo del Mall, le dijo a John Alfred Spender, que estaba con él en la sala que se estaba oscureciendo: "Las lámparas se están apagando en toda Europa, no las volveremos a ver encendidas en nuestra vida".

Cuánta razón tenía. La guerra duraría treinta y un años hasta que Alemania y Japón, uno de sus aliados en la Segunda Guerra Mundial, fueron completamente destruidos en 1945. Mientras tanto, el mundo sufriría dos guerras mundiales, la revolución comunista rusa de 1917, el nacimiento del nazi-fascismo, la Gran Depresión mundial y el Holocausto. La invasión de Bélgica fue el primer movimiento de Alemania en su reclamo de la hegemonía global que Gran Bretaña había tenido desde el final de las guerras napoleónicas en 1815. Lo que comenzó en agosto de 1914 fue el escenario abierto de una competencia por el poder global, el derecho a imponer un tipo particular de orden global al resto del mundo en el futuro previsible.

Detrás de muchos pretextos y durante varias décadas, Alemania quiso cambiar el orden mundial y ponerse encima de él. Sus élites olfatearon que este era el momento de hacerlo, pensando que Gran Bretaña y sus aliados estaban debilitados por sus regímenes democráticos. En medio de los cambios trascendentales impuestos por la Revolución Industrial, mientras las potencias occidentales se veían perturbadas por los disturbios políticos y laborales, Alemania permanecía bajo el férreo control del régimen vertical de un káiser absolutista, que imponía disciplina y obligaba a la gente a obedecer. La disciplina prevalecería sobre la indecisión. El káiser creía que las potencias occidentales colapsarían antes de Navidad.

Irónicamente, ni el Reino Unido ni Alemania terminaron llevando la corona del mundo. En cambio, Estados Unidos, que hasta 1917 permaneció aislado de los conflictos europeos, se erigió como el hegemón mundial, con la Unión Soviética en un distante segundo lugar.

Hoy en día, vemos que las luces del mundo se apagan de nuevo, y no sabemos si las volveremos a ver encendidas en nuestra vida.

LAS LUCES QUE SE APAGAN

La invasión rusa de Ucrania fue una poderosa señal de que nuestro orden internacional estaba a punto de girar hacia el pasado: un pasado de caos, de la ley de la selva, de que el más fuerte tiene es el que tiene la razón, un pasado de violaciones de los derechos humanos, de abuso de poder y destructividad desvergonzada. La invasión de Ucrania amenazó, y sigue amenazando, el aparato del derecho internacional que se ha construido dolorosamente en los últimos 400 años desde la Paz de Westfalia.

Sin embargo, el asalto a Israel es más devastador que esto. Tiene todas sus violaciones a los derechos humanos, pero tiene dos agravantes fundamentales. En primer lugar, todo su salvajismo se realizaba abierta y orgullosamente, no solo para infundir terror, sino también para obtener y transmitir alegría.  En segundo lugar, provocó una respuesta alegre en muchos lugares del mundo, incluso en Occidente. Estas manifestaciones de odio aún continúan. Es como celebrar a los nazis empujando las filas de personas hacia las cámaras de gas de Auschwitz. Algunas de estas manifestaciones han tenido lugar en universidades de fama mundial.

Esta respuesta demuestra que no se trata sólo de una amenaza militar. Muestra que se han roto los cimientos profundos de la civilización occidental. Pensando en la destrucción que el comunismo había desatado en su país, el poeta soviético Naum Korzhavin escribió un poema condenando a aquellos que creen que pueden hacer o aprobar lo que quieren que suceda. El título del poema es La pequeña Tania.

¿Cómo pudiste permitir que ocurriera tal aflicción?

¿Cómo pudo suceder a pesar de tus actos?

¿En qué año o mes maldito

¿Estaba el camino abierto para el enemigo?

Esa astuta frase 'En nombre de'

Lo que significa que todo está permitido

Si, en teoría, conduce al bien.

¡El mal en nombre del bien!

¡Quién podría inventar semejantes tonterías!

¡Incluso en el día más oscuro!

¡Incluso en la lucha más sangrienta!

Si se fomenta el mal,

Triunfa en la tierra-

No en nombre de algo

sino en sí mismo.[1]

Con esta legitimación del mal, Occidente se enfrenta a la destrucción de su identidad. Necesita reconstruirlo sobre la base de los mismos principios de derechos individuales y el estado de derecho que le sirvieron de base durante siglos. Sin esta identidad, desaparecerá efectivamente bajo un nuevo orden social que emergería del caos global y doméstico.  Lo más probable es que tal orden sea la peor tiranía global jamás vista.

El viejo orden social ya no se respeta, y los que no lo respetan no sólo están fuera sino también dentro de Occidente. La amenaza doméstica es la más peligrosa. Marcó nuestra época desde principios del siglo XX, cuando era poco probable que las democracias liberales que enfrentaban amenazas externas cayeran por sí mismas en un régimen tiránico y destructivo.

LA REDISTRIBUCIÓN DEL PODER EN LA SOCIEDAD Y EN EL MUNDO

Las presiones para desintegrar el viejo orden social han estado actuando durante varias décadas. Al igual que a principios del siglo XX, trabajan a nivel internacional y nacional en cada país, particularmente en los países occidentales. Las presiones del siglo pasado provinieron de los efectos sociales y políticos de la Revolución Industrial, que, a partir del siglo XVIII, provocó enormes migraciones del campo a los nuevos entornos urbanos y a los países en desarrollo; a la creación de nuevas clases sociales (el proletariado urbano, la burguesía, la clase media) que reclamaban el poder político, que seguía en manos de gobernantes absolutos; y al surgimiento de la democracia liberal que se convirtió en la base del orden social del siglo XX, pero solo después de una terrible lucha contra las doctrinas fundamentalistas que surgieron para apoyar el orden absolutista en dos nuevas encarnaciones: el comunismo y el nazi-fascismo.

Las nuevas tecnologías también cambiaron la ubicación del poder dentro de las sociedades y entre ellas. Gran Bretaña, que durante casi un siglo había sido la única sociedad industrial del mundo, se había industrializado sobre la base del vapor, el hierro, los textiles, el cable y el telégrafo. Sobre la base de estos, Gran Bretaña impuso un orden global, que llegó a conocerse como la Pax Britannica, un período que duró un siglo en el que no hubieron guerras entre grandes potencias. En el tercer cuarto del siglo XIX surgió una segunda etapa de industrialización, basada en el acero, los productos químicos, los motores de combustión interna, los automóviles, los aviones, la electricidad y la radio. Aunque Gran Bretaña compitió en todas ellas, quedó rezagada con respecto a Alemania y Estados Unidos en esas actividades. Poco a poco, Gran Bretaña había comenzado a perder el liderazgo económico mundial, que fue transferido a Alemania y Estados Unidos, junto con el poder militar y político. Alemania lo había olfateado y quería crear un nuevo orden mundial que ellos controlaran. Esto inició la peor confrontación por la potencia mundial en la historia. La etapa más intensa de esta lucha se desarrolló durante las primeras cuatro décadas del siglo, hasta la caída del nazifascismo, y luego de manera más moderada durante la larga Guerra Fría que terminó con la caída de la Unión Soviética. Al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, ya se había establecido el orden global que prevaleció hasta hoy, la Pax Americana.

Más de setenta años después, volvemos a un momento en el que un viejo orden social se está desintegrando y uno nuevo sigue sin aparecer. La gente siente que el poder rezuma de los poseedores actuales, y las hienas, al notar el vacío de poder, comienzan a tomar riesgos para probar si pueden agarrarlo. 

Al igual que en las primeras décadas del siglo XX, estamos atravesando un cambio trascendental que podría acabar con el mundo al que estamos acostumbrados en Occidente desde hace varios siglos. El cambio proviene de tres fuentes principales.

En primer lugar, como sucedió hace cien años, estamos viviendo una revolución tecnológica que cambia radicalmente la forma en que nos relacionamos. Dado que las instituciones existen para canalizar esas relaciones, cambiarlas erosiona el marco institucional y desintegra el orden social. El impacto de la nueva revolución en las relaciones humanas es mayor que el de la Revolución Industrial. Mientras que este último multiplicó el poder del músculo, la Revolución de la Conectividad multiplica el poder de la mente y sus conexiones. De repente, estamos íntimamente conectados con personas de todo el mundo y podemos coordinar tareas complejas a distancia. Esto es algo radicalmente nuevo. Todos los amortiguadores impuestos a nuestras relaciones por la distancia y el tiempo están siendo demolidos. Estamos en la misma aldea global con personas que nos gustan y personas que no.

Pero la revolución también tiene efectos que no están relacionados con la naturaleza de las nuevas tecnologías, sino con el hecho de que son nuevas. La introducción de nuevas técnicas deja obsoleto el capital humano y físico existente, es decir, el conocimiento y las capacidades de las personas y la competitividad de las máquinas y los equipos, que deben ser reemplazados para estar en sintonía con las nuevas técnicas. Las perturbaciones también provocan crisis financieras. Todos estos cambios redistribuyen el poder económico y político. Muchas empresas que eran las más poderosas del mundo han desaparecido hace mucho tiempo, y otras sobreviven en una condición disminuida. La mayoría de los multimillonarios en Estados Unidos y el Reino Unido son recién llegados.

Otra nueva tendencia es la globalización. La capacidad de coordinar tareas complejas a distancia abrió la puerta a la globalización económica a medida que las empresas comenzaron a dividir su producción geográficamente por las ventajas competitivas de los diferentes países. Los países desarrollados se especializaron en actividades basadas en el conocimiento y transfirieron actividades industriales más sencillas a países menos desarrollados con menor valor añadido, creando largas cadenas de suministro que abarcan todo el mundo. Esta especialización dio lugar a la aparición de la economía del conocimiento, señalando la dirección del progreso en el siglo XXI.

La globalización ha dejado a grandes regiones del mundo desarrollado desprovistas de actividades vivificantes, lo que ha provocado marcados desequilibrios sociales y políticos. Esto creó un nuevo proletariado que se sintió privado de lo que era suyo en las regiones desindustrializadas de Estados Unidos y Europa. Esto ha creado una división interna que no existía desde las primeras décadas del siglo XX en Europa, cuando el continente se dividió en tres bloques: los comunistas, los fascistas nazis y las democracias liberales. Sin embargo, esto está sucediendo hoy incluso en los Estados Unidos, donde nunca existió. La división interna está presionando con tanta fuerza a las instituciones liberales que las podrían quebrar algún día. Esto es particularmente cierto en los Estados Unidos, donde la población se está dividiendo en bandos enemigos en prácticamente cualquier tema crítico, incluso en muchos que no son importantes.

Algunas de las cuestiones más importantes se refieren a los efectos de la globalización en la distribución del poder entre los países y entre los países y las empresas multinacionales, que han llegado a tener más poder que los gobiernos legítimamente elegidos en los países poderosos. Las empresas pueden evadir las regulaciones de un país instalándose en otro. Ni siquiera necesitan una sede nacional para operar en todo el mundo. Empresarios como Elon Musk pueden hacer que un país pierda una guerra en un instante, mucho más rápido que todos los gobiernos de la OTAN. Es como lo que les sucedió a los gobiernos locales en los siglos XVII al XIX en países que se estaban unificando, como Francia.

Este ambiente divisivo se ve agravado por otra tendencia: un cambio en las ideas que constituyen el sustrato de la identidad occidental. En 1830, un intelectual ruso, Peter Chaadayev, escribió seis Cartas filosóficas. Fueron una llamada de atención para que sus compatriotas rusos reconocieran que las historias sobre la grandeza de Rusia como la luz del mundo bajo el régimen zarista eran falsas y tenían que ser reemplazadas por análisis críticos de la condición rusa a la luz del progreso occidental. Chaadayev también identificó la fuente del éxito de Occidente:

Los pueblos de Europa tienen una fisonomía común, una semejanza familiar. A pesar de su división general en latinos y teutones, en sureños y norteños, es evidente para cualquiera que haya estudiado su historia que existe un lazo común que los une en un solo grupo. Allí cada individuo está en plena posesión de la herencia común, y sin dificultad ni esfuerzo reúne para sí las nociones que se han esparcido por toda la sociedad y se beneficia de ellas. ¿Quieres saber cuáles son esas ideas? Son los conceptos de deber, justicia, ley y orden.

Esto se está disolviendo debido a varias tendencias intelectuales que están reemplazando estos conceptos —deber, justicia, ley y orden— con una sola palabra: Yo. Esta tendencia tiene varias corrientes, desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda. El concepto de comunidad, tan crucial en la construcción del orden occidental, está desapareciendo en varias doctrinas formales e informales que erigen al Yo como lo único importante en el mundo, ya sea en términos económicos, sociales o de poder. Lo que José Ortega y Gasset identificó como las fuerzas centrípetas que forman las sociedades, el deseo de ser parte de algo más grande que uno mismo, está siendo reemplazado por las fuerzas centrífugas que destruyen las sociedades, el impulso de imponer mi forma de vida al resto. En las etapas iniciales de esta nueva tendencia, el resultado ha sido la desintegración de la sociedad en grupos más pequeños. Estos partidarios de un solo tema están dispuestos a destruir todo y a todos los que se oponen a sus objetivos de su opinión en ese tema. En Estados Unidos, esto está fragmentando a los principales partidos políticos y los está llevando al caos. Esto está debilitando la capacidad del país para responder a los graves problemas causados internamente por el resquebrajamiento de la economía entre los que se benefician de la nueva economía del conocimiento y los que se quedan atrás y, a nivel internacional, por el surgimiento de nuevos aspirantes al poder mundial que, olfateando la debilidad de Estados Unidos y Occidente, piensan que este es el momento de destruir a Occidente y tomar el poder para instalar un nuevo orden mundial. Estamos en 1914.

UN CAMBIO DE ORDEN

El cambio de orden que los nuevos aspirantes quisieran llevar a cabo sería radicalmente diferente al de la primera mitad del siglo XX, cuando se transfirió el bastón de mando de la hegemonía mundial de Gran Bretaña a Estados Unidos y se reafirmó un nuevo orden mundial. El nuevo orden estadounidense era muy parecido al orden británico al que reemplazó: ambos eran occidentales, anglosajones y se basaban en ideas y principios democráticos liberales, incluyendo el orden económico capitalista. Los vínculos que unen a Estados Unidos y Gran Bretaña han sido tan estrechos que la transición del poder del viejo al nuevo poder habría sido pacífica en ausencia de otros competidores por la hegemonía. De hecho, en las dos grandes guerras que marcaron la competencia por el poder mundial, los dos países fueron aliados contra Alemania y siguieron siendo aliados después de eso.

Esta vez no va a ser así. Ninguno de los nuevos aspirantes al poder mundial buscaría un orden basado en la democracia liberal, los derechos individuales y el imperio de la ley. Por el contrario, China, Rusia, Irán y sus aliados son regímenes verticales que explícitamente quieren permanecer absolutistas y volverse más aún. Este es el enemigo externo. Internamente, el enemigo es la división que, conscientemente o no, está desintegrando a las sociedades occidentales y erosionando su capacidad para defenderse de la ola de odio que las rodea y las amenaza desde adentro.

Resolver estos problemas internos es esencial para resolver los problemas internacionales. La división interna invita a la agresión internacional. Los resultados del odio interno de los congresistas republicanos, que ya han llevado a la destitución del presidente de la Cámara, a la incapacidad de nombrar un sucesor y a una nueva amenaza de paralización del Poder Ejecutivo, son solo ejemplos del impacto que estos problemas internos están causando en la capacidad real de reacción ante las crisis y en la imagen que el país proyecta sobre enemigos y amigos. A los primeros se les anima a atacar, a los segundos a negociar con el enemigo para prepararse para un posible fracaso de los Estados Unidos.

EL MEOLLO DE LA CUESTIÓN

Las amenazas nacionales e internacionales exigen acciones completamente diferentes. A nivel internacional, Occidente debe presentar un frente unido que apoye los principios de la democracia liberal. En el plano interno, debe recordar los valores y principios que son los únicos sostenedores de esa democracia, y debe hacerlo al tiempo que modifica sus instituciones para dar cabida a la emergente economía del conocimiento y para resolver los problemas de ajuste a la misma.

En medio de la miríada de conflictos de un solo tema que ahora erosionan la cohesión social de los Estados Unidos, no hay voces que aboguen por la palabra Unidos en los Estados Unidos. La gente en todas las dimensiones de la vida se está enfocando, con mayor odio, en sus intereses mezquinos, golpeando en el proceso los rayos maestros del sistema que les permiten disentir y protestar sin darse cuenta de que pueden colapsar un día o el siguiente. Este problema requiere el surgimiento de un liderazgo multipartidista y multiidentitario que trabaje abierta y poderosamente para mantener la unidad del país y buscar soluciones que resuelvan los problemas actuales y al mismo tiempo mantengan a la sociedad como un todo unido. Esto requiere que las personas entiendan que todos son estadounidenses antes que cualquier otra cosa y que, por el bien de esta unidad, deben aceptar que la sociedad debe considerar las opiniones de aquellos que no están de acuerdo con ellos. Es decir, lo que se necesita es una repetición de lo que sucedió en 1776.

Los estadounidenses no deben olvidar la sabiduría de George Washington en su discurso de despedida, que Alexander Hamilton y James Madison redactaron para él. En este discurso, Washington eligió la división como el peligro más crítico para el país:

“... Es de infinita importancia que estimes adecuadamente el inmenso valor de tu unión nacional para tu felicidad colectiva e individual; que debas abrigar un apego cordial, habitual e inamovible a ella; acostumbrándoos a pensar y hablar de ella como del paladio de vuestra seguridad y prosperidad política; velando por su conservación con celosa ansiedad; descartar todo lo que pueda sugerir siquiera la sospecha de que en cualquier caso puede ser abandonada; y frunciendo el ceño con indignación ante el primer amanecer de todo intento de enajenar cualquier parte de nuestro país del resto, o de debilitar los lazos sagrados que ahora unen a las diversas partes.”

Lo que Washington describió como el principal peligro es lo que está ocurriendo hoy, no sólo en Estados Unidos sino en Occidente en general.

Estas luces domésticas se están apagando junto con las luces en Israel, el Medio Oriente, Europa y el resto del mundo. Deberían volver a encenderse ahora mismo. Como dijo Virgil Gheorgiu en las palabras que cité al principio de este artículo: "No es la última hora; Ha pasado una hora de la última. Es la civilización occidental en este mismo momento. Es ahora".

Para que Occidente sobreviva como la gran potencia y la democracia libre que es, la unidad debe lograrse a la luz de los derechos de los individuos.


[1]Naum Korzhavin, La pequeña Tania, citado por Alexander S. Tsipko en ¿Está realmente muerto el estalinismo?, págs. 41.

KEYWORDS

Balances Políticos Guerra En Israel Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad