EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

La diáspora salvadoreña, visión y futuro

Los salvadoreños de la diáspora han construido una comunidad fuerte y reconocida en los Estados Unidos y labran su futuro y el de sus familias tanto allá como acá, pero después de conquistar el sueño americano su añoranza última es regresar a El Salvador, comprar su casa, legar a sus hijos y disfrutar del merecido retiro.

Por Óscar Domínguez
Líder de la diáspora

Los salvadoreños seguimos manteniendo la imagen de un pueblo trabajador y solidario tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Por eso se aprecia nuestra labor en Estados Unidos, Canadá, México, España y otras latitudes donde hay compatriotas luchando por ellos y sus familias.


Pese a la guerra, las catástrofes, las crisis políticas y económicas no nos hemos caído. Aunque dispersos en gran medida seguimos siendo el Japón de Centroamérica, no tanto por nuestras industrias locales y manufacturas tecnológicas, sino por nuestro espíritu incansable a donde quiera que llegamos.


Japón se negó a morir después de la Segunda Guerra Mundial. Israel se negó a morir como pueblo a pesar de siglos de dispersión y persecuciones y un espantoso Holocausto. Nosotros nos hemos resistido a morir con 12 años de guerra y una posguerra de delincuencia y convulsiones políticas y sociales.


Los salvadoreños de la diáspora han construido una comunidad fuerte y reconocida en los Estados Unidos y labran su futuro y el de sus familias tanto allá como acá, pero después de conquistar el sueño americano su añoranza última es regresar a El Salvador, comprar su casa, legar a sus hijos y disfrutar del merecido retiro.


Ciertamente, los compatriotas trabajan duro por sus familias y por el país que los ha acogido, pero ese esfuerzo debe traducirse también en inversiones para su país.


El salvadoreño no puede llegar sólo a trabajar, sin visión de futuro, de construir. No puede sólo matarse en dos y hasta tres trabajos sólo para llegar a tenderse en el sillón, ir pasando la vida y enviar remesas, sino ahorrar, comprar su casa, poner un negocio.


Por eso hace unas semanas montamos en Los Ángeles, California, la primera Expo Vivienda y de bienes raíces y otros negocios similares, para darle oportunidad a los connacionales para presentarles una gama de ofertas, con instituciones financieras reconocidas, para comenzar a construir ese sueño en El Salvador.


Pensamos hacer otro esfuerzo similar en Maryland el próximo noviembre y queremos que nuestros compatriotas se acerquen a ver cientos de opciones.

También hemos promovido los Corredores Salvadoreños en Los Ángeles y Maryland y próximamente en Nueva York para unir a nuestra comunidad e impulsar su desarrollo social y comercial, pero principalmente para integrarnos en un solo corazón y espíritu de crecimiento cada día.


Tenemos hasta cuatro y cinco generaciones de salvadoreños en los Estados Unidos, desde los que llegaron en los años 80 hasta las que han nacido allá y dedican su juventud a trabajar en diferentes áreas y luchar por ese gran país.
El reto también en este punto es llamar a los salvadoreños a evitar que se rompa el vínculo con su Patria, que los jóvenes nacidos en Estados Unidos también amen a El Salvador por ser su tierra de origen y que luchen por ambas tierras y se integren a sus comunidades vernáculas.

Así como el pueblo hebreo siguió añorando a su patria hasta que pudo volver a ella y engrandecerla, así también los salvadoreños de todas las generaciones debemos mantener nuestro sueño en nuestro país, pequeño pero noble, creyente y trabajador, saber que un día vamos a regresar definitivamente a trabajar por su progreso y su desarrollo.

Fundador de los Corredores Salvadoreños en Los Ángeles, presidente de América Global Group, promotor de la Primera Feria de Vivienda e Inversión para comprar en El Salvador desarrolladas en Los Angeles, Maryland y Nueva York.

KEYWORDS

Diáspora Salvadoreña Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad