EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

En el Día de la Madre: ¿Theotokos?

Una confusión innecesaria a través de la historia de la religión es el creer que el dar a María el título de Madre de Dios la convierte en “Dios”. Nada más alejado de la verdad

Por Mario Aguilar Joya

Es probable que ninguna palabra del griego antiguo haya producido tanta discusión, cuestionamientos y hasta confrontación, como Theotokos. La traducción de esta palabra del griego sería escuetamente: “La que dio a Luz a quien es Dios” o en forma muy sencilla y directa, “Madre de Dios”. En latín el equivalente es “Dei Genitrix” o “Dei-Para”, palabras poco conocidas en la actualidad, pero es más destacada la frase “Mater Dei”.

A la Virgen María se le otorgo el título mariológico de “Madre de Dios”, pues además de ser la madre de Jesús humano, lo es de Dios, como Segunda Persona de la Trinidad. Fue un personaje de nombre Nestorio, durante el siglo IV, quien propuso que como “solamente la parte humana de Jesús, había sido dada a luz por María” el término Theotokos no debería ser usado. El uso de la palabra "Theotokos" y la discusión en relación a esta requirió que se discutieran sus raíces y la propiedad de la vinculación del nombre Theotokos con la Virgen María.

Esto se realizó en el Concilio de Éfeso en el año 431, donde se discutió la naturaleza divina y humana de Jesucristo. En ese momento, había una controversia en torno a si María debería ser llamada "Madre de Cristo" o "Madre de Dios". El Concilio decidió que "Theotokos" era el término apropiado, ya que afirmaba la naturaleza divina tanto como humana de Cristo, en una sola persona.

En la actualidad, a los seguidores modernos de la forma de pensamiento se les denomina “nestorianos”, quienes siguen manteniendo “la independencia de las naturalezas divina y humana de Cristo y, en efecto, sugieren que son dos personas vagamente unidas”.

En la teología cristiana es actualmente aceptado que el término "Theotokos" es no solamente importante, sino que también necesario, porque enfatiza la unidad de la persona de Cristo, que es tanto humano como divino. Al afirmar que la Virgen María es la Madre de Dios se está exponiendo que Jesús es el Dios encarnado, y que María fue la madre de esa encarnación divina y, por lo tanto, merecedora del título “Theotokos” o “Madre de Dios”. Esta es la forma de sentir y pensar de los cristianos ortodoxos, griegos y rusos en su mayor parte, así como los cristianos católicos de todo el mundo.

Una confusión innecesaria a través de la historia de la religión es el creer que el dar a María el título de Madre de Dios la convierte en “Dios”. Nada más alejado de la verdad: en primer lugar, pues en ningún momento se menciona a María como Madre de la Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo) y la segunda razón la da en forma de un sencillo ejemplo, el sacerdote jesuita español Padre Jorge Loring, en el Best Seller “Para Salvarte”: “Si alguno de nosotros es hecho Alcalde, nuestra madre será sin lugar a dudas ′la madre del alcalde′; sin embargo, este título no la hace ′alcaldesa′, seguirá siendo la madre del alcalde”.

Otro pretexto frágil sobre este tema lo constituye el decir que el “Mater Dei” de María no se encuentra en el Nuevo Testamento. Basta revisar el Evangelio de Lucas 1, 43: “¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?”. Es la expresión que usa Isabel en su encuentro con María. Debemos recordar que “Señor” (Adonai) es una forma alterna de referirse a Dios.

Aprender y comprender el concepto de María como Madre de Dios nos permite aceptar como privilegiada, la frase de la famosa escritora alemana Gertrud von le Fort: “Cuando Dios tiene su altar en el corazón de una madre, todo el hogar es su templo”.

Médico y Doctor en Teología.

KEYWORDS

Cristianismo Día De La Madre Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad