EPAPER NOTICIAS | Elecciones 2024 TRENDS | Premios Oscar NOTICIAS | Régimen de Excepción SELECCIÓN | David Dóniga

La epidemia de deshonestidad intelectual

La Constitución y las leyes están redactadas como un acuerdo convencional para cumplirse y crear un clima de convivencia y bienestar; estos artículos constitucionales o legales parten de aspectos “mínimos” en materia política, económica, social o cultural en los que estamos de acuerdo o donde existan puntos de vista divergentes con ciertos niveles de tolerancia. Pero lo establecido en un artículo se debe cumplir nos guste o no nos guste y no se debe someter a modas, primaveras e iluminaciones rapsódicas. Si se deben emendar se cambiarán siguiendo un procedimiento institucional.

Por Óscar Picardo Joao

Después de compartirle un artículo titulado Quaestiones Disputate sobre la reelección presidencial al destacado historiador Héctor Lindo, me contestó con una lapidaria sentencia: “Hay una epidemia de deshonestidad intelectual”. ¿De que se trata esta definición? Veamos…

Una epidemia -en salud pública- es una descripción estadística de un fenómeno que ocurre cuando una enfermedad infecta a un número de individuos superior al esperado en una población durante un tiempo determinado; también se le conoce como brote epidémico.

Deshonestidad intelectual es básicamente: “afirmar algo que no es cierto y decirlo para engañar a otros”; por el contrario, la honestidad intelectual,  requiere esa flexibilidad cognitiva para proveer cualquier evidencia de que podrías estar equivocado, incluso si estás convencido de que estás en lo cierto. Según el columnista Álvaro Fernández Texeira Nunes (2023), la deshonestidad intelectual también aparece cuando los actos no se juzgan por su bondad o maldad, sino por quien los comete. Vale decir, si el que hizo algo malo es mi enemigo, entonces lo que hizo me parece horrible; pero si fue un amigo el que obró mal, le busco la vuelta para justificarlo. Incluso algunos llegan a justificar ciertas acciones con el patético: “ellos también lo hicieron”.

En síntesis, una epidemia de deshonestidad intelectual supone la existencia de un liderazgo político que miente deliberadamente para engañar a los ciudadanos, y como resultado, tenemos una sociedad que cree y repite las mentiras convencida de que son ciertas, sin pensamiento crítico y sin reservas éticas. Otros le llamarían fanatismo ideologizado o conducta sectaria…  

Actualmente vivimos esta epidemia de deshonestidad intelectual fomentada por ciertos vectores o agentes “intelectuales” ideologizados que están vinculados a estructuras del poder o viven del gobierno y tienen que defender lo indefendible.

Resulta extraño e infame leer o ver intervenciones del pasado y contrastarlas con el presente sobre una gran diversidad de temas; particularmente, llama la atención las posiciones antagónicas o en la antípoda del fenómeno de la reelección presidencial, “académicos” o “políticos” que antes defendían la alternabilidad del poder y el cumplimiento estricto de la Constitución y ahora resulta que “el pueblo” está por encima de cualquier papel. Igual sucede con los Acuerdos de Paz, que antes representaron el fin de una guerra civil y ahora resulta que es un pacto de corruptos.

La Constitución y las leyes están redactadas como un acuerdo convencional para cumplirse y crear un clima de convivencia y bienestar; estos artículos constitucionales o legales parten de aspectos “mínimos” en materia política, económica, social o cultural en los que estamos de acuerdo o donde existan puntos de vista divergentes con ciertos niveles de tolerancia. Pero lo establecido en un artículo se debe cumplir nos guste o no nos guste y no se debe someter a modas, primaveras e iluminaciones rapsódicas. Si se deben emendar se cambiarán siguiendo un procedimiento institucional.

¿Hay países que tienen reelección? sí los hay, como también hay regímenes monárquicos o teocráticos, pero es de suponer que eso está definido en sus documentos fundacionales o constitucionales; cambiar los modelos de gobierno es posible cuando se respetan los canales metodológicos institucionales a conveniencia de lo que demanda el pueblo.   

Pero volvamos a la epidemia de deshonestidad intelectual, y presentemos el problema de la dinámica de “contagio”; efectivamente, para que exista una epidemia se necesita un virus y condiciones ambientales de prevalencia. Alguien que es huésped de una mentira, interés o manipulación y que comienza a repetir y a amplificar una idea en una comunidad “susceptible” que cree y repite sin razonar. Al final, la mayoría se contagia y el antídoto es complejo y no se consigue tan fácil: lectura, diálogo y educación.

Fernando Pascual nos recuerda que se falta a la honestidad intelectual cuando se razona con sofismas, cuando se falsean o esconden los datos, cuando se cortan frases de otros estudiosos para hacerles decir lo contrario de lo que realmente dijeron. Son muchas las maneras en las que se falta a la honestidad intelectual. Entre ellas, podemos encontrar un sencillo síntoma o señal, que muestra poca seriedad, que lleva a errores, y que es muy fácil de individual.

Esconder información, diseñar argumentos absurdos, culpar a otros, presentarse como converso, leer entre líneas agazapadas, buscar referentes absurdos, son algunos de los síntomas de esta grave enfermedad de la deshonestidad intelectual.

Al final por conveniencia se imponen diversos sesgos cognitivos de correspondencia, de arrastre, de pensamiento de grupo, de falso consenso, de disponibilidad heurística, de realismo y cinismo ingenuo, de confirmación, entre muchos otros defectos racionales.

Al momento, buena parte de la sociedad salvadoreña está infectada, quizá más del 50% de la población; habrá que esperar la evolución de esta epidemia, observar los resultados clínicos y sobre todo considerar la morbilidad y mortalidad de las instituciones democráticas. Al fin y al cabo, los datos hablan por sí solos y todo tendrá un correlato biológico: Salud, enfermedad o muerte.

La honestidad intelectual y el pensamiento crítico son una forma de construir una mejor democracia; como diría Agostinho Almeida: “es un trabajo duro: requiere resistencia, paciencia y comprensión. También requiere una autoconciencia -entre otras cosas, la capacidad de reconocer errores y crecer con el aprendizaje de los mismos- muy desarrollada, una característica clave en nuestra capacidad para liderar y ser guiados, para construir relaciones y trabajar juntos para alcanzar metas compartidas. Pero sobre todo, depende de decisiones y compromisos individuales. Afortunadamente para nosotros, todavía hay personas y líderes que creen en cosas más grandes que ellos mismos y son intelectualmente honestos sobre sus propios fines”.

La honestidad intelectual y el ser consecuentemente éticos es el mejor seguro de vida político. “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. – Abraham Lincoln

Disclaimer: Somos responsables de lo que escribimos, no de lo que el lector puede interpretar. A través de este material no apoyamos pandillas, criminales, políticos, grupos terroristas, yihadistas, partidos políticos, sectas ni equipos de fútbol… Las ideas vertidas en este material son de carácter académico o periodístico y no forman parte de un movimiento opositor.

Investigador Educativo/opicardo@asu.edu

KEYWORDS

Constitución De La República Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad