EPAPER Puente de Baltimore | Precios de la gasolina | Eclipse parcial solar | Selecta

Montando un tigre/Los problemas de gobierno del tirano

.

Por Manuel Hinds
Máster Economía Northwestern

EL CÍRCULO VICIOSO
Según una encuesta realizada en toda América Latina por Corporación Latinobarómetro en 2023, al 54% de los latinoamericanos no les importa si su gobierno es democrático siempre y cuando resuelva los problemas del país.[1] Irónicamente, esta opinión, que se ha vuelto más común en el pasado reciente, es una manifestación del principal problema que ha mantenido a la región subdesarrollada desde al menos su independencia: su indiferencia hacia el estado de derecho, los derechos del individuo y los pesos y contrapesos en el gobierno. Siglos después de que estas ideas se incrustaran en la democracia liberal, el régimen imperante en todos los países desarrollados, estas ideas siguen siendo conceptos abstractos sin consecuencias prácticas para la mayoría de los latinoamericanos. Durante la mayor parte de sus 200 años desde la independencia, estos países han sacrificado la libertad por la seguridad sin entender lo que dijo Benjamin Franklin: "Aquellos que renunciarían a la libertad esencial para comprar un poco de seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad". Franklin podría haber dicho que esas personas no alcanzarían ni la libertad ni la seguridad porque no hay nada más inseguro que el capricho arbitrario de un individuo, que es la alternativa a un régimen democrático.

He escrito en repetidas ocasiones sobre el error que cometen los países cuando conceden el poder total a un tirano por la razón que sea, haciendo hincapié en las consecuencias desastrosas que tal rendición tiene en términos de pérdida de derechos individuales. Estos argumentos no parecen penetrar en la mentalidad latinoamericana. Sin embargo, hay otra dimensión de este error: el historial también desastroso de las tiranías en términos de eficacia en todo lo que hacen, excepto en la represión. Las tiranías empobrecen a los países.

Los tiranos escalan el poder montados en una ola de extrema popularidad. Es posible que tengan algún éxito inicial como gobernantes. Sin embargo, tarde o temprano, sus administraciones se vuelven incompetentes. La economía se tambalea y los servicios sociales decaen. En parte, esto sucede porque gastan demasiado cuando intentan solidificar su popularidad inicial y se vuelven insolventes. Esta es la historia de Fidel Castro, Daniel Ortega, Hugo Chávez y su heredero Nicolás Maduro, los tiranos africanos y hasta el fracasado autócrata Rafael Correa, quien perdió su escaño en la etapa descendente de este ciclo (cometió un error que los demás no cometieron, el de no asegurar su posición con recursos diferentes a su menguante popularidad, como el ejército).

Pero esto es solo una parte de la historia. Su fracaso también se debe a la pura incompetencia. Tal incompetencia no es el resultado de una falta personal de habilidades administrativas. Se les impone por sus circunstancias, de la misma manera que su destructividad les es impuesta por su ambición de permanecer en el poder. Pero incluso eso, su apego al poder, se convierte en una necesidad más que en un placer. Como dicen en la India, los tiranos montan un tigre que, si caen, se los comerá. Ellos se montan al tigre cuando se vuelven impopulares y recurren a la violencia para mantenerse en el poder. Más allá de ese momento, se dan cuenta de que sus enemigos los capturarán si abandonan su posición. No hay vida para ellos si renuncian a su poder. Por lo tanto, se reeligen a sí mismos una y otra vez. Tal vez podrían escapar de este destino si se volvieran competentes. Pero no pueden hacerlo sin alentar competencia adentro de su propio gobierno y caer del tigre. Así, ellos y sus países se convierten en prisioneros de la miseria y el estancamiento. Este es el patrón de Cuba, Nicaragua, Venezuela y otras tiranías en todo el mundo.

Esta decadencia ocurre porque mantenerse en el poder mientras ya se monta el tigre requiere ciertos comportamientos que tienden a perpetuar la tiranía o el caos, no la democracia, no el desarrollo.

Esos comportamientos surgen del principio fundamental que guía las acciones de un tirano, lo que el emperador de Etiopía, Hailie Selassie, llamó el principio de tener un solo sol.

Esto se puede ver con un estudio de caso.

UN CASO DE ESTUDIO: EL EMPERADOR HAILIE SELASSIE
El fallecido escritor polaco Ryszard Kapuscinski dedicó una parte sustancial de su vida a documentar y analizar el comportamiento de varios tiranos, entre ellos Hailie Selassie, el personaje central de su libro El emperador. El libro está hecho de recuerdos de personas que habían vivido en la corte de Selassie. Se centran en la necesidad de montar el tigre y las implicaciones que esta necesidad tuvo en el comportamiento del tirano.

Yendo directamente a nuestro punto de interés, una de las fuentes de Kapuscinski señala que el emperador prefería a los malos ministros, lo que, por supuesto, resultó en el mal gobierno del que estamos hablando. Le dijo a Kapuscinski, en tono irónico: "¿Cómo podría mostrarse favorablemente si estuviera rodeado de buenos ministros? La gente estaría desorientada. ¿Dónde buscarían ayuda? ¡Qué desorden habría estallado entonces en el Imperio! En lugar de un sol, brillarían cincuenta, y todo el mundo rendiría homenaje a un planeta elegido en privado. No, mi querido amigo, no puedes exponer al pueblo a una libertad tan desastrosa. Solo puede haber un sol".[2] Este fue el principio fundacional de Hailie Selassie. Es el principio fundamental de cualquier tirano. Y es la razón por la que sus gobiernos son, previsiblemente, muy malos.

Así, nombrar a los malos ministros conscientemente es una de las consecuencias del principio de un solo sol. No usar a los ministros es otra consecuencia. Incluso si eran malos, los ministros podían usar sus instituciones para ganar poder y desalojar al Emperador. Para evitar esto, Hailie Selassie erosionó su poder comunicándose directamente con sus subordinados, dándoles órdenes y usándolas para espiar a los ministros y a los otros espías que comandaba. Otro informante entrevistado por Kapuscinski le dijo lo siguiente:

"Me preguntas, amigo, ¿por qué, en los últimos días del reinado del Emperador, el plebeyo Aklilu, un hombre sin funciones oficiales, ejerció más poder que el distinguido príncipe Makonea, jefe del gobierno? Porque el grado de poder que ejercían los que estaban en el Palacio no correspondía a la jerarquía de posiciones, sino más bien a la frecuencia de acceso a Su Digna Majestad".[3]

No se trata de un caso aislado. El Emperador nombraba a todos los funcionarios y dignatarios del Imperio, hasta "directores de correos, directores de escuelas, agentes de policía, todos los empleados de oficina más ordinarios, administradores de fincas, directores de cervecerías, gerentes de hospitales y hoteles. Los nombraba solo para que nadie supiera las instrucciones que les daba y en qué condiciones los contrataba. Todos sabían quién era su maestro y trabajaban según el principio de lealtad de Hailie Selassie.

Tenía tres clases de nombramientos. En primer lugar, estaba la aristocracia, que ocupaba los altos cargos del gobierno pero no mandaba. Estaba la burocracia, que se extraía de las clases medias y que solo ejecutaba, muy ineficientemente. Y luego "la gente personal", que era extraída de las clases económicas y sociales bajas. El emperador confiaba más en estas personas porque le debían todo a él.

Las personas con el acceso más íntimo a él procedían de esta clase, aunque ninguna de ellas alcanzara nunca las posiciones dignas disponibles para los aristócratas. Dado que el poder dependía del acceso al Emperador, las personas con menos educación y sin conocimiento general de la situación del país eran las que proporcionaban la información en la que el emperador más confiaba y le aconsejaban. Como no tenían cargos ejecutivos, no podían resolver los problemas que identificaban, mientras que los ministros formales no podían resolverlos porque sus subordinados los pasaban por alto para llegar al Emperador.

Este caótico escenario se complicó aún más por el desorden proveniente de Hacienda. El Emperador asignaba fondos a los peticionarios en sobres secretos que contenían dinero en efectivo. Escuchaba las peticiones y luego, con su voz inaudible, le decía al portador de los sobres cuánto debía darle. Este último sacaba un sobre y se lo entregaba al afortunado peticionario. Sin embargo, la mayoría de las veces, el peticionario descubría después que el dinero en el sobre era mucho menos de lo que había pedido o que el sobre estaba vacío. En este caso, no podía saber quién había decidido no darle nada, si el emperador o el portador de la bolsa, aunque inmediatamente sospechaba que este último le había robado su dinero.

Así, además de enseñar a la gente quién manejaba el dinero, este procedimiento inyectaba desconfianza entre los ministros y altos funcionarios, desalentando aún más la formación de conspiraciones contra el Emperador. En este sentido, algunos funcionarios y dignatarios eran ejecutados discretamente de vez en cuando. La razón no era importante. Tal vez habían dado un informe falso, estaban involucrados en una conspiración o eran irrespetuosos con el Emperador. O se había convertido en una víctima necesaria para encubrir uno de los errores del Emperador. Lo que importaba era el asesinato, que se convirtió en un poderoso mensaje para todas las personas en el gobierno y el ejército.

Eventualmente, otro sol emergió y desplazó a Hailie Selassie. Un día, dos tenientes fueron al palacio, leyeron el Acta de Destronamiento a Hailie Selassie, despidieron a su ayuda de cámara y llevaron al ex emperador en un Volkswagen a otro palacio, donde vivió en un espléndido aislamiento hasta su muerte un año después. Los generales no pudieron extraerle el dinero que había depositado en el extranjero, estimado en al menos 500 millones de dólares del Emperador.

EL FRACASO DE LAS TIRANÍAS
Los métodos de Hailie Selassie parecen irracionales hasta que los analizamos desde el punto de vista de su máxima prioridad: permanecer en el poder entre las personas que quisieran reemplazarlo. Debido a esto, priorizó a los informantes, nombró a personas con poca educación y sin futuro para estos puestos, y dedicó mucho tiempo a nombrarlos, personalmente, incluso en puestos superficiales. Esto convirtió a los menos preparados en sus consejeros. Dar este acceso a los aristócratas y otras personas cultas e inteligentes lo habría puesto bajo el poder de aquellos que podían destronarlo.

Todas las demás rutinas estaban diseñadas para mantener a las personas sofisticadas alejadas de sus reflexiones más íntimas. Además, les asignó tareas odiosas que atrajeron el odio de los demás funcionarios, como el ministro de la Pluma o el gerente de la Caja. Estas personas clave eran tan antipáticas por diseño que no pudieron organizar un golpe de Estado. Todo estaba organizado en torno a los principios de lealtad y un solo sol, y estos distorsionaban tanto el funcionamiento del gobierno que la ineficiencia podía ser el único resultado posible.

Los detalles del estilo de gobierno de Hailie Selassie podrían diferir del estilo de los tiranos latinoamericanos. Sin embargo, la esencia y sus resultados en términos de estancamiento son los mismos. Es por eso que las tiranías han fracasado tanto en América Latina como en Etiopía y es probable que las tiranías futuras de derecha o de izquierda también fracasen.

Muchos en América Latina piensan que incluso si las tiranías son malas a largo plazo, podrían usarse para aprobar reformas que sobrevivirían cuando regrese la democracia. La realidad no es así. Hailie Selassie derechista, descendiente de una línea dinástica de 700 años. Cuando cayó, fue reemplazado por otra tiranía, pero no era de derechas. Fue sucedido por un estado militar marxista-leninista, que instauró un Terror Rojo, que mató a 500.000 personas. Entre 1983 y 1985, el país sufrió una terrible hambruna que afectó a 8 millones de personas y mató a un millón de ellas. Este régimen cayó cuando perdió a su principal apoyo, la Unión Soviética. Ahora, Etiopía vive en una guerra civil endémica.[4]

Este cambio de un extremismo a otro ocurrió en Cuba cuando Fidel Castro reemplazó a Fulgencio Batista y en muchos otros países, incluida Alemania Oriental, donde los viejos nazis se transformaron en comunistas leales y luego, cincuenta años después, se convirtieron en la cuna del neonazismo. Otros países que sufrieron las tiranías comunistas en Europa del Este ahora están girando hacia regímenes verticales de derecha, como está sucediendo en Polonia, Hungría y Eslovaquia. De la misma manera, el establecimiento de una tiranía de la derecha puede llevar a una dictadura de la izquierda. Los países con democracias liberales moderadas, por el contrario, tienden a seguir siendo los mismos a largo plazo. Establecer una tiranía derechista para lograr la libertad del pueblo no es solo una contradicción. Nunca ha funcionado.

Esto no es casualidad. Las tiranías crean estructuras que tienden a perpetuar la estructura opresiva, no su inclinación ideológica. Si Cuba finalmente se libra de la tiranía comunista, es más probable que su sucesor sea una tiranía de derecha o izquierda que una democracia liberal moderada. La forma en que la tiranía tiende a perpetuarse es visible en la trágica historia de Etiopía.

América Latina se perdió la Revolución Industrial porque no pudo convertirse en un orden democrático liberal. Se perderá la transición a la Economía del Conocimiento si se niega a aprender que las instituciones democráticas son mucho mejores que los caudillos arbitrarios.


Manuel Hinds es miembro del Instituto de Economía Aplicada, Salud Global y Estudio de la Empresa Comercial de la Universidad Johns Hopkins. Compartió el Premio Hayek 2010 del Manhattan Institute. Es autor de cuatro libros, el último de los cuales es En defensa de la democracia liberal: lo que tenemos que hacer para sanar una América dividida. Su sitio web es manuelhinds.com

[1] El Economista, Latinobarómetro 2023: la mitad de la población en AL es indiferente a la democracia, 31 de julio de 2023, https://www.eleconomista.com.mx/politica/Latinobarometro-2023-la-mitad-de-la-poblacion-en-AL-es-indiferente-a-la-democracia-20230731-0036.html

[2] Kapuscinski, ibíd., págs. 38.

[3]El emperador de Ryszard Kapuscinski: la caída de un autócrata, Londres, Penguin, 2006 [1983], Edición Kindle, pp. 39.

[4] Wikipedia, Etiopía https://en.wikipedia.org/wiki/Ethiopia

KEYWORDS

Balances Políticos Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad