EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Carta a El Faro: Una de cal y otra de arena

.

Por Paolo Luers
Periodista

Estimados amigos:

Habiendo escrito una columna (en esta misma edición del Diario), dándoles la razón histórica, tengo que decirles también que no siempre tienen la razón. Su reciente nota “Partidos opositores y sociedad civil a punto de concretar candidatura presidencial única” está mal planteada y ha causado confusión.

Escribiendo sobre el complejo y frágil proceso de concertación de una fórmula presidencial, que puede enfrentarse a la reelección de Nayib Bukele, ustedes pusieron el énfasis en los partidos, cuando los protagonistas de este proceso son las organizaciones y alianzas de la Sociedad Civil. No pienso que fue mala intención abrir la nota así: “Arena, FMLN, Nuestro Tiempo y Vamos han acordado impulsar una única fórmula presidencial para enfrentar a Nayib Bukele en 2024.” Más bien parece una falta de comprensión de este proceso. El resultado lo pueden ver en las reacciones histéricas de varios partidos.

En esta concertación, que tiene que llegar a un resultado en estos días para cumplir con los plazos que el calendario electoral dicta, no se trata de una coalición entre partidos, ni siquiera de un acuerdo entre ellos. Está claro que no habrá tal coalición de partidos que lance una fórmula presidencial. Esto lo han descartado los partidos, y sobre todo lo han dicho los liderazgos de la sociedad civil. Lo que se está construyendo es un acuerdo entre las diferentes organizaciones y alianzas ciudadanas de presentar una fórmula ciudadana para las elecciones presidenciales del 2024. Luego, cada uno de los partidos opositores tomará una decisión unilateral de apoyar esta fórmula - y de abstenerse a presentar candidatos propios.

Si por requisito legal los candidatos tienen que inscribirse en uno de los partidos, esto no cambia el carácter ciudadano de su candidatura y de la plataforma que presente.

¿Es tan difícil de entender esto en un país donde los partidos han perdido credibilidad y por tanto espacio político? - no solo los partidos tradicionales, que han gobernado, sino también los nuevos, porque se trata de una desconfianza en el sistema partidario, inteligentemente reforzada y manipulada por el discurso de antipolítica de un presidente que no quiere instancias entre él y su pueblo. Irónicamente, ni siquiera su propio partido Nuevas Ideas se escapa de este descrédito.

Ustedes, como buenos reporteros que son, han recogido muchos elementos, han hablado con mucha gente enterada. El problema es que han armado mal las piezas del rompecabezas. Por eso su nota comienza tan equivocadamente, dando el protagonismo a los partidos y anunciando un acuerdo entre los partidos como origen de la candidatura que en estos días se va a anunciar.

Es como si alguien invitara a una cena en su casa a un montón de personas muy distintas. Cada uno va a tomar su propio decisión de asistir, sabiendo que habrán invitados que no invitaría a su casa o que incluso le caen mal. No hace falta que los invitados se pongan de acuerdo y que lleguen juntos. Cada uno por su cuenta y por decisión soberana. Así asistirán los partidos a una fiesta que no es de ellos, pero a la cual son bienvenidos. No van a definir el menú, ni la música ni a quién se va a invitar…

Espero que el intento de llegar a una fórmula presidencial unitaria no fracase porque los partidos se asustaron de una nota mal enfocada - y que ahora no sepan cómo manejarse sin perder la cara. Hay demasiado en juego.

¿Les parece raro que en una columna les eche flores y en otra, publicada el mismo día, les critique? A mí me parece normal.

Saludos…

KEYWORDS

Opinión Paolo Lüers

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad