EPAPER Lluvias en El Salvador | Bitcoin | Selecta | Espectáculos

Dos minicartas: al impostor de fiscal y al primer hermano de la República

.

Por Paolo Luers
Periodista

I. Al fiscal general: El ’caso Bandesal’

De lo que usted acusa a Juan Pablo Durán es solo el pico del iceberg. Si fuera fiscal de verdad, convertiría el caso en una investigación exhaustiva a Bandesal, con todos los fidecomisos y fondos especiales que Durán manejaba con total falta de transparencia. Entre estos el Fidecomiso para la Recuperación Económica para salir de a crisis causada por la pandemia y el Fidecomiso del Bitcoin. El ‘caso Durán’ en realidad es el ‘caso Bandesal’ e involucra funcionarios de mucho más rango que el peón Durán que ahora sacrificaron. Más alto rango significa más cercano al presidente.

Yo sé que usted no va a investigar todo esto. Por lo contrario, lo va a tapar. Así como lo hizo con la investigación llamada ‘Catedral’, que expuso actos de corrupción de altos funcionarios del gobierno Bukele. O como con las investigaciones de la CICIES (Q.E.P.D.), que a usted le tocó archivar, pero tan profundamente que nadie jamás los vuelva a encontrar y abrir.

Pero sepa: Por más que usted escondió estos casos incómodos, en algún momento un fiscal verdadero los va a abrir y procesar a los culpables.

Saludos, Paolo Luers

II. A Karim Bukele: Sorry, así no funciona el FMI

Si usted pensaba que al ir usted personalmente, como hermano-consejero del presidente, a Washington para hablar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se iban a destrabar las negociaciones sobre el préstamo de $1,300 millones que El Salvador solicitó, está terriblemente equivocado. Usted no es el hermano de un jeque árabe, y por lo tanto un príncipe, que puede representar su monarquía absoluta. Usted, por lo menos fuera de las fronteras de El Salvador, no es más que el hermano de un ciudadano presidente. Por más que su hermano confíe en su rol de ‘consigliere’, usted no representa al país – aunque se lleve a su tío en su comitiva.

Luego de su visita al FMI, donde estoy seguro que lo escucharon con toda cortesía, no hubo pronunciamiento del FMI, porque para esta institución no había cambiado nada. Hubo declaraciones del ministro de Hacienda, por cierto el tercero que están desgastando en este gobierno, dejando entrever que El Salvador está cerca de llegar a un acuerdo con el FMI y recibirá a tiempo, antes de las elecciones (porque la campaña sale cara...), el cheque con un 13 y 8 ceros, 1,300,000.000.

El pobre ministro lo tiene que decir, aunque sabe que es paja. Igual como sus predecesores, este ministro siempre dice: “El canal de diálogo con el FMI está abierto.” Pues sí, el canal siempre está abierto, El Salvador es país miembro del FMI, nunca le van a cerrar el canal del diálogo. No pueden. Lo que cierran el canal del pisto, esto sí.

La negociaciones con el Fondo se destraban, no porque un ‘príncipe’ se digne a visitar al FMI. Se destraban, cuando el gobierno de El Salvador cumple los requisitos que pone el FMI. El FMI no es un banco, que da dinero para aliviar los efectos de una crisis. El FMI da dinero solamente para que un país pueda resolver una crisis – siempre y cuando cumpla las condiciones requeridas. En el caso de El Salvador son claras las condiciones, que tiene que cumplir el gobierno, antes de que su solicitud llegue a la Junta Directiva, donde se decide: Abolir o reformar la Ley Bitcoin, para que esta criptomoneda ya no sea de curso legal en El Salvador; reducir drásticamente los gastos del gobierno; crear transparencia de los fondos públicos. Si se cumplen estas tres cosas, se puede empezar a negociar en serio. Antes es paja. 

Así que siga viajando a Washington. Todo el mundo lo va a recibir cortésmente, pero nadie le hará caso.

Buen viaje, primer hermano de la República. Saludos, Paolo Luers

KEYWORDS

Bukelismo Fiscalía General Las Cartas De Paolo Lüers Opinión Paolo Lüers

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad