EPAPER Segundo mandato de Bukele | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Selecta | Espectáculos

Carta a la gente en Mejicanos, Suchitoto, Apaneca, Arcatao, Jucuapa y otros 113 pueblos: Los jodieron

.

Por Paolo Luers
Periodista

118 pueblos del país están quedando sin la capacidad de gobernarse ellos mismos. Más de la mitad de los salvadoreños están quedando sin su propio gobierno local, sin un alcalde. 

Les quieren convencer de otra cosa, pero la realidad es esta: Mejicanos está siendo absorbido por San Salvador, gobernado desde San Salvador, olvídense del constructo abstracto del municipio San Salvador Centro. No existe. Es la ciudad de San Salvador que absorbió a 4 municipios vecinos. Es la casta de poder de Mario Durán en el Palacio Municipal de San Salvador, donde se van a tomar las decisiones sobre la vida en Mejicanos, Ayutuxtepeque, Cuscatancingo y Ciudad Delgado.

Suchitoto, que orgullosamente se llamó la capital de la cultura y que este año quería celebrar su aniversario 166 de haber obtenido el título de ciudad, ahora enfrenta las amargas consecuencias de haber sido absorbido por San Pedro Perulapán. La particular historia de Suchitoto con sus comunidades rurales marcadas por su participación en la guerra civil ya no tendrá expresión en una alcaldía que honra este legado especial. Si los gobiernos de Suchitoto ya tenían que hacer grandes esfuerzos para representar los intereses de sus 77 comunidades -pero hasta la llegada de Nuevas Ideas lo hicieron-, ¿cómo lo hará la alcaldía de Perulapán, a 40 minutos de la ciudad de Suchitoto y a lo doble de la comunidad La Colima – en carro, que la mayoría no tiene? 

Y así en Ataco, que será parte de la ciudad de Ahuachapán; Arcatao, que se convirtió en anexo de la lejana ciudad de Chalatenango, a una hora en viaje en carro y lo doble en bus. Arcatao siempre ha sido una ciudad de rebeldes de izquierda, Chalatenango una ciudad conservadora. Algo parecidopasará en Apaneca, en Jucuarán y los demás 113 pueblos que pierden su independencia.

En sus antiguas alcaldías quedan instaladas oficinas de distrito, que no tendrán ninguna capacidad de tomar decisiones propias, sino sirven para ejecutar las decisiones de los nuevos gobiernos, que ya no son de carácter local y municipal, sino que por su parte son dependencias del gobierno central.

¿Quién se va a identificar con municipios abstractos, que se llaman Chalatenango Sur o San Salvador Este? ¿Qué sentido de pertenencia le puede dar a un ciudadano el hecho de ser habitante de estos constructos artificiales, que no fueron diseñados por sus propios habitantes, sino impuestos por el gobierno central?

En estos días todo ustedes ya están observando las primeras consecuencias. De la nada, sin ninguna consulta, ni siquiera en los nuevos concejos municipales, han sido nombrados los “directores de distritos”, que dependen directamente del alcalde asentado en otra ciudad, no de la población del pueblo. Y también ya pueden observar los despidos de miles de empleados municipales, que tienen décadas de trabajar en sus alcaldías y conocen a su gente y sus necesidades. Hasta el ministro de Trabajo, Rolando Castro, quien proviene del sindicalismo municipal, se ha visto obligado a desplegar a su ejército de inspectores a todas las alcaldía y sedes distritales para registrar despidos masivos y arbitrarios.

“Toda política es local”, es un principio que es válido para las democracias. Las dictaduras, en cambio, erradican la política local, solo administran en todo el país las decisiones de un gobierno centralista. Esto es exactamente lo que estápasando en El Salvador. Muchos piensan que la reforma territorial hecha por Nuevas Ideas tenía principalmente fines electorales. Es cierto, diseñaron los nuevos municipios para dar ventaja a su partido. Pero en el fondo es mucho más grave: es el desmantelamiento total del municipalismo, del poder local, de la democracia que nace de abajo, de la autodeterminación de la población.

Todos ustedes tendrán que buscar la forma de como defender su identidad y control sobre los asuntos de sus comunidades. El Estado les está quitando la forma organizativa tradicional que facilitaba a las comunidades y los pueblos a autogobernarse – ahora van a tener que crear nuevas formas de organización para hacer valer sus derechos e intereses.

Saludos, Paolo Luers

KEYWORDS

Alcaldías Elecciones Municipales Opinión Paolo Lüers

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad