EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Agricultores temen retraso en las cosechas por sequía

Debido a la poca lluvia que ha recibido varias zonas del país en esta temporada, el inicio de la siembra se ha retrasado algunos días en la zona paracentral.

Por Menly González | Jun 18, 2023- 06:00

Los agricultores afirman que el alto costo de la canasta básica los motiva aún más a seguir cultivando pues pese aunque los agro químicos han aumentado su precio también, para ellos sigue siendo más barato. Foto EDH/ Menly González

Agustín Funes trabaja en la siembra de tomate en San Lorenzo, departamento de San Vicente.

Funes comenta que es la primera vez que siembran tomate en un terreno donde por años han cultivado caña y hortalizas, pero esperaban que este invierno fuera copioso como en los años anteriores. “Los planes se nos han venido abajo”, dice con decepción.

El agricultor de piel morena y robusto cubre su rostro del sol con una gorra, mientras coloca lazos en unas varas de bambú para sostener las plantas de tomate Ponny que ha cultivado en el terreno de Santos Guevara, uno de los agricultores veteranos de la zona.

Agustín expresa que el tomate para que tenga una buena cosecha debe crecer en un terreno que mantenga humedad, pero en San Lorenzo ha llovido solo en dos ocasiones desde que se estableció el inicio del invierno a mitad de mayo por el Ministerio de Medio Ambiente.

Mientras tanto, don Santos Guevara, de 76 años, expresa que no pierde su amor por la agricultura y que pese a sus achaques continúa cultivando, pero asegura que los gastos estimados ya sobrepasaron su presupuesto.

“Después de pagar la semilla de tomate que costó $78, el abono, los pesticidas y el tractor que trabajó el terreno nos quedamos solo con lo de la comida”, detalla.

Pero la escasez de lluvia lo ha sorprendido con una tomatera en peligro de perderse y lo ha obligado a gastar en agua, pues cada viaje cuesta $5 y para regar toda la tomatera ha pagado $30 por día.

“A este tiempo, si lloviera como en los otros años, ya estaríamos preparándonos para recoger la cosecha, pero todavía le falta”, explica Agustín, quien estima que ya se invirtió alrededor de $2,000 en la producción de tomate, incluyendo la mano de obra.

Los agricultores comentan que en San Lorenzo no han tenido apoyo de la alcaldía y por parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) han recibido los paquetes que cada temporada da la institución pero solo son de maíz, por lo que consideran que se debería ampliar el plan de paquetes agrícolas, así como ofrecer otros apoyos para los agricultores que están sufriendo por la sequía.

Hay zonas territoriales donde han tenido pocas lluvias y los agricultores temen por el poco rendimiento de las cosechas.

PUEDE VER: La sequía ha provocado muerte de reses en varias comunidades de Pasaquina

En Apastepeque, a un kilómetro de San Felipito, seis hombres trabajan una manzana de terreno sembrando la primera milpa de la temporada.

Geovanni López, uno de los trabajadores, explica que no han empezado en el tiempo estipulado a sembrar el maíz y que se han retrasado algunos días por la falta de lluvia.

El agricultor afirma que tiene fe que la humedad que retiene la tierra de esta zona les ayude a que la semilla germine y que les de una buena cosecha.

Al igual que él y sus compañeros, al recorrer la carretera Panamericana se observa que todas las milpas no han crecido lo suficiente.

El joven señala que la producción de maíz se ha vuelto más cara, porque la bolsa de 40 libras de semilla ha pasado de costar $165 a $185, al igual que ha subido el abono y los agroquímicos que utilizan.

Sin embargo, en comparación a otros cultivos les parece que sembrar maíz es, hasta la fecha, menos cara para poder conseguir ingresos para sus alimentos.

“Para la comida siempre hay dinero, aunque sea más cara”, expresa López en referencia a los altos costos de los productos agrícolas y de la canasta básica.

Los agricultores explican que ganan unos $18 por un día de trabajo en la milpa o $9 por medio día, pero a eso le deben agregar el costo del alquiler del terreno que son $300, lo que les puede llevar a hacer una inversión de aproximadamente $900.

Pero para poder subsistir, algunos cuentan que tienen trabajos alternativos, por ejemplo en la construcción.

Los agricultores de Apastepeque afirman que los terrenos en la zona retienen muy bien la humedad, por lo que esperan que cuando llegue la canícula no afecte mucho a los terrenos que no tienen sistema de riego. Foto EDH/ Menly González

El fenómeno de El Niño

En marzo, el ministro de Medio Ambiente, Fernando López, dijo en conferencia de prensa que este año el país sería afectado por el fenómeno de El Niño. “Este año es de transición y estaríamos esperando que, a mediados de año, ya comience el ciclo del fenómeno de El Niño”, declaró.

Aunque el funcionario comentó que el fenómeno, que se caracteriza por la sequía, probablemente llegaría en el mes de Julio.

Miguel Hernández, docente en la Licenciatura en Ciencias Agronómicas y coordinador de la licenciatura de Ingeniería Geológica en la Universidad de El Salvador, ha dado estudio al fenómeno de “El Niño” y expresa que cada vez es más frecuente pues de ocurrir cada siete años, ahora puede presentarse cada cuatro años.

El experto comenta que este fenómeno afecta a todo el planeta y puede tener distintas características, pero en América produce sequía. “Es un ciclo que quisiéramos que durara poco, pero puede extenderse hasta dos años, es decir si se establece el fenómeno, este sería la primera época lluviosa que afecta”, explica.

Hernández afirma que es una obligación tener mecanismos de prevención para esta transición y que estas acciones deben aplicarse incluso en la forma en cómo se recolecta y se preserva el agua para los cultivos. “Es un proceso climático que no podemos detener”, agrega.

Asimismo, señala que la forma en cómo se practica la agricultura debe transformarse para adaptarse a estos fenómenos, pues es un problema que no afecta solo a los agricultores, sino también a la actividad económica de los países.

Walter Gómez, ingeniero agrónomo que coordina el programa de soberanía alimentaria del Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), coincide con la postura de Hernández y expresa que la falta de lluvias podría iniciar un proceso de hambruna que principalmente afectaría a los hogares más precarios y que el abandono por parte de los gobiernos a la agricultura agudizará este problema.

Gómez opina que desde los años 80 se ha reducido el apoyo a la agricultura en general y, específicamente, a la producción de alimentos como maíz, frijol, hortalizas y frutas. “Algunas de las deudas que continúa manteniendo el MAG es la promoción de insumos locales como semillas y abonos naturales; si esto se impulsará no tendríamos que importarlos desde China”, apunta.

A pesar que el maíz es más fácil de producir también se ha vuelto una inversión cara, porque la bolsa de 40 libras ha pasado de costar $165 a $185 de igual manera el abono y los agro químicos han subido. Foto EDH/ Menly González

Además, el ingeniero insiste en que es importante que se implementen sistemas que protejan los cultivos con medidas amigables con el ambiente, cómo crear cubiertas naturales que mantengan la humedad en los terrenos y que permitiría que las plantas tuvieran un riego más eficiente de forma natural, así como apoyar a los agricultores que trabajan en terrenos difíciles como en laderas, muy comunes en la zona paracentral donde cultivan Agustín, don Santos y Geovanni.

Sin embargo, cree que cada temporada de transición del fenómeno de “La Niña” (que son intensas lluvias) al fenómeno de “El Niño” (que implica sequía) se está volviendo cada vez más marcado y que aún no existe conciencia de esta situación que se complica a medida que avanza el cambio climático.

Ambos expertos recalcan que debe comenzar a cambiar la forma en cómo se cultivan los alimentos para que el impacto de los fenómenos ambientales sea menor, y coinciden en que debe reforzarse el apoyo al cultivo de los productos alimenticios, pues hasta la fecha más del 70% de las hortalizas y otros productos consumidos por los salvadoreños son importados, pues esto puede afectar a la nutrición de los hogares que se ven afectados por el alza de precios en la canasta básica.

KEYWORDS

Agricultura Fenómeno El Niño Invierno Ministerio De Agricultura Y Ganadería Negocios Sequía Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad