EPAPER NOTICIAS | Elecciones 2024 TRENDS | Premios Oscar NOTICIAS | Régimen de Excepción SELECCIÓN | David Dóniga

Salvadoreñas ganan menos que hombres con el mismo nivel educativo en el país

La Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2022 arroja que las mujeres tienen mayores dificultades, tanto para acceder a empleos como en los salarios que reciben. La economista Tatiana Marroquín señala aspectos culturales y sistemático que influyen.

Por Juan Carlos Mejía | Abr 24, 2023- 22:33

Las mujeres ganan menos que los hombres, según Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples de 2022. Foto EDH / Archivo / Foto Por Archivo

Dentro de los datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2022, específicamente los que se refieren a la Población Económicamente Activa (PEA), hay una realidad que refleja que, en la cultura y la sociedad salvadoreña, aún hay grietas profundas que necesitan ser superadas para que la economía del país mejore.

Lo anterior se refiere a la importante brecha salarial que se puede observar entre lo que ganan las mujeres y los hombres en el país, una variable que se mantiene constante en todas las categorías de escolaridad que retoma el estudio elaborado por el Banco Central de Reserva (BCR).

En este sentido, y con respecto a las cifras generales y nacionales, las mujeres ganan en promedio unos $59.97 menos que los hombres al mes, pues según la encuesta el salario mensual promedio de la población masculina es de $403.99 frente a los $344.01 que promedia la población femenina.

La economista Tatiana Marroquín señala que uno de los factores que puede darle una explicación a esta situación “es que la sociedad categoriza como algo con mayor valor o más productivo lo que hacen sectores masculinos, es decir, trabajos como la agricultura o la construcción, por ejemplo, y con menos valor lo que hacen los sectores femeninos, más vinculados con los trabajos de cuidado o de enseñanza”.

VER: Salvadoreños tendrán más dificultades para encontrar empleo en 2023, según economista

En este sentido, la economista apunta que otro de los factores que influye es, directamente, la discriminación laboral, pues “hay muchas circunstancias en las cuales, en exactamente las mismas posiciones y haciendo exactamente las mismas cosas, por sexismo se le paga menos a una mujer”.

Pero, ¿refleja esto la EHPM? Los datos, puntualmente, sí demuestran que esta situación ocurre en el aspecto laboral en el país, pues si se revisan los promedios salariales según los rangos académicos, o años de estudios, la brecha se mantiene.

Lo anterior quiere decir que no importa cuál sea el nivel académico de las mujeres en el país con respecto a los hombres, pues aunque una trabajadora tenga la misma cantidad de años estudiados, siempre ganará un salario menor que sus compañeros masculinos.

De manera específica, el estudio arroja que durante el 2022, por ejemplo, las mujeres con una escolaridad hasta tercer grado ganaron, en promedio, unos $220.21 mensualmente, frente a los $295.88 que promediaron los hombres con igual formación.

Por su parte, las mujeres con un nivel académico hasta noveno grado ganaron hasta $282.61 mensuales, en promedio, mientras que los hombres con esa escolaridad tuvieron salarios de hasta $338.48.

Este dato es llamativo porque se traduce en que un 50.4% del total de las mujeres que pertenecen a la PEA tiene una escolaridad máxima de hasta noveno grado y recibe salarios menores a los $283 mensuales.

Si bien es cierto, el estudio indica que los promedios salariales incrementan en la medida en que las personas tienen una mayor escolaridad, lo cierto es que los trabajadores que tienen estudios superiores ganan más que las mujeres que también los tienen.

En este sentido, según la EHPM, una mujer con más de trece años de estudios, que pueden incluir una formación técnica o universitaria, gana un promedio de $582.98 mensuales, mientras que los hombres ganan un promedio de $642.07.

Además: Poca producción de alimentos en El Salvador también encarece la canasta básica, señala CDC

Marroquín apunta que estas situaciones se dan en el país por un tema cultural que está bien instalado en la cultura del país “y por eso no funcionan las leyes que existen”.

La ley a la que hace referencia la economista es la de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres, la cual en su Art. 25 aborda el tema de la participación igualitaria de las mujeres en el empleo, y especifica en el literal g) que se debe eliminar “cualquier diferenciación salarial entre hombres y mujeres en razón del desempeño de un mismo cargo y función laboral”.

La mayoría de mujeres están en la informalidad

Otro dato que arroja la EHPM, y que refleja cómo el papel de las mujeres está relegado dentro de la dinámica laboral del país, es que la mayoría está en el rubro del trabajo informal, es decir que se dedican a trabajar en negocios propios, sin remuneraciones fijas y sin prestaciones de ley. Muchos de estos negocios propios se reducen a ventas ambulantes en los mercados del país.

Dentro de los grupos ocupacionales en los que trabajan los salvadoreños de la PEA, el 44.8% está en el rubro de la informalidad frente a un 18.6% de los hombres. Mientras que en los trabajos no calificados, que pueden ser personas empleadas para oficios varios en un negocio, el dato está muy igualado, con 20.2% de las mujeres y 21% de los hombres.

Un dato que sobresale es que las mujeres superan a los hombres en los grupos ocupacionales que se refieren a trabajos en oficina o intelectuales, sin embargo, ambos sectores, tanto mujeres como hombres, poseen una poca participación en estos rubros, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Hogares.

Con respecto a la fuerte presencia de las mujeres en el sector informal, Marroquín explica que esto también está vinculado con el tema cultural debido a que, por lo general, en la sociedad salvadoreña los deberes relacionados con el cuidado y crianza de los hijos se delegan a las mujeres, lo que las obliga a quedarse en trabajos de este tipo con el fin de poder buscar ingresos al mismo tiempo que se encargan de cuidar a los infantes. “Es común ver a mujeres con sus hijos en los puestos de los mercados”, apunta.

Por el otro lado, también está la poca oferta laboral para el sector femenino, pues según Marroquín “el mercado formal no logra absorber la demanda”, lo que orilla a las mujeres a quedarse en el rubro de la informalidad. “La misma situación del país no permite que haya más oferta de empleo a la que también puedan aplicar las mujeres (…) esto tiene consecuencias bien graves porque no tienen protección social y tampoco tendrán una pensión cuando lleguen a la vejez”, concluye la economista.

KEYWORDS

Condiciones De Trabajo Desigualdad Económica Economía Economía Familiar Encuestas Hombre Mujer Negocios Salario Salario Mínimo Trabajo Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad