EPAPER Puente de Baltimore | Precios de la gasolina | Eclipse parcial solar | Selecta

Kevin Cruz y TreeCloud, los pioneros de la inteligencia artificial en El Salvador

El salvadoreño Kevin Cruz fundó en 2018 el primer laboratorio de inteligencia artificial de Centroamérica. La empresa ya desarrolla soluciones reales basadas en esta tecnología, que promete convertirse en la industria del futuro y una oportunidad para países en desarrollo

Por Moisés Alvarado | Nov 07, 2023- 07:32

San Salvador, 3 de noviembre de 2023 Kevin Cruz es pionero en el desarrollo de inteligencia artificial en El Salvador. Ha ayudado a crear programas que ayuden al gobierno a predecir temporales que pueden afectar a las siembras y otros programas que ayudan a formular las inversiones que debe hacer para hacer crecer la economía del país. EDH/ Francisco Rubio

¿Alguna vez has visto o utilizado una de esas herramientas que crean imágenes artísticas con solo escribir unas pocas palabras? Es impresionante cómo, aparentemente de la nada, ante tus ojos puede aparecer una desconocida obra de arte. Otro tanto pasa con ChatGPT, que puede darte una respuesta coherente a lo que sea que le preguntes. Lo que sea, como “puedes explicarme qué es computación cuántica usando sorbetes”.

Ese y muchos otros logros son posibles gracias a la inteligencia artificial, la disciplina en la que un programa de computación es diseñado para replicar esa facultad humana que nos permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarnos una idea de la realidad. Vuela la cabeza darte cuenta de los alcances de esta tecnología. Y, en particular, del machine learning, que tiene entre sus aplicaciones el procesamiento y análisis de enormes cantidades de datos, que serían imposibles de manejar a través de otro método.

Y en El Salvador, un joven se ha convertido en pionero. Kevin Cruz es el fundador y CEO del primer laboratorio de inteligencia artificial en Centroamérica: TreeCloud Technologies. La empresa no es una desarrolladora de software, sino una creadora de herramientas científicas, soluciones que aún no existen para todo tipo de problemas.

“Los países de la región tienen que entrar de lleno al desarrollo de la inteligencia artificial como una estrategia de desarrollo. Para 2030, se calcula que se convertirá en un mercado que moverá 1.3 billones de dólares”, apunta Cruz.

Te puede interesar: Fundación Gloria Kriete otorgó $79 mil a innovadores sociales salvadoreños

Fundada en marzo de 2018, TreeCloud ha desarrollado soluciones para diversos rubros. Para una empresa en Estados Unidos, crearon una herramienta capaz de sintetizar, por sí misma, música para generar entornos inmersivos (por ejemplo, en el metaverso) que responden a los sonidos de manera orgánica. La tecnología es usada por Sony Music y ya ha sido aplicada para espectáculos de Lady Gaga o el DJ inglés Paul Oakenfold.

En el metaverso, las cosas reaccionan al sonido: árboles que danzan al ritmo de la música, movimientos en el suelo que tienen interactividad, luces, un dragón que escupe fuego… todo generado automáticamente y en tiempo real.

San Salvador, 3 de noviembre de 2023 Kevin Cruz es pionero en el desarrollo de inteligencia artificial en El Salvador. Ha ayudado a crear programas que ayuden al gobierno a predecir temporales que pueden afectar a las siembras y otros programas que ayudan a formular las inversiones que debe hacer para hacer crecer la economía del país. EDH/ Francisco Rubio

TreeCloud también ha generados asistentes virtuales para marcas tan prominentes como la aerolínea Qatar Airways.

Y hay desarrollos para esta parte del mundo. Para el gobierno de El Salvador, por ejemplo, TreeCloud creó un modelo para predecir el clima mediante la información de las estaciones meteorológicas del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Usa una red neuronal recurrente que es capaz de realizar pronósticos precisos con 72 horas de anticipación. También puede vaticinar si habrá sequía en un periodo determinado. La herramienta se realizó con la intermediación del Programa Mundial de Alimentos. Debido a que el Gobierno de El Salvador, el receptor de la herramienta, la maneja de forma interna, reservada, no les ha sido posible darle seguimiento a su utilización.

TreeCloud tiene grandes aspiraciones. Una de ellas es su proyecto StarHope, al que quieren convertir en el primer satélite salvadoreño en el espacio, para el que se requiere, según Cruz, una inversión cercana a los $500,000 dólares.

Los peligros de las IA. Las oportunidades

El ejemplo es conocido. La empresa Meta (propietaria de Facebook) creó una inteligencia artificial destinada a negociar. Para ello, fue entrenada con millones de datos. Sin embargo, la misma comenzó a tomar decisiones autónomas, como la creación de un lenguaje propio, que solo era inteligible para la misma herramienta. Dos agentes virtuales (Bob y Alice) comenzaron a comunicarse mediante este idioma. Las conversaciones no eran comprensibles para sus creadores, pero era claro que existían importantes intercambios de información. Meta se vio obligado a apagar la herramienta para evitar riesgos.

“Los países de la región tienen que entrar de lleno al desarrollo de la inteligencia artificial como una estrategia de desarrollo. Para 2030, se calcula que se convertirá en un mercado que moverá 1.3 billones de dólares”

Kevin Cruz, fundador de TreeCloud.

Se ha especulado sobre los peligros de la inteligencia artificial: uno de ellos es que sea capaz de manipular y hackear procesos críticos, como el control de las bombas nucleares en los arsenales mundiales. Por ello, la semana pasada, 29 países (incluyendo a Estados Unidos y China) firmaron un manifiesto en el que se comprometieron a generar controles estrictos sobre esta nueva tecnología, que cada mes tiene nuevos avances. Lo hicieron, precisamente, en el marco de la Cumbre de Seguridad sobre Inteligencia Artificial, en Reino Unido.

Kevin Cruz es consciente de estos peligros. Pero también de las potencialidades que la Inteligencia Artificial tiene para las empresas en la región para potenciar sus negocios. Una de las formas más interesantes e inmediatas es el aprovechamiento de los “sistemas desatendidos”, aquellos que generan grandes cantidades de información que no se está analizando y que pueden ser de provecho para una compañía. Como ejemplo, Cruz habla de sistemas de vigilancia por cámaras, que pasan monitoreando todo el día.

“Mediante una herramienta de inteligencia artificial, tú podés generarle valor a esta data. ¿Cuántos clientes te han llegado a visitar? ¿Cuántos te compran? ¿Cuál es la frecuencia con la que lo hacen? Eso es un ejemplo práctico al que le estamos apuntando ahorita”, dice.

Además: ¿Un regalo perfecto? Emprendedora salvadoreña sale adelante con ingenio y determinación

En la actualidad, por ejemplo, han generado para un cliente en El Salvador, con alcances regionales, un sistema de asesoría financiera y fiscal, que se encarga del control del flujo de efectivo, las finanzas corporativas o de clasificar automáticamente el catálogo de cuentas. Todo esto le permite a quien lo posee tomar decisiones más informadas con más rapidez.

Y esto solo con respecto a un negocio privado. Es interesante imaginarse lo que se podría hacer con la data que posee todo un Estado. ¿Cómo sería la investigación tributaria con herramientas de inteligencia artificial? ¿Podría generarse un presupuesto supremamente eficiente, introduciendo al modelo criterios como el desarrollo humano o la igualdad de oportunidades?

La refundación y las aspiraciones

En abril de este año, la Asamblea Legislativa aprobó la “La Ley de Fomento a la Innovación y Manufactura Tecnológica”, que exonera de varios impuestos a empresas dedicadas a los rubros de tecnología. Entre estos está el de la renta. Sin embargo, esta contaba con un problema, que para optar al beneficio las empresas debían ser nuevas. Por ello, automáticamente quedaban excluidas las empresas ya en operación como TreeCloud.

“Es una medida para que vengan empresas extranjeras a invertir y darle trabajo a salvadoreños. Es algo de celebrarse, pero tiene esa desventaja”, comenta Kevin Cruz. Sin embargo, para ser objeto de los beneficios las compañías locales pueden optar por refundarse, es decir, terminar con la anterior identidad jurídica y empezar de nuevo. Eso es lo que hará su empresa, aunque el proceso todavía está iniciando.

Kevin asegura que desde el Ministerio de Economía su compañía ha recibido apoyo, sobre todo, “de exposición”, pues le han permitido divulgar en varios eventos los beneficios de la tecnología y lo han puesto en contacto con empresas pequeñas locales, para desarrollar proyectos que optimicen sus procesos. También ha sido incluido en la plataforma Economía Digital, impulsada por el Ministerio de Economía y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que busca integrar a los diferentes actores de la industria tecnológica en el país. Pero poco más.

Para TreeCloud, dice Kevin, las ambiciones son grandes: “buscamos convertirnos en el primer unicornio de Centroamérica en el campo de la tecnología, es decir, en la primera empresa valuada en $1,000 millones”.

TreeCloud como catalizador de desarrollo

Kevin Cruz es un experto en el desarrollo de inteligencia artificial. Pero, ¿qué se estudia para llegar a serlo? El salvadoreño se formó en la Universidad de Stanford, California, una de las más prestigiosas del mundo. Allí pudo graduarse en la carrera de Computer Science, en la que tuvo una sólida educación específica sobre inteligencia artificial, así como estadística y matemáticas, claves para el desarrollo de la tecnología. Con el conocimiento aprendido, tuvo el sueño de emprender desde El Salvador. Así creo TreeCloud, que no solo ha servido para el desarrollo de tecnología y nuevos negocios. También ha formado a jóvenes locales, graduados de los centros de estudio nacionales, que tuvieron la oportunidad de aprender sobre la tecnología. Actualmente, TreeCloud está formado por un equipo de 11 personas, pero por sus filas han pasado 32 desarrolladores, algunos de los cuales han podido conseguir trabajos en empresas de inteligencia artificial en Estados Unidos y otras partes del mundo.

Limitaciones de un país pequeño

Según Kevin Cruz, en Centroamérica es necesario invertir en el tema de infraestructura de comunicaciones. Actualmente, en El Salvador, por ejemplo, la velocidad máxima de internet es de 300 megabytes por segundo. En países desarrollados como Estados Unidos, el mínimo se coloca en 600. Incluso se pueden alcanzar cifras tan masivas como los 10 gigabytes por segundo, 33 veces mayor que la velocidad máxima de El Salvador. Kevin Cruz considera que un punto crucial para el desarrollo de la industria en la región pasa por una mejora en el tema. “Por eso es que vemos que no aterrizan, por ejemplo, empresas como Tesla y sus vehículos autónomos, porque para su funcionamiento se requieren el envío de cantidades masivas de información, que no podrían enviarse con una velocidad tan limitada”, comentó el desarrollador.

REGRESAR A LA PORTADA

KEYWORDS

El Salvador Inteligencia Artificial Negocios Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad