EPAPER Lluvias en El Salvador | Bitcoin | Selecta | Espectáculos

Congelación de las tarifas eléctricas es asumida por generadores y distribuidores

Algunas empresas de estos sectores ahora tienen problemas de liquidez. Más exportaciones repercutieron en aumentos de precios en 2023.

Por Moisés Alvarado | Ene 30, 2024- 05:18

El costo del servicio eléctrico también se ha elevado en El Salvador. Foto EDH/ Archivo

El 15 de octubre de 2023, la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) anunció que los precios de la energía eléctrica para consumidores finales se actualizarían y, con ello, aumentarían en un 9%. Cinco días después, el ahora presidente en licencia, Nayib Bukele, anunció, en el marco de la inauguración de la presa 3 de Febrero, que ese incremento no se haría efectivo y que, incluso, los salvadoreños serían beneficiados con un subsidio del 5% a las tarifas eléctricas, que fue aprobado por la Asamblea Legislativa.

Lo que no dijo el presidente es que los precios de la energía deberían haber aumentado desde el 15 de julio, cuando se ordenó el primer congelamiento de los precios desde la SIGET. Lo ocurrido en octubre fue una toma de decisión tardía, que llegó cuando el incremento ya había sido anunciado.

Tampoco dijo que quienes asumen las consecuencias de ese congelamiento no son las instituciones públicas, sino las generadoras privadas y las distribuidoras. Eso es lo que comenta un participante del mercado mayorista de energía eléctrica, quien solicitó resguardar su identidad. En el país, la tarifa se calcula tomando en cuenta los costos de producción en el trimestre anterior. Es decir que, por ejemplo, para el 15 de octubre, la base para establecer los precios fue lo ocurrido en los meses de julio, agosto y septiembre. Por lo tanto, el pago que hacen las distribuidoras a las generadoras no es consistente con ese trimestre en curso, sino con el anterior.

LEA MÁS: Central hidroeléctrica Guajoyo ha generado nula energía en los últimos meses

Así, si los costos en el ejercicio actual son menores a los del anterior, las generadoras reciben más de lo que les cuesta producir. Si es lo contrario, reciben menos. ¿Y qué pasa cuando la tarifa no se ajusta? Se genera un hoyo financiero, producido por el dinero que dejó de llegar. Según dos fuentes del mercado energético, los distribuidores y los generadores privados se reparten ese déficit en una proporción del 50% para cada uno. Es decir, que entre los dos sectores han debido asumir ese 9% de la tarifa eléctrica que no se ha sumado a los recibos.

Esto ha tenido serias repercusiones en las empresas generadoras, que han perdido liquidez y, por tanto, se han visto obligadas a buscar financiamiento en bancos. Eso lo confirma un representante de una de estas compañías, que pidió no mencionar su nombre ni el de la sociedad porque no cuenta con la autorización para ventilar, todavía, estos hechos.

La tarifa de energía continuará congelada, por lo menos, hasta el 15 de abril, según lo que quedó establecido en el decreto legislativo. ¿Es posible continuar asumiendo esos faltantes si la tarifa se continúa congelando? Eso depende de que los costos no continúen elevándose.

“La subida del 9% era real, lo que establecía el mercado. Este gobierno ha venido interviniendo en el mercado casi constantemente. Saben que vienen elecciones y un aumento en el precio de la energía eléctrica es impopular”, comenta Carlos Martínez, experto en energía y catedrático de la Universidad de El Salvador (UES).

La influencia de la exportación en el aumento de precios

El Salvador cerró 2023 como el país que más exportó energía eléctrica en toda Centroamérica, con 1.15 millones de megavatios/hora, según datos del Ente Operador Regional (EOR), organización encargada de la gestión comercial del Mercado Eléctrico Regional (MER) de América Central.

Sin embargo, las ventas no fueron constantes. Dos tercios de estas se registraron entre enero y mayo. Hubo una bajada notoria para el mes de junio y esto fue por decisión de la SIGET, que detectó que la euforia por vender comenzaría a repercutir en un aumento de los precios de la energía eléctrica.

Según dos fuentes que conocen del mercado de la exportación, las empresas en El Salvador vieron una buena oportunidad para vender debido a la crisis de lluvia registrada en toda Centroamérica. Muchos países comenzaron a registrar déficit en su producción, como Honduras. Mientras eso sucedía, la energía eléctrica registraba precios bajos en El Salvador, gracias, en parte, a la apertura de la planta de gas natural de Energía del Pacífico.

El mes en el que el país más vendió fue marzo, cuando superó los 224,000 megavatios/hora.

“Aprovechando eso, se comenzaron a activar las fuentes de energía más caras, como el fuel oil de Acajutla o de Termopuerto. Y lo que establece el mercado es que los costos se calculan respecto a la fuente de generación más cara. De allí que los precios comenzaran a subir”, comenta uno de los consultados.

La SIGET comenzó su prohibición de vender energía eléctrica fuera de lo ya comprometido cuando los niveles de los embalses de las hidroeléctricas bajaron. Lo permitieron cuando se recuperaron, a partir de septiembre.

VOLVER A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

El Salvador Exportaciones Negocios Pérdidas Económicas Tarifas Eléctricas Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad