EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

"(Con una pensión) nosotros no pensamos en darnos lujos... pensamos en (asegurar) la comidita”

La profesora Elizabeth Valdez recibe un tercio de su salario de referencia como pensión, a pesar de haber cotizado durante 35 años. No le alcanzaría para sobrevivir.

Por Moisés Alvarado | Jun 07, 2024- 08:48

Foto EDH/ Menly González

En El Salvador, pensionarse es un privilegio. En 2022, solo 14 de 100 personas en edad de retiro percibieron algún tipo de ingreso de esta naturaleza, según datos oficiales.

Pero, al cumplir con todos los requisitos, ¿está asegurada una vejez digna, con una pensión que permita mantener el mismo nivel de vida que se tenía mientras se trabajaba? La respuesta es un rotundo no: el sistema no es capaz de brindar una tasa de sustitución (el porcentaje del salario de referencia que significa una pensión) lo suficientemente digna.

LEA MÁS: La deuda con el Fondo de Pensiones ya supera los $10,000 millones

Elizabeth Valdez ejerció la docencia por 35 años. Por ello, tuvo la oportunidad de recibir un salario digno en su profesión, el máximo al que se puede optar en el aula, un poco superior a los $1,100. Con 61 años, se jubiló hace un año. Para su sorpresa, toda una vida de trabajo se ha traducido en una pensión de $405, del que mes a mes le quedan $365 al restar el gasto en salud.

Si dependiera de esa pensión, la docente estaría solo $100 por encima de la línea de la pobreza extrema, aquella en la que un hogar no puede adquirir una canasta básica.

“Imagínese, si uno vive en la ciudad, solo de recibos se le van $50. Ya va quedando poquito para la comida… la verdad es que nosotros no pensamos en darnos lujos, en hacer viajes. Solo pensamos en (asegurar) la comidita”, dice la maestra, que comenzó su andar en el gremio como profesora en una escuela rural de San Pablo Tacachico, en el actual La Libertad Norte. Agradece haber tenido la visión de hacerse, en su juventud, con una casa propia: un alquiler laceraría sus finanzas.

La de Valdez es la suerte de la mayor parte de los pensionados en nuestro país. Según un análisis de la agencia calificadora SCRiesgo, la tasa de reemplazo en El Salvador es de un promedio del 33 %. Una persona que tenía como salario $1,000 podría optar a unos $330.

A sus 61 años, trabaja con gusto en un aula, pues todavía puede ejercer la profesión. Sin embargo, vive con el miedo de recibir en su bandeja de correo electrónico un mensaje en el que se le notifique su despido, debido a su edad y a su condición de pensionada.

“Yo espero que al menos me den un año más”, comenta. Siendo madre soltera, muy pronto podrá ver a su único hijo graduarse como doctor. “La vejez es lo más triste para una persona sin una profesión, sin un colchoncito de ahorros”, dice, analizando que la mayor parte de las personas en este país ni siquiera pueden pensionarse.

Para este trabajo, El Diario de Hoy entrevistó a otras tres personas pensionadas que perciben un tercio de su salario de referencia. A algunos les ha quedado la mínima, que se calcula en $304.17. Sin embargo, prefirieron que sus nombres no aparecieran en esta nota por temor a represalias, como ser privados de algún servicio de salud.

VOLVER A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

El Salvador Fondos De Pensiones Negocios Pensión De Jubilación Pensiones Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad