EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

"Dentro se viven cosas horribles": Detenido narra torturas sufridas en el penal de Izalco

El testimonio de este hombre coincide con el realizado por otros capturados: Maltratos y torturas por parte de carceleros. Asegura que vio morir a varios por falta de atención medica y por los golpes y maltratos recibidos.

Por Francisco Rubio | Oct 20, 2022- 06:00

Raúl relató los días difíciles que vivió en la prisión, del sufrimiento suyo y de su familia. Foto EDH/ Francisco Rubio

Raúl tiene miedo de contar su experiencia de dos meses en el penal de Izalco, ya que no sabe las consecuencias que puede traerle a él o a su familia. Aún así decide hacerlo porque siente la necesidad de que los salvadoreños se enteren de lo que se vive desde el momento en que son capturados bajo el régimen de excepción.

Raúl barría en la entrada de su casa cuando observó una patrulla de la Policía Nacional Civil. Pasaron diez minutos, el vehículo regresó y unos agentes se bajaron para pedirle sus documentos y su celular. Él los entregó sin temor, confiado. “Todo está bien, pero lo vamos a tener que llevar con nosotros”, respondió uno de los policías.

“En frente de mí redactaron un documento lleno de mentiras. Me pusieron tres cargos solo por antojo de ellos”, recuerda Raúl. Le pusieron esposas y se lo llevaron para unas bartolinas donde había varios detenidos (algunos eran evidentemente pandilleros). Pasaron unos días antes de que lo trasladaran al Centro Penal de Izalco en Sonsonate.

TE PUEDE INTERESAR: En Quelepa velaron a sus hijos debido a un rumor

Torturas en el penal de Izalco

En esta lo recibieron con torturas. Los cinchos plásticos para cables, usados en lugar de esposas, le apretaban tanto que Raúl sentía que sus dedos iban a explotar por la presión.

“Nos obligaron a quitarnos la ropa, quedamos solo en bóxer y nos pusieron de rodillas. Pasamos alrededor de 4 horas así, fue horrible. Yo tengo problemas en el nervio ciático, por lo que sentía que mi espalda y todo mi cuerpo se iban a quebrar”.

Raúl, quien estuvo detenido en Izalco

Detrás de él estaba un joven que se acurrucó unos segundos debido el cansancio y por eso fue golpeado por los custodios.

Los carceleros eran sus torturadores, sostiene. Los obligaron a correr con la mirada baja y si alguno levantaba la mirada, era castigado. No querían que los detenidos les miraran el rostro. Uno de los detenidos se equivocó de camino y fue golpeado hasta romperle las costillas.

Raúl además recuerda a un joven (lo consideró menor de edad) que recibió muchos golpes por parte de los custodios y, luego, lo metieron en un barril de agua con hielo. El joven se desvaneció y otro hombre, también detenido, se levantó para recoger el cuerpo del joven y gritó a los custodios “que acababan de matar a su hijo”. El presunto padre también fue golpeado por protestar.

Sometidos al agua

Raúl fue el siguiente en pasar al barril: “Creo que duré como 20 minutos saliendo y entrando, sentía que moría”. Mientras los custodios le preguntaban por situaciones que no podía responder, ya que asegura no tiene relación con grupos delictivos. Luego de ser interrogados, fueron llevados a sus celdas. Recuerda que los pandilleros eran separados de los civiles, mientras que los primeros sectores de esa prisión eran para personas no vinculadas a grupos criminales.

NOTA RELACIONADA: Exhuman restos de reo sepultado en fosa común sin avisar a la familia

En la celda donde deberían estar 30 personas en su respectivas camas, había alrededor de 130 detenidos. Ahí estuvo ocho días con fiebre y malestares y, según narra, los únicos que le ayudaron fueron los demás detenidos. “En ningún momento me ayudó un custodio o alguien más”, comentó.

“Durante las noches gritábamos pidiendo ayuda a los custodios porque muchos de los detenidos estaban bien enfermos y necesitan ayuda urgente. Después de una hora llegaban, pero la persona ya estaba muerta”.

Raúl, quien estuvo detenido en el penal de Izalco

La comida, según él, olía mal y a veces traía alas o patas de cucarachas, pero que aun así la ingerían, ya que era lo único que había. Él llegó pesando 230 libras y perdió 70 libras en dos meses.

Libertad

Luego de 15 días detenido, tuvo su primera audiencia junto a 300 hombres y 100 mujeres de modo virtual con un juez en un juzgado del Centro Judicial Isidro Menéndez. A 299 hombres y 295 mujeres les dictaron prisión por 6 meses en la etapa de instrucción.

Raúl y 5 mujeres tuvieron una sentencia distinta, ya que pagaron a un abogado particular. Logró obtener una fianza de $2,000, pero debió esperar encarcelado hasta que su esposa lograra obtener esa cantidad de dinero. Luego de eso fue liberado, no sin antes “ser castigado”. Los sacaron a las 6 de la mañana del penal de Izalco y estuvo de pie durante 7 horas para luego ser trasladado a las bartolinas de San Salvador, donde al fin se reunió con su esposa e hijos.

LEE TAMBIÉN: Familiares de detenidos durante el régimen se reúnen con procuradora: “Se ha comprometido que sí nos va a ayudar”

Lo más doloroso para él al regresar a su casa fue enterarse que su familia paso hambre porque gastaron todo el dinero en pagar al abogado, la fianza y los paquetes con alimentos y artículos de higiene para el penal.

Raúl agradece y admira a los familiares de los detenidos en el régimen de excepción que han estado fuera de los penales día y noche para entregar paquetes o preguntar por el estado de su pariente.

Informe de Cristosal confirma el relato de Raúl

El informe presentado este miércoles por Cristosal con una recopilación de violaciones a los derechos humanos durante el régimen de excepción también incluye denuncias similares al testimonio de Raúl.

Zaira Navas, jefa de la unidad de Estado de Derecho y Seguridad de Cristosal, comentó que desde el inicio del régimen de excepción se han vulnerado los derechos humanos de miles de salvadoreños.

ADEMÁS: Cristosal registra 80 muertes al interior de penales durante régimen de excepción

Cristosal cuenta con denuncias hechas por reos que han sido liberados después de meses de estar detenidos arbitrariamente.

Las denuncias de Cristosal buscan encontrar un sentido a las 80 muertes dentro de los penales, que se han podido constatar con documentos de Medicina Legal y antecedentes legales, los cuales muestran que la mayoría de las causas de decesos han sido “edema pulmonar” o “paro cardiaco”. Estas causas fueron posiblemente causadas por el maltrato físico y mental recibido por los custodios de los distintos penales.

  • En este artículo ha sido usado el nombre Raúl, ya que la persona que brindó este testimonio pidió la reserva de su identidad por temor a represalias.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Cristosal Derechos Humanos Regimen De Excepción Sucesos Tortura Zaira Navas Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad