EPAPER Segundo mandato de Bukele | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Selecta | Espectáculos

Tamalería Anita tiene 30 años de tradición en la calle Arce de San Salvador

Ester Garmendia emprendió hace tres décadas su negocio de tamales junto a su esposo Orlando Solórzano y hoy venden 3,000 unidades al día

Por María Navidad | Feb 26, 2023- 06:00

Con un sonrisa, así recibe a sus clientes Ester Garmendia en la Tamalería Anita. Foto EDH/ Jessica Orellana

Con esfuerzo y dedicación, Ester Garmendia y su esposo Orlando Solórzano lograron levantar un negocio familiar que a diario produce 3,000 tamales de diferentes sabores.

Todo comenzó con una olla pequeña de tamales que colocaban en una acera cerca del Teatro Nacional, en la capital. Ahora tienen su puesto de venta ubicado sobre la calle Arce, siempre en el corazón de San Salvador.

“Compramos un perol y así comenzamos a vender. Poco a poco se nos fue incrementando la clientela”, explicó Garmendia.

Las ollas con más de 500 tamales cada una y el olor que caracteriza los productos de doña Ester llaman la atención de los peatones. Sus clientes prefieren los tamales de doña Ester por su buen sabor.

TAMALERIA ANITA CALLE ARCE 1
Desde las 4:00 de la madrugada comienza la elaboración de los antojitos típicos. Foto EDH/ Jessica Orellana

En el negocio ofrecen tamales pisques, de elote, chipilín con queso, elote con frijol, gallina, de azúcar, y de costilla y sus precios varían desde los $0.35 hasta $0.75.

Es así como hace 30 años nació la “Tamalería Anita”, nombre que surgió por una de sus hijas. A pesar que su nombre es Ester, los clientes la reconocen como Anita.

Nadie me conoce por mi nombre, todo es Tamales Anita, tengo clientes que me dicen ‘hola Anita quiero tantos tamales, no me dicen mi nombre solo Anita”, relató.

3,000 tamales

producen a diario para ser comercializados en el centro de San Salvador.

Ester y Orlando, en sus 30 años de matrimonio, procrearon 10 hijos, quienes también forman parte del negocio. Y es que elaborar tamales no es una receta fácil. A doña Ester y 10 personas más que le ayudan les toma toda la mañana para poder salir a tiempo con la venta.

Desde las 4 de la mañana que empezamos, hasta las 8 de la noche que llego a la casa de vender, es todo el día”, relató Ester.

En su vivienda, ha adecuado un espacio para tener las cocinas, el molino y las mesas donde preparan los tamales. Aunque el trabajo es pesado, Garmendia disfruta preparar los tamales.

TAMALERIA ANITA CALLE ARCE 2
Ester Garmendia, junto a su esposo Orlando Solórzano, ofrecen desde hace más de 30 años tamales pisques con salsita de tomate, chipilín con queso, de elote, elote con frijol, gallina, de azúcar y costilla. Foto EDH/ Jessica Orellana

Este trabajo ha sido su única fuente de ingresos. “Yo empecé a vender desde que tenía unos 14 años”, detalló la emprendedora.

La infancia de Ester no fue fácil, ante el abandono de su madre, a los ocho años fue llevada donde una señora, Mercedes, para que trabajara en su negocio.

“No hay una receta secreta, todo está en que los materiales sean de buena calidad”,

Ester Garmendia, propietaria de Tamalería Anita.

Mercedes se convirtió en una madre para Ester y fue ella quien le enseñó a hacer tamales. En un comienzo ella solo los preparaba y luego los daba a vender, pero cuando conoció a Orlando, él la impulsó a crear su propio negocio.

Compramos los materiales y comenzamos a trabajar independientemente”, añadió Orlando, quien aprendió el oficio de sastre, pero cuando se casó con Ester dejó su trabajo y comenzó el negocio de los tamales.

TAMALERIA ANITA CALLE ARCE 4
Los tamales se elaboran de seis especialidades y cada uno tiene su toque. Foto EDH/ Jessica Orellana

“Yo aquí hago oficios varios, ir a traer material, dejar pedidos y moler el maíz. El día sábado que es el más pesado comienzo desde la 2:00 de la mañana a moler, son casi 400 libras de maíz”, relató Orlando.

Con el esfuerzo de ambos, han sacado adelante a su familia de 12 miembros. Ana y Loida, dos de sus hijas, también han aprendido la receta.

“A los 12 años comencé ayudarle a mi mamá”, dijo Ana, quien desde pequeña se vio interesada en el negocio. Por su parte, Loida, de 13, se encarga de envolver tamales y despenicar el chipilín.

REGRESAR A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Antojitos Típicos Breaking News Emprendimiento San Salvador Sucesos Tamales Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad