EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Karla fue condenada a dos años de internamiento y su madre defiende su inocencia

Minutos antes de su captura, Karla G estaba muy emocionada compartiendo la noticia con su familia de que sería mamá. Luego, salir de su casa le costó su libertad y su embarazo.

Por Graciela Barrera / Jessica Orellana | Nov 12, 2022- 21:45

Foto EDH / Jessica Orellana

Luego que el pasado 14 de octubre, la diputada de Nuevas Ideas, Suecy Callejas, mencionara, en una plenaria de la Asamblea Legislativa, que la menor Karla G. es una "pandillera activa", su madre asegura que son “inventos de la diputada” para no responder por la injusticia que, según ella, han cometido contra su hija, quién estaba embarazada y perdió a su hijo, luego de ser detenida.

“Nuncá nos avisaron que mi hija había tenido un aborto. Después de como dos meses de estar capturada, un día le llevé paquete, me han dicho en la portería (que) no era necesario, que ella había perdido al bebé hace días y ellos no nos avisaron, es una injusticia”, asegura su madre.

Para la madre de Karla G., que la diputada dijera que la menor es una pandillera activa es el reflejo de que no están haciendo bien las investigaciones. “Ni ella ni mi familia tienen nada que esconder, usted le puede preguntar a cualquier vecino y le va decir que ella con nadie se metía”.

El caso de Karla se dio a conocer el pasado 6 de octubre, luego de que su madre denunciara que la menor fue capturada el 18 de junio de 2022 por elementos militares quienes, según el relato de la familia, la golpearon a pesar de advertirles que estaba embarazada.

La madre de la menor se enteró, meses después, que su hija perdió a su bebé mientras estaba detenida en el Centro de Internamiento para Menores Rosa Virginia Pelletier, en Ilopango.

Los defensores de Karla tienen la documentación del Hospital Nacional de San Bartolo, donde se afirma que ella ingresó al centro asistencial a las 9:30 de la noche, del 22 de julio para que se le practicara un legrado.

Karla tenía 16 años cuando fue capturada por elementos militares, después de casi cuatro meses de estar capturada, cumplió los 17 años. Ella, al igual que otras cinco menores de edad, fueron llevadas en vías de investigación.

“Yo todos los días rezó para que ella regrese”, comenta, entre lágrimas, la angustiada madre de Karla, quien insiste que su hija no es pandillera.

Condena de Karla

Karla G., de 17 años, fue sentenciada a dos años de internamiento, luego que un juzgado de Sonsonate la encontrara responsable del delito de asociaciones ilícitas. La jueza del caso de la joven basó su dictamen en la resolución de la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, en la que se sostiene que es suficiente la declaración de un policía para determinar que una persona es miembro de una pandilla.

“Yo soy testigo de que los que la capturaron no fueron policías, fueron soldados. Pero lo que uno dice no les interesa, ellos dijeron que eran policías y yo dije que fueron soldados y no me hicieron caso, porque ellos querían hacer lo que ellos decían que era”, reaccionó Anathalya, la madre de la adolescente, tras la decisión de la jueza.

Ella pide a las autoridades que actúen correctamente y que no acusen a personas que no pertenecen a organizaciones criminales.

“Ellos acusan que mi hija participó en pandillas pero eso no es cierto, y lo que dijeron los policías se lo inventaron porque ellos no estaban ahí en la hora de la captura de mi hija”, destacó.

De acuerdo con el testimonio de la madre y retomado por organizaciones de derechos humanos, Karla G. fue golpeada por los militares al momento de su arresto el pasado 16 de junio en una zona rural de Sonsonate, y como consecuencia de ello, perdió a su bebé.

Tras la condena de Karla G, Anthalya, su madre, está preocupada porque se ha quedado sin trabajo por todas las veces que ha tenido que viajar para dejar los paquetes de insumos a su hija desde que fue detenida. Ahora no tiene forma de generar ingresos, y asegura que debe gastar alrededor de $100 mensuales en los paquetes que le lleva a su hija.

Anathalya ahora no tiene un ingreso económico y todo lo que recauda es para que su hija detenida tenga los insumos. “Hasta yo me puedo morir de hambre en mi casa porque no voy a poder ni llevarle a ella ni tener para mí”, relató.

LEER SOBRE LA CAPTURA: "La hincaron luego la botaron de un 'empujón'", familiares denuncian que adolescente de 17 años perdió a su bebé tras su captura

“Mi hija no está bien, yo pedí en la audiencia que me le hicieran exámenes pero la jueza me dijo que los doctores tenían que ver eso y no ella”, narró. Anathalya, además, está preocupada por el estado de salud de su hija, comentó que tiene varicela.

“Mi hija no es de palo, ella tiene un corazón que le duele”, dijo la madre de Karla, quien afirmó que su hija no ha recibido las atenciones necesarias por la pérdida de su embarazo. Además, dijo que pudo ver los exámenes que Medicina Legal le practicó a su hija y en los que se constataría que la joven no está bien de salud.

Con resignación, Anathalya explicó que solo quiere que las autoridades dejen en libertad a su hija. “Pero si igual ya me la capturaron, ¿qué puedo hacer?”, exclamó.

TAMBIÉN: “Confié en usted señor presidente, dio $300, se los devuelvo, pero devuélvame a mi hija": madre de menor capturada

KEYWORDS

Embarazo Niñas Niñez Regimen De Excepción Sucesos Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad