La disputa entre dos alcaldías por las islas Perico y Periquito en La Unión

Ambas municipalidades se amparan en documentos y mapas del CNR. Es un litigio que los diputados deberán resolver.

Vista aérea de la isla Periquito, donde empresarios chinos construirían un complejo hotelero. Foto EDH/ Marvin Rodríguez

Por Jorge Beltrán

Sep 06, 2018- 22:00

Felícita Marquina muestra con orgullo un candil de keroseno con el que se alumbraron por muchos años en la isla Perico. Parece mostrarlo con orgullo, como un vestigio de un pasado que dejaron atrás hace poco menos de dos años.
Ese candil quedó como objeto obsoleto desde que la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) les donó 33 paneles solares; con eso los 134 habitantes de la isla vieron cómo el desarrollo tecnológico les hizo dar un salto de calidad en sus vidas, claro está, aparte de los teléfonos celulares.

A varios kilómetros de esa isla, Antonio Fermán, el alcalde de San Alejo, extiende sobre su escritorio un mapa con firmas y sellos de empleados del Centro Nacional de Registros (CNR) donde claramente – dice él – consta que las islas Perico y Periquito le han pertenecido siempre al municipio que gobierna desde el pasado 1 de mayo.

Junto al mapa titulado Propuesta de límite municipal entre La Unión y San Alejo, el edil muestra un documento de fecha 23 de marzo de 2017, con la referencia 1408-1414, dirigido a los delegados de las alcaldías de La Unión y San Alejo. El documento describe al mapa, con el mismo número de referencia, que Fermán ha extendido y en el que se ve que una línea doble y cortada con la que se marca los límites territoriales deja en territorio de San Alejo, las islas Perico y Periquito.

LEA ADEMÁS:

“Acá en la isla Perico somos pobres, pero felices”

Así se resume el porqué 134 personas no quieren desalojar las islas Perico y Periquito a sabiendas de que están en terrenos privados. La posible venta de ambos territorios insulares ha generado preocupación en los habitantes.

Tanto el mapa como el otro documento tienen las firmas y sellos de José Arnulfo Deras Erazo, analista de la Unidad de Límites Municipales del CNR, y de William Roberto Bernal, coordinador de la Unidad de Límites Municipales, de la misma institución.

Fermán dice que no le sorprende que el municipio de La Unión esté reclamando como suyas las dos islas a cuyos habitantes visitó el pasado viernes 24 de agosto para comprobar de primera mano la incertidumbre en que están viviendo todos los vecinos del cantón Isla Perico. Éstos dicen que Fermán les prometió apoyarlos.

 

 

 

El alcalde tiene su hipótesis sobre ese interés: “Primero pienso que él (el alcalde Ezequiel Milla, de La Unión) ha de haber tenido información privilegiada de alguna futura inversión que iba a venir a la isla y por eso imagino está insistiendo en decir que es de ellos la isla para que la empresa que se vaya a ubicar en la isla pague las tasas a la municipalidad de La Unión”.

La visita del alcalde de La Unión

Hace unos tres meses, el alcalde de La Unión llegó a la isla Perico. Sus residentes describen así aquel evento: Como algo que nunca había sucedido, un día vieron llegar a Ezequiel Milla. Se bajó de una lancha en el embarcadero del islote. Llevaba consigo una treintena de bolsas que contenían víveres.

TE PUEDE INTERESAR:

INFOGRAFÍA: Empresarios asiáticos interesados en comprar isla salvadoreña

La familia que es dueña de una porción del islote lo ha puesto en venta. Sin embargo hay 35 familias que han vivido ahí por siete décadas.

Algunos habitantes aseguran que Milla sólo desembarcó, pero no entró al caserío. En el embarcadero llamó a los isleños, les dio las bolsas de víveres (una bolsa de frijoles, una de arroz, una bolsa de aceite, pasta dental y papel higiénico),cuyo valor como mucho podría rondar los 15 o 20 dólares cada una; y desde allí les dijo que la isla iba a ser vendida por sus dueños y que debían desocupar.

A cambio, compradores y vendedores les ofrecían un lote de 10X20 metros cuadrados en un lugar del municipio de La Unión conocido como La Chacra. La oferta incluía materiales de construcción y transporte para el traslado. Quienes no quisieran los lotes ofrecidos, se les entregaría siete mil dólares a cambio de desalojar sus casas.

No más de cinco familias preguntaron al alcalde si podían aceptar solo ellos la oferta pero el edil dijo que no, que tendrían que abandonarla todos, que la isla debía quedar vacía.

El alcalde matizó, dicen los vecinos de la isla Perico, diciéndoles que allá vivirían mejor, que sus hijos tendrían mejor futuro por estar más cerca de la ciudad.

Pero los habitantes más ancianos de la isla no creen en la sinceridad de ese ofrecimiento. Especulan que algo se esconde detrás de las intenciones del alcalde, y creen que pedirles que desalojen la isla no es un apoyo o alguna ayuda. Ellos allí son felices, dicen, a pesar de la pobreza material que los rodea.

Viven alejados del bullicio de la ciudad. El único ruido que escuchan es el canto de los pájaros, los ladridos de los pocos perros que hay y el ronroneo lejano de las lanchas que llegan o se alejan a pescar en la bahía.
Porque los isleños solo tienen dos actividades de subsistencia.

La primordial es la pesca; la secundaria, la agricultura. En ambas, la ausencia de lluvia por casi tres meses, los ha puesto en aprietos económicos, ya que todos los cultivos se malograron y la pesca está escasa, especialmente la del camarón.

LEA ADEMÁS:

Pobladores denuncian que isla salvadoreña está a la venta

La parte en venta mide 125 hectáreas.

Tres pipianes tullidos es lo único que queda en la parcela que Carmelo Viera cultivó a principios de invierno. En las demás, los isleños han sembrado maíz, pero éste no ha germinado porque hasta el jueves 30 de agosto no había caído ni una gota de lluvia. Ese día en la noche cayó una débil lluvia.

¿Un gesto de humanismo?

El alcalde Milla niega que haya una intención personal en su visita. Asegura que su propósito es nada más asegurarse de que quienes vendan y quienes compren la isla no vayan a desalojar a todas esas familias y las vayan a dejar al parque o en cualquier vía pública, tal como hicieron con las familias de la comunidad El Espino, en Antiguo Cuscatlán, o con quienes habitaban Las Marañoneras, en el municipio de Intipucá.

“Yo simplemente fui una vez a la isla porque pertenece al municipio de La Unión. Entonces lo que se está haciendo allí o pretenden hacer los asiáticos, de desarrollar la isla, construir un resort, poner oficinas… y ahí vive gente y no se les puede desalojar así nomás”, sostuvo Milla en una entrevista telefónica

“Yo le fui a decir a la gente que no están solos, que no se preocupen, que no les van a venir a desalojar así nomás. Interés personal no tengo, únicamente estoy viendo que no se cometan los mismos errores que se cometieron en Intipucá y en Antiguo Cuscatlán”, aseguró el alcalde que, como el de San Alejo, militan en el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Milla corre con su tercer período como edil de La Unión, en tanto que su colega de San Alejo, apenas comienza su primer período.

Sin embargo, los habitantes de la isla aseguran que el terreno donde están los lotes que les serían asignados en caso de desalojar la isla de manera voluntaria son propiedad de Milla, señalamiento que el edil refuta y asegura que La Chacra está dividida en tres sectores y que donde serían reubicados, es el que se conoce como La Chacra de Los Machado.

Milla reclama la isla para el municipio que gobierna

En el jaloneo por la pertenencia de las islas Perico y Periquito, el alcalde Milla también dice disponer de documentos que acreditan que ambos territorios insulares están en la jurisdicción de la municipalidad de La Unión.

El día que un equipo de El Diario de Hoy visitó esa alcaldía, el alcalde estaba en San Salvador, cumpliendo compromisos oficiales, entre éstos dos entrevistas en televisión, una en la mañana y otra en la tarde.

LEA ADEMÁS:

Fiscalía inicia investigación por la venta de isla salvadoreña

El Fiscal General y funcionarios del Centro Nacional de Registros visitaron la isla el pasado viernes para hacer una inspección técnica, hablar con pobladores y verificar que no les violenten sus derechos.

Pero ordenó al jefe de comunicaciones de la comuna que mostrara documentos en que constaba la pertenencia de la isla. Entre los documentos que Milla tiene están la copia de un mapa de ubicación catastral donde consta que la isla Perico tiene dos porciones, una que es propiedad privada y otra que es del Estado; así como varias constancias de que los dueños de la porción privada, a abril del 2011, estaban solventes con los impuestos municipales.

Además, tiene unas fichas catastrales en las que consta quiénes son los dueños actuales: Teresa G. Í., Claudia M. Q., Milagro C. Í., Layeta M. Í. y Marcelino Í. B.

Todos esos documentos datan de abril de 2011, año cuando por primera vez vino una comitiva de ciudadanos chinos, según fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), a quienes se les mostró las instalaciones del Puerto de La Unión y las áreas extraportuarias.

DCIM101MEDIADJI_0796.JPG

Las fuentes aseguran que en esa visita, funcionarios salvadoreños entregaron a los chinos información importante sobre los mismos inmuebles y sobre las islas Perico y Periquito para que la analizaran y tomaran las decisiones que les convinieran.

Uno de los documentos que Milla parece asignarle mayor fuerza probatoria de que ambas islas son de La Unión, es uno titulado Plan de desarrollo territorial para la región de La Unión, elaborado por el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano.

En ese documento (sin firmas ni sellos) está marcado con amarillo el siguiente párrafo: “Sin embargo para San Alejo es especialmente importante la Isla Perico, aunque está fuera de su territorio geográfico, ya que pertenece a La Unión; la razón es que está habitada por personas originarias de un barrio del núcleo de San Alejo y de algún modo la vinculación se mantiene”.

LEA ADEMÁS:

Asamblea prohíbe la venta de isla Perico y Periquito a extranjeros

La medida aplica también para otras islas, islotes, cayos o insulares.

Y esa parece ser la respuesta idónea que da Milla cuando se le pregunta por qué los habitantes de la isla hacen sus trámites de documentos de identificación en San Alejo.

Ante eso, el edil de San Alejo reitera su hipótesis de que el alcalde de La Unión (como funcionario municipal) podría tener información sobre inversiones en esas dos islas lo cual representaría intereses económicos para su municipio.

Pero el alcalde Fermán dice que no piensan quedarse de brazos cruzados y que en todo caso, espera que la Comisión Especial (de la Asamblea Legislativa) para investigar el dominio, posesión y uso de las islas Perico y Periquito le dé la razón: que ambos territorios le pertenecen a San Alejo.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar