EPAPER NOTICIAS | Elecciones 2024 TRENDS | Premios Oscar NOTICIAS | Régimen de Excepción SELECCIÓN | David Dóniga

Investigador policial es acusado de matar a joven que intercedió por vigilante

El crimen fue cometido en Apopa, minutos después de que el policía saliera de un bar donde había tomado cervezas, según ha indagado la familia. El sospechoso habría usado la pistola y balas de equipo. La institución policial guardó silencio sobre este caso.

Por Jorge Beltrán Luna | Nov 07, 2023- 22:46

Ana Navarrete muestra a foto de su ijo, Eduardo Fabricio Sol Navarrete, quien murió nueve días después de que fuera herido con dos balazos. Acusan a un investigador policial que andaba borracho. Foto EDH/ Jorge Beltran

El pasado 17 de octubre, después de tomar aproximadamente 12 cervezas dentro de un bar en la colonia Jardines del Norte 1, en Apopa, Miguel Ángel Guzmán, se aseguró de llevar consigo su pistola, salió del lugar y se subió a su motocicleta.

Ateniéndose a que era investigador de la Policía Nacional Civil (PNC) quiso salir por donde quería y eligió salir por el portón alterno de la colonia, el cual, por disposición de la directiva comunal, es cerrado a las 9:00 p.m. y los vigilantes tienen orden de mantenerlo así. Los residentes saben de esa disposición tomada en consenso.

Cuando el policía llegó al referido portón, quiso obligar al vigilante para que se lo abriera y al no ser obedecido, comenzó a golpearlo, según los vecinos.

El agredido pidió auxilio. Hasta ese momento, aparentemente, no sabía que su agresor era agente de autoridad… en estado de ebriedad.

Un joven que estaba cerca vio el acto de matonería y, palabras más, palabras menos, gritó: Ey, Gordo, están golpeando al vigilante.

Te puede interesar: Red para la Infancia expuso ante CIDH afectaciones del régimen a la niñez

El Gordo no era otro que Eduardo Fabricio Sol Navarrete, un joven de 32 años, originario de la colonia, que a esa hora solía sacar a Keyla, su perra pitbull de 12 años, sorda y con ceguera.

eduardo fabricio sol navarrete joven asesinado por policia
Foto EDH/ Cortesía

Eduardo soltó a Keyla y corrió a auxiliar al vigilante. En ese afán intentó parar la agresión. Hasta ese momento, Eduardo tampoco sabía que era un policía quien agredía al seguridad.

Se escucharon cinco detonaciones. Eduardo dio un giro sobre sí mismo y cayó. Dos disparos lo habían impactado: uno en una pierna y otro en el abdomen. Los otros tres perforaron la lámina del portón que el vigilante no quiso abrir.

Todo lo anterior es lo que sobre la muerte de Eduardo relatan algunos de sus familiares y vecinos de la colonia donde la víctima vivió toda su vida.

Nueve días de lucha por vivir

Eduardo fue llevado de inmediato al hospital nacional Zacamil. La pierna la llevaba destrozada y de la herida en el abdomen manaba abundante sangre. Fue operado de inmediato pero el diagnóstico no era alentador.

La bala del abdomen le había dañado mucho el hígado. En las próximas horas aún tuvo fuerzas para narrar lo que había ocurrido. Luego cayó en estado de inconsciencia.

De allí fue una gran batalla que duró 9 días. Del hospital llamaron a los familiares para que autorizaran amputarle una pierna. También les informaron que era necesario dializarlo porque el grave daño del hígado había repercutido en un daño en los riñones.

Eduardo falleció el 26 de octubre luego de una lucha de nueve días. En sus estadísticas diarias, la Policía Nacional Civil (PNC) solo indicó que uno de los dos homicidios registrados ese día era el de una persona lesionada el 17 de octubre y que el hechor ya estaba capturado.

No dijo que el hechor era miembro de la corporación policial, que le pegó dos balazos a Eduardo con el arma y las municiones que la PNC le había dado para que cumpla sus funciones policiales. Tampoco lo mostraron en redes sociales, como suelen hacer con la mayoría.

Colonia inundada de policías

Aquel 17 de octubre, minutos después del crimen contra Eduardo, la colonia Jardines del Norte 1 fue invadida por policías y soldados. Los familiares y vecinos creyeron que se trataba de mero interés policial por indagar el caso.

eduardo fabricio sol navarrete joven asesinado por policia
Según hermanos de Eduardo Sol, esta es la última foto que el joven se hizo el 17 de octubre anterior, poco antes de ser acribillado por un policía, en Apopa. Foto EDH/ Cortesía

Sin embargo, no tardaron en darse cuenta que el aparente interés policial era porque el hechor era investigador policial, asignado a la delegación de Apopa y residente en una colonia de ese mismo municipio, afirman familiares de la víctima.

También: Madre e hija enviadas a prisión acusadas del asesinato de vecina en Santa Ana

Pocas horas después Miguel Ángel Guzmán fue arrestado bajo cargos de homicidio agravado en grado de tentativa, es decir, que la persona no había muerto.

El 24 de octubre fue realizada la audiencia inicial en contra de Guzmán quien, según fuentes judiciales, pidió que se le otorgaran medidas sustitutivas a la detención provisional, lo cual le fue negado.

Ese mismo día, según fuentes judiciales, policías que custodiaban las bartolinas de la delegación de Apopa intentaron ayudarlo en el sentido de negar que tuvieran órdenes de trasladarlo al juzgado donde se realizaría la audiencia.

Familiares de la víctima también aseguraron que el día de la audiencia, el abogado particular del acusado les hizo vídeos, como forma de intimidación, aseguran.

“El que le quitó la vida a mi hijo es un policía”

Hasta ayer se desconocía si la fiscalía había solicitado que, tras la muerte de Eduardo, al investigador policial se le cambiara el delito, es decir, que ya no fuera procesado por homicidio imperfecto o tentado, por homicidio agravado.

A pesar de que la Fiscalía y los investigadores que llevan el caso tienen diversas pruebas que incriminan a Guzmán, como el autor de la muerte de Eduardo, familiares y vecinos temen que, por ser miembro de la PNC, sea favorecido en el proceso judicial.

El Diario de Hoy constató que en el trayecto del bar hasta donde el policía acribilló a Eduardo hay varias cámaras de videovigilancia, incluyendo unas colocadas por la misma comunidad en el lugar donde fue cometido el crimen.

También hay cámaras afuera y dentro del bar donde Guzmán estuvo departiendo con otros dos hombres, supuestamente, también miembros de la PNC.

Ana Navarrete, madre de Eduardo, asegura que aparte del dolor siente rabia al pensar que quien le quitó la vida a su hijo fue una persona que ha sido preparada en una academia policial y que usó el arma y balas que la corporación le entrega para proteger a las personas.

“Es indignante, verdaderamente. Estos malos elementos ya no deben existir. Yo nunca perdí a un hijo por la delincuencia. Había mareros, pasamos amenazas, pero nunca le quitaron la vida a un hijo. Yo quiero que esto llegue a oídos del presidente. Quiero que se haga justicia. Mi hijo sufrió por ocho días”, afirmó Ana, mientras describía cómo era Eduardo.

“El que le quitó la vida a mi hijo es un policía. Es investigador. Se llama Miguel Ángel Guzmán Cruz. Lo sé porque los mismos policías dijeron. El andaba con el equipo de trabajo, con la moto de trabajo…”, aseguró Ana.

Eduardo ayudaba a sus padres en un negocio familiar. Su tiempo libre lo ocupaba para ir al gimnasio. Su muerte conmocionó a muchos de sus vecinos, quienes lo describieron como una persona respetuosa y servicial. Su madre asegura que Eduardo murió precisamente por ser solidario, al defender a una persona que estaba siendo agredida.

Agente de la deco capturado por extorsión

El pasado 2 de agosto, el agente asignado a la División Elite contra Crimen Organizado (DECO), identificado como José Wilfredo Caishpal Aguirre, fue capturado bajo cargos de extorsión agravada; de acuerdo a fuentes cercanas a la investigación, Caishpal Aguirre exigía $10,000 a una persona a cambio de no capturarla bajo el régimen de excepción. Luego bajó su exigencia a $6,000, pero la víctima le dijo que solo tenía $450. Supuestamente está en prisión preventiva mientras la Fiscalía termina la investigación.

Sargento de la fuerza armada viola a menor de edad

El 23 de septiembre, en el cantón Mizata, municipio de Teotepeque, La Libertad, un sargento perteneciente a la Marina Nacional, que andaba al mando de una patrulla de cinco militares, violó a una menor de 13 años, bajo amenazas de capturarla bajo el régimen de excepción, según afirman testigos del hecho. La menor regresaba de la playa cuando fueron interceptados por la patrulla de militares. Los demás soldados también fueron arrestados por no impedir que el sargento cometiera la violación.

REGRESAR A LA PORTADA

KEYWORDS

Asesinatos El Salvador PNC Policía Sucesos Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad