EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Alfredo, el “hombre orquesta” que recorre las calles de San Miguel

Alfredo Díaz se gana la vida cantando y tocando una serie de instrumentos al mismo tiempo.

Por Iliana Ávila | Dic 20, 2022- 10:24

A sus 68 años, Alfredo Díaz Ramírez, recorre las calles de la ciudad de San Miguel, con la esperanza de que alguien le pida que cante una canción acompañado de su armónica, una guitarra y un tambor que toca al mismo tiempo, hábilmente colocados y manipulados por él.

“Algunas personas se burlan de uno, pero el mundo es grande y si a usted no le gusta una canción hay dos que sí les gusta, por eso no me apachurra”, asegura Alfredo.

Cada canción tiene el valor de $1.00, pero adelanta que solo le gusta cantar música de antaño. “A mí no me gusta la música de joven, porque tiene palabras obscenas, y al rechazar una canción a un joven se pone mal”, señala.

Lea más: Empleados paralizan recolección de basura en Acajutla en exigencia de $100 de bono navideño

Antes de las 9:00 de la mañana hasta la 1:00 de la tarde, se le puede observar caminando en el centro de la ciudad de San Miguel, terminal de buses o recorriendo algunas colonias de la ciudad, aunque en ocasiones decide visitar otros lugares del país. “Tengo 7 años que ando alegrando aquellas personas que están tristes, al que le gusta la música y al que no le gusta ni modo que no puedo hacer nada”, sonríe.

Alfredo Díaz vive solo, asegura que se casó, pero no tuvo hijos. En cierta ocasión, sentado en una hamaca, se puso a pensar qué podía hacer para trabajar y fue entonces que se le ocurrió sacar provecho de su talento. “Me inventé los primeros aparatitos, pero la armónica se caía al suelo, pero luego inventé algo más y ahora ya no se me cae, la armónica es lo que más me cuesta”,  señala.

Su amor por la música inició cuando tenía 12 años. Primero cumplía con sus labores en el campo y en las noches practicaba guitarra.  “Trabajé en un taller de aviones, andaba mi guitarra en el avión, regaba venenos; trabajaba en Jiquilisco (Usulután) y otras partes donde había campamentos algodoneros. También soy carpintero de banco o carpintero fino. Cuando quebró la cooperativa no me dieron mi tiempo y me vi en la necesidad de irme del país”, cuenta.

Lea más: Hallan carro a cien metros de donde murió motociclista en San Francisco Menéndez

A sus 68 años, la música se ha convertido en su compañera y con  un poco de ingenio también es ahora su sustento para poder vivir sus últimos años que son un regalo que Dios le ha dado, considera Alfredo.

REGRESAR A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Ancianos Comunidades Músico San Miguel Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad