EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Conoce a abuelita que vive sola en las montañas de Citalá

Lejos de la caótica ciudad, Venancia Morales ha vivido por más de 100 años. Espera que las hijas que la han olvidado lleguen a visitarla. Su esposo murió hace cuatro años.

Por Jonatan Funes | Feb 18, 2023- 22:13

Para llegar a su casa se tiene que ingresar por una propiedad privada, y caminar más de una hora. Unos minutos cerro arriba y luego hasta abajo. Se trata de subir, bajar y volver a subir las montañas. Foto EDH/ Jonatan Funes

Venancia Morales dice tener 112 años, aunque no tiene ningún documento que respalde ese dato. No recuerda el año en que nació, el mes, ni el día. Su esposo, Rafael Sandoval, murió hace cuatro años. Desde entonces, vive sola en una pequeña casa de adobe en las montañas de Citalá, en Chalatenago, en el límite con Honduras.

Vivir entre las montañas, peñascos y acantilados es, sin duda, el sueño que muchos quieren pero no todos pueden. Ella vive aquí desde su juventud. Rodeada de pinos, en un clima fresco, con aire puro, lejos del ruído la ciudad. Así son sus días.

Venancia nació y creció en el cantón el Cipresal, a los 25 años su esposo Rafael Sandoval se la llevo a vivir entre estos cerros. Foto EDH/ Jonatan Funes

La desventaja es no tener energía eléctrica, agua potable, acceso a la salud, servicios básicos que todo ser humano debe tener y más si se trata de un adulto mayor.

En la cúspide de Citalá se encuentra el cantón Talquezalar. El sol no perdona en estas alturas, pero la brisa hace un balance. Desde acá se puede observar parte de Ocotepeque, Honduras.

La casa no es más que dos cuartos pequeños, con las paredes agrietadas que siguen sobreviviendo ante la manifestación de la naturaleza. Foto EDH/ Jonatan Funes

Para llegar a la casa de Venancia, se tiene que ingresar por una propiedad privada y caminar más de una hora.

Su casa, escondida entre unos peñascos, no se puede ver desde lo alto, ni desde abajo. No hay una señal que indique el camino. Sin las indicaciones de los lugareños, no hay forma de saber que alguien viva allí.

“Cuto”, es un perro que tiene pinta de coyote escuálido y que le hace compañía. Ladra tres veces ante la presencia de un extraño, que se puede suponer que es difícil que alguien venga por estos rumbos tan seguido. Foto EDH/ Jonatan Funes

La casa no es más que dos cuartos pequeños, con las paredes agrietadas, que siguen sobreviviendo ante la manifestación de la naturaleza.

“Me gusta vivir aquí, estoy a gusto. Yo sola paso”, señaló Venancia.

En un cuartito tiene su cama de madera con sábanas, un recipiente con arroz, maíz y en el otro la cocina de leña, una piedra para moler, recipientes para almacenar agua y algunos utensilios.

“Me gusta vivir aquí, estoy a gusto. Yo sola paso”, señala la anciana. Foto EDH/ Jonatan Funes

Los días de Venancia no varían en lo absoluto.Se despierta a las cinco de la mañana, a oscuras comienza a sacar a las gallinas que duermen a un costado de su cama.

Antes que el sol caliente, prepara el fuego para hacer café, calienta las tortillas que ella misma hace y come lo que tenga. El menú no varía: huevo, arroz, frijoles y tortilla.

Vive en medio de las montañas del municipio de Citalá en Chalatenango. Foto EDH/ Jonatan Funes

“Cuto” es un perro que tiene pinta de coyote escuálido y que le hace compañía. Ladra tres veces ante la presencia de un extraño, y se puede suponer que es difícil que alguien llegue por esos rumbos con frecuencia.

El perro observa desde lejos, tembloroso, y se echa al suelo, sin más. Es un regalo de su hijo Jaime, el único varón entre las siete mujeres que tuvo. También tiene un pato y una gallina con sus polluelos.

Venancia nació y creció en el cantón El Cipresal. A los 25 años, su esposo, Rafael Sandoval, se la llevó a vivir entre estos cerros. Ambos subsistieron de cultivar la tierra. Tuvieron ocho hijos, en especifico, siete mujeres y un hombre. Dice que no conoce hospitales, que sus hijos los tuvo en casa.

La desventaja es no tener energía eléctrica, agua potable, acceso a la salud, a los servicios básicos que todo ser humano debe de tener y más sí es adulto mayor. Foto EDH/ Jonatan Funes

A pesar de vivir sola, Toya y Jaime, sus hijos, que no viven tan cerca, son los que están al pendiente de ella. De sus otras hijas no sabe nada y lamenta que no se acuerden de su existencia. “Mis hijas no se acuerdan de mi, si no quieren venir que no vengan, a la fuerza para que vienen. Una se llama Filomena y otra María Luisa, no quieren venirme a ver”, recalcó la mujer.

“Me gusta vivir aquí, estoy a gusto. Yo sola paso”, señaló.

La vida Venancia se hizo viral luego que el canal de Jose Luis Xplorer la publicara en YouTube.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Ancianos Ancianos Centenarios Citalá Comunidades Montañas Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad