EPAPER NOTICIAS | Elecciones 2024 TRENDS | Premios Oscar NOTICIAS | Régimen de Excepción SELECCIÓN | David Dóniga

“Viví el cáncer con tristeza en el corazón y una sonrisa en el rostro”

Una abuela y su nieta marcan la vida de un centenar de niños con cáncer, enfermedad que han conocido muy de cerca y que las ha llevado por un camino de tenacidad y mucha fuerza espiritual.

Por Xiomara Alfaro | May 07, 2023- 06:00

Foto EDH/ Lissette Monterrosa

Juana Antonia Aparicio, tiene 57 años, y es uno de los rostro detrás de Dani Slime, un programa de ayuda social para infantes que padecen cáncer, cuya idea nació en una camilla de Oncología del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom.

Desde hace seis años, doña Juana junto a su nieta Daniela, a quien adoptó como hija desde que tenía dos años, luego que su madre emigrara a Estados Unidos, visitan el hospital para llevar artículos de primera necesidad a los niños y sus madres.

Toallas húmedas, pamper, cepillos de dientes, papel higiénico y pasta dental, entre otros, son colocados en canastas que son entregadas a un promedio de 100 pacientitos que están ingresados en el área de Ortopedia, Infectología y en la Fundación Ayúdame a Vivir. A esta faena se suma Luis, esposo de Juana.

LEE TAMBIÉN: Emprendedores | ¿Un regalo perfecto? Emprendedora salvadoreña sale adelante con ingenio y determinación

Foto EDH/ Cortesía

Previo al Día de las Madres, abuela y nieta se ocupan en cada detalle del evento que ofrecerán a finales de mayo. “Llevamos una fiesta muy bonita, con rifas, llevamos música y regalos para los niños y sus madres”, dice Juana, una mujer de tez morena para quien la vida no ha sido tan fácil.

A los 16 años, cuando solo había cursado octavo grado, tuvo a su primer hijo; a los 20 ya era madre de tres, la más pequeña una niña que, en sus palabras, llegó a cambiarle la vida para siempre.

Su hija Graciela emigró a Estados Unidos en 2007 y su nieta tenía dos años cuando quedó a su cargo; ocho años más tarde, esta dedicada mujer sería golpeada por una dura noticia que jamás esperó escuchar.

“Ella ha sido uno de los pilares más grandes que Dios ha puesto en mi vida. Desde que iniciamos mi emprendimiento ella siempre me dijo que íbamos a poder lograr muchas cosas. Ella es mi fuerza”

Daniela Guardado, nieta de doña Juana Aparicio

“Desde la infancia siempre tuve el deseo de superarme y buscar el éxito en la vida. Siempre me consideré una mujer fuerte, que luchaba por sus hijos. Fui como la de mil usos, porque hacía de todo para ayudar con el sustento de mi casa. Había muchas carencias y limitaciones, pero siempre me sentí fuerte para enfrentar cualquier adversidad, hasta que el cáncer tocó a mi nieta y me hizo flaquear; aquella mujer fuerte y luchadora sentí que se había ido”, explica.

Juana relata que se encontraba en un momento en el que la vida empezaba a cambiar para ella y su núcleo familiar, había menos necesidad, pero fue entonces cuando la enfermedad quiso arrebatarles lo que juntos estaban logrando. A los 10 años, en 2017, Daniela fue diagnosticada con Osteosarcoma, un tipo de cáncer que afecta los huesos, en este caso el fémur. Una de sus piernas fue amputada.

“Desde ese momento olvidé mi vida fuera del hospital. Mi enfoque era ella, nuestra fe y nuestro sufrimiento”, confiesa.

Luego de unos meses en el hospital, la mujer recuerda cómo al regresar a casa se sintió derrotada. “En ese momento le dije a la niña: ‘Dani, no vaya a permitir que nadie dañe su mente’, y lo tomé para mi también; fue un tiempo muy difícil, viví el cáncer con tristeza en mi corazón y con un sonrisa en el rostro, no podía fallarle a ella (Daniela)”, relata.

Ese mismo año, abuela y nieta llevaron el primer donativo a los niños y sus madres en el hospital Bloom.

Gracias a la ayuda de su abuela, Daniela logró perfeccionar su técnica para la elaboración de Slime, producto que venden para reunir fondos y poder comprar los artículos que llevaran a los niños.

“Mi abuela ha sido uno de los pilares más fuertes que Dios me ha dado en la vida. En mi proceso de cáncer ella fue quien me transmitía fuerza, muchas veces ella no dormía con tal de que yo durmiera bien, sin dolor, sin molestias. Ha estado cada día para mi”, dice la joven ahora de 16 años.

Actualmente ambas imparten talleres y son invitadas a diferentes eventos donde comparten su historia. Marcas reconocidas también se han unido como patrocinadores en eventos que son organizados para los niños por Dani Slime.

REGRESAR A LA PORTADA

KEYWORDS

Cáncer Cáncer Infantil Comunidades El Salvador Historias Humanas Hospital Bloom Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad