EPAPER Desalojos Costa del Sol | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Torneo Clausura 2024 | Espectáculos

Actitud positiva y el apoyo entre mujeres para luchar contra el cáncer

Las mujeres que pasan o son sobrevivientes del cáncer de mama encuentran fortaleza y sororidad en otras para salir adelante.

Por Yessica Hompanera/servicios@eldiariodehoy.com | Oct 20, 2022- 21:04

Foto EDH/ Yessica Hompanera

Liuva, María José y Violeta son sobrevivientes de cáncer de mama. Además de su ímpetu ante la enfermedad encontraron la sororidad (solidaridad entre las mujeres) para salir adelante y formar lazos de amistad y una alianza que las lleva a inspirar a otras que comienzan su camino a la recuperación.

Ellas se han juntado para conmemorar la victoria contra la enfermedad en la Asociación Salvadoreña para la Prevención del Cáncer (ASAPRECAN) en San Salvador, en el día internacional de lucha contra el cáncer de mama. Esta institución realiza diferentes programas y proyectos para apoyar a las mujeres con tratamientos y sirve de centro de convergencia donde ellas encuentran apoyo.

Violeta Pineda es una de ellas y a sus 42 años comenta que su tratamiento comenzó el 5 de enero hasta el 10 de diciembre de 2021. Fueron los meses más duros, pero de los que supo sacar fuerza tras descubrir su cáncer de mama a través de la autoexploración y de exámenes de rutina. “La ultra determinó que era un cáncer etapa tres”, explica, junto a ella están Liuva y María José en una sala de la Asociación.

Cuenta que al mismo tiempo de saber su diagnóstico se enteró que una de sus primas también estaba en la misma situación. Días atrás murió su abuela materna del mismo padecimiento. “El apoyo de la familia, sobre todo de las mujeres, fue grande e inspirador. No hubo ningún día en el que no sintiera apoyo a través de llamadas o textos”, señala con un tono vivaz mientras sus amigas asientan la cabeza en aprobación.

Considera que la sororidad y el compartir experiencias con otras es fundamental para crear lazos para sobrellevar el tratamiento. “El apoyo de otras mujeres que hayan pasado por eso o alguien que conozca, es crucial. Porque sin esto nuestro estado anímico decae y eso nos bajan las defensas. Como pacientes oncológicos eso es algo que no puede pasar. Hay que disfrutar y hacer nuestra vida normal como si no tuviéramos la enfermedad. La actitud positiva es lo más importante y seguir el tratamiento al pie de la letra”, señala.

También: Afrontar de manera resiliente el cáncer de mama

Foto EDH/ Yessica Hompanera

En septiembre de 2022, la fundación Edificando Vidas informó con datos del Ministerio de Salud que para el año pasado se registraron 2, 735 casos de cáncer de mama en El Salvador, 1,275 casos más que en 2020. La misma organización aseveró otra alarmante cifra, y es que para el 2021 se reportaron 35, 665 salvadoreños que fueron diagnosticados con algún tipo de cáncer.

A un lado de Violeta está María José Castro. Ella lleva una blusa rosa que va a juego con sus aretes de listón del mismo color. Tiene 28 años de edad y se llama así misma como una “sobreviviente”. Hace seis años le detectaron cáncer de mama y mucho antes de eso suponía que esto era algo que ocurrió en mujeres mayores de más de 50.

Es la primera mujer dentro de su familia cercana que fue diagnosticada, por lo que sus primeras preguntas fueron: “¿Por qué a mí?, “¿Por qué fui la primera?”. Ocurrió en 2017 cuando estaba preparando su proceso de graduación en la licenciatura en relaciones públicas. “Me sentí una pelotita en el seno izquierdo y no le tomé importancia. Supuse que ya se me iba a quitar; tampoco tenía información del tema y ya en dos meses se hizo más grande y era notorio”, dice con franqueza. 

Tras su hallazgo María José fue al médico para realizarse una ultrasonografía que reveló que en su pecho se albergaba “una masa” de cinco centímetros que tras exámenes clínicos determinaron se trataba de un carcinoma infiltrante o invasivo en etapa tres.

Desde que comenzó el tratamiento estaba consciente que perder un pecho sería parte del proceso y que tendría que aceptar para sobrevivir y cumplir su sueño de graduarse de la universidad. “Cuando iba a la mastectomía pedí a los médicos que retrasaran la cirugía un mes más porque me chocaba con un módulo de la universidad y si lo dejaba era atrasarme en el proceso de graduación”, cuenta. Su petición la envió hasta el consejo del hospital nacional de la Mujer quienes aceptaron.

“Lo que me impacto fue cuando se me estaba cayendo el cabello porque pensaba solo en la foto de mi título de graduación y así salí. Fue un proceso duro porque nunca me imaginé pasar por un proceso de cáncer y en noviembre de 2017 me dijeron que era libre”, señala con felicidad.

Lea más: ¿Qué es el cáncer de mama?, la enfermedad que mata a miles de mujeres cada año

Foto EDH/ Yessica Hompanera

Agrega que una de los factores que determinó su recuperación fue el encontrar a otras mujeres que contaron su experiencia ante la enfermedad y que le sirvieron para decirse a sí misma que no estaba sola. La inspiración la encontró en otras mujeres que la ayudaron a ser más fuerte.

Uno de ellas es Liuva Nieto, de 61 años de edad, su lucha contra el cáncer de mama comenzó en 2019 con un dolor agudo en su pecho y tras varios días con ese malestar visitó a su ginecóloga que le indicaron que se trataba de cambios hormonales, pero su intuición le indicaba otra cosa. Dos meses después de haber ido donde la médica, ella se realizó un autoexamen en el pecho y percibió una sensación de tener algo dentro de su pecho .

“Era un dolor agudo e intenso. Le dije a mi esposo que me llevara a una clínica particular donde me hicieron radiografía y exámenes. La mastóloga hizo la prueba y me dijo que necesitaba operarme para sacarme el tumor pequeño de 3 centímetros. Quince días después me confirmó: ‘es un cáncer carcinoma grado tres infectante agresivo’”, comenta Liuva durante la entrevista.

La primera reacción de ella fue asociar la palabra cáncer con la muerte, pero de esos pensamientos encontrados y de secarse las lágrimas se dijo así misma que derrotaría la enfermedad. “Siempre mantuve una actitud positiva y me aferré a Dios (…) le dije al doctor que quería vivir. El apoyo de mi familia tuvo mucho que ver y fue algo muy lindo”, explica.

Octubre es el mes de la prevención de esta enfermedad y para ello hay diversas campañas que invitan a la autoexamen mamario para detectar algunas anomalías como como protuberancias, hendiduras, enrojecimiento, entre otros. Se debe de hacer una vez al mes a partir de los 20 años. Los factores de riesgo son envejecimiento, antecedentes familiares, uso de anticonceptivos y radiaciones contaminantes.

REGRESAR A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Cáncer Cáncer De Mama Enfermedades Sucesos Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad