NOTICIAS | Ley de compras públicasNOTICIAS | Multas de tránsitoNEGOCIOS | PensionesDEPORTES | Primera División

Putin busca negociar, Ucrania quiere ganar la guerra

El presidente ruso busca dialogar con el país al que hace nueve meses invadió. Su contraparte ucraniano, Volodimir Zelenski, se rehúsa y apuesta en cambio por resistir y, eventualmente, ganar la guerra.

Por Ricardo Avelar | Dic 02, 2022- 21:58

Un joven camina frente a un tanque ruso destruido. Los ucranianos han causado grandes bajas a Rusia en estos meses. Foto EDH / AFP

Hace más de nueve meses que empezó el intenso bombardeo ruso sobre Ucrania.

Ese fatídico 24 de febrero, desde Rusia y Bielorrusia ingresaron cientos de tanques y miles de tropas, mientras que sobre territorio ucraniano se descargaba una ráfaga casi imparable de artillería.

En papel, la suerte de Ucrania estaba echada. Su contrincante lanzó la invasión respaldado por el segundo ejército más grande del mundo, con más de un millón de tropas y otro millón de reservistas. En cuanto a equipo bélico, Vladimir Putin ha tenido a su disposición la mayor cantidad de lanzacohetes del mundo, más artillería que cualquiera otra nación y amplia superioridad en tanques.

En contraparte, los ucranianos tienen una quinta parte de las tropas y grandes limitaciones en cuanto a equipo. Según Global Fire Power (GFP), plataforma que mide el poder militar de 142 naciones del mundo, Ucrania se ubica muy detrás de Rusia, en el lugar 22.

Con estos cálculos a la mano, la guerra, según Putin, duraría solo unos días. Al menos eso es lo que el enorme aparato de propaganda rusa hizo creer a sus ciudadanos.

Zelenki, presidente de Ucrania, en una zona que sufrió bombardeo ruso. / Foto EDH Archivo

Más de 275 días después, sin embargo, Rusia no ha logrado derrotar a su rival, a quien presumía muy débil. Por el contrario, esta guerra ha sido muy costosa en recursos y en tropas. Para un país tan grande y poderoso —en la teoría—, estos más de nueve meses saben a una larga derrota.

PUEDES LEER | Asesinados, encarcelados o exiliados: el destino de los opositores de Putin

Los rusos no solo no han logrado una aparatosa victoria, sino que han perdido terreno que habían capturado, especialmente en las importantes regiones de Járkov y Jersón, dos de las más estratégicas dentro de Ucrania.

Y a las puertas del mes de diciembre, el moméntum le pertenece a Ucrania que, pese a las dificultades, sigue encontrando fuerzas para resistir e ir a la contraofensiva.

La negociación

El pasado 16 de noviembre, el medio Kyiv Independent reportó que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, afirmó que países occidentales le han informado que hay señales de que su contraparte ruso, Vladimir Putin, estaba buscando dialogar.

“He recibido señales de que Putin quiere una negociación directa”, dijo Zelenski a un grupo de reporteros en Kiev, la capital de su país.

Su respuesta a Putin fue clara: ya que Rusia ha decidido lanzar una invasión pública y abierta, la negociación debe llevarse a cabo de la misma forma y no detrás de puertas cerradas.

Si bien ambas naciones han tenido algunos intentos por dialogar desde el inicio de la invasión rusa, la condición principal de Ucrania es que primero se retiren las tropas y luego se sienten. Y Zelenski añadió, el 16 de noviembre, una nueva condición: negociar si Putin ya no sigue en el poder.

¿Por qué no negociar?

Si bien Ucrania domina el moméntum de la guerra, es innegable que esta invasión sigue siendo sangrienta y dejando luto y destrucción. Además, a las puertas del frío invierno, Rusia sigue bombardeando infraestructura energética clave, que ha provocado apagones y cortes de energía a lo largo de Ucrania.

Vladimir Putin ordenó instaurar la ley marcial para limitar las libertades ciudadanas en las regiones anexionadas en Ucrania. Foto: Archivo

Asimismo, la artillería rusa sigue matando a civiles que no encuentran refugio para todo tipo de armamento, incluyendo bombas de racimo y otras prohibidas por el derecho internacional.

Ante este sombrío panorama, el prospecto de negociar la paz podría resultar atractivo. Pero Kiev se rehúsa.

Por un lado, porque la negociación que propone Putin es en privado y con observadores poco confiables o que en algún momento han mostrado afinidad con él, como el líder turco Recep Tayyib Erdogan, o el “último dictador de Europa”, el bielorruso Alexander Lukashenko.

Por otro lado, porque esto sería equivalente a concederle tiempo a un Putin absolutamente no confiable. En 2014, tras la deposición de un presidente afín a Rusia en Ucrania, Putin promovió y financió un levantamiento en el este ucraniano. Para detener los enfrentamientos, se firmó una serie de acuerdos que otorgaban cierta autonomía a estas regiones. Pero Rusia fue más allá y anexó la Crimea, una estratégica península sobre el Mar Negro. En ese momento, el líder ruso afirmó que ahí terminaba su sed de conquista.

Menos de ocho años después, y apalancándose en el dominio de Crimea y las fuerzas prorrusas al este de Ucrania, Putin lanzó la invasión actual.

Por lo tanto, tomar por cierta la supuesta búsqueda de paz de Putin podría ser arriesgado.

La población de Ucrania pasará un duro invierno, debido a que los rusos han dañado el suministro de energía eléctrica.
Foto EDH AFP

Además, Ucrania no está dispuesta a ceder los territorios que Rusia ya controla. Hacerlo sería un incentivo para que Moscú repliegue tropas, se fortalezca entre una paz a medias y retome su sed imperialista en un futuro próximo, burlando las garantías y promesas de paz realizadas.

De hecho, poco antes de la invasión actual, el mismo Putin prometió que no habría una guerra. Pero no cumplió, y son esas mismas —nulas— garantías las que le ofrece a los ucranianos para sentarse a dialogar.

Aspirar a más que “el empate”

En una conversación reciente con El Diario de Hoy, Mykhailo Lavrovski dijo que Ucrania ha aprendido en los últimos meses que no solo aspira a resistir, sino incluso a ganar la guerra.

Este joven, que ha apoyado la resistencia ucraniana y ha movilizado apoyos para tropas y brigadas médicas, dio cuenta de cómo el moméntum ganado por su país al recuperar Járkov y Jersón les pone en una situación en la que negociar no es una opción.

Los residentes locales sostienen una bandera ucraniana en la plataforma de la estación junto al primer tren de Kiev a Jersón desde la invasión rusa de Ucrania. Foto / AFP

Además, advirtió que tomar la palabra de Putin como cierta equivale a creerle a alguien que en numerosas ocasiones les ha traicionado. Alguien que, seguramente, esperará poco tiempo para rearmarse y volverá a intentar desaparecer la independencia de Ucrania.

Para Lavrovski, como para muchos otros, la guerra no es solo por algunos territorios, sino por la misma existencia de su país. Algo que, según dijo, no están dispuestos a sacrificar.

Además, mientras Rusia se va quedando aislada y sin apoyos, Ucrania sigue contando con el arrollador apoyo de Occidente.

De hecho, este martes 29, en Bucarest, Rumania, la OTAN se ha comprometido a seguir apoyando a Ucrania y prevé en un futuro cercano aceptarla en sus filas.

Se prevé sufrimiento

Como se ha dicho, si bien el moméntum le favorece a Ucrania, esta guerra se adelanta larga y dolorosa.

Rusia está golpeada pero muy lejos de ser derrotada. Putin ha hecho un llamado a un reclutamiento masivo y si bien miles han salido para no ser llamados al campo de batalla, otros tantos se han enlistado a luchar una guerra que la propaganda les ha hecho pensar es de liberación.

Parece que correrá mucha sangre antes que los ucranianos vuelvan a disfrutar de un país en paz y estabilidad. Sin embargo, como afirmó Lavrovski a El Diario de Hoy, “para los ucranianos, es mejor morir peleando que vivir en esclavitud”.

KEYWORDS

Internacional Invasión De Rusia A Ucrania Rusia Testimonio Desde Ucrania Ucrania Vladímir Putin Vladímir Zelenski Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad