EPAPER Segundo mandato de Bukele | Caso Cosavi | Palacio Nacional | Selecta | Espectáculos

La nueva ley antimigrantes de Texas provoca miedo en la frontera norte de México

En los últimos 30 días, miles de personas han ingresado a Estados Unidos a través de la puerta 36 del muro fronterizo entre Juárez y El Paso.

Por EFE | Dic 20, 2023- 12:16

Foto EDH / AFP

La nueva ley antimigrantes de Texas provoca miedo entre el creciente número de migrantes varados en Ciudad Juárez, en la frontera norte de México, donde los indocumentados temen que su travesía a EE.UU. se dificulte aún más.

La ley SB4, firmada el lunes pasado por el gobernador texano, el republicano Greg Abbott, autoriza a policías y jueces de Texas detener y deportar migrantes sin el debido proceso, aunque la migración es facultad del Gobierno federal de Estados Unidos.

“Esa ley que hay ahorita del gobernador de Texas, que le dio autoridad a los uniformados para que no nos dejara pasar, nos dio un poco de temor y no sabemos qué va a pasar más adelante", dijo Elvis Romero, un migrante de Venezuela, durante su segundo intento de cruzar por la puerta 36.

Podría interesarle: Corte Suprema de Colorado saca a Trump de las primarias estatales por la Presidencia

"Por eso le pedimos ayuda al presidente de Estados Unidos (Joe Biden) que nos ayude dándonos asilo”, añadió.

Restricciones en medio de una nueva ola

Además del arresto de los migrantes que entren de manera irregular, la nueva ley de Abbott permite al sistema judicial de Texas encarcelar a los indocumentados reincidentes hasta por 20 años y procesar penalmente a los traficantes de personas.

Migrantes que han vendido todo lo que tienen en sus países de origen señalan que es muy duro pensar que ahora podrían quedar presos si los capturan por reincidir en el intento de cruzar, una situación que es muy común.

“Caminamos de 300 a 400 kilómetros día y noche, nos ha ido mal. Aquí vamos en el nombre de Dios, queriendo conseguir el sueño americano para darle una mejor vida a nuestros hijos", indicó Silvia Patricia Díaz, quien llegó a la frontera desde Guatemala.

"Yo allá dejé cuatro hijos, y aquí ando luchando. Ya intenté cruzar dos veces el río (Bravo o Grande) pero nos regresan”, agregó.

En los últimos 30 días, miles de personas han ingresado a Estados Unidos a través de la puerta 36 del muro fronterizo entre Juárez y El Paso.

Algunos han esperado horas, pero otros han aguantado días con temperaturas de hasta 1 grado en el limbo que se forma entre la orilla del Bravo y la barricada de alambre de navajas resguardada por la Guardia Nacional de Texas.

En los últimos días, la presencia de migrantes ha aumentado.

El delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chihuahua, Manuel Alfonso Marín, reportó que la ocupación de los albergues oficiales y civiles se ha disparado desde cifras mínimas hasta el 60 % en el último mes.

En cuanto al cierre del cruce internacional ferroviario de carga, el alcalde de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, dijo que es entendible que Estados Unidos tome una medida de ese tipo.

“No hay una manera lógica de explicar cómo vengan los trenes que no son de pasajeros cargados de personas a las que se les está arriesgando con estas temperaturas. Yo creo que ahí Ferromex (empresa mexicana de ferrocarriles) tiene que ponerse las pilas (esforzarse) para evitar que se afecte el comercio”, opinó.

Daños a la industria

En tanto, la nueva ola de migrantes ha provocado que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, en inglés) cierre dos cruces ferroviarios, uno en el límite de Ciudad Juárez con El Paso (Texas) y otro en Piedras Negras, en el vecino estado de Coahuila, colindante con Eagle Pass (Texas).

El vicepresidente Nacional de Maquiladora y Franjas Fronterizas de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) señaló que el comercio exterior por estos cruces internacionales férreos representan 37.000 millones de dólares al año, unos 120 millones de dólares al día.

Agregó que el cierre es un gran golpe a la industria automotriz de Estados Unidos, que depende de los trenes para mover mercancías muy pesadas y que es importante reanudar el funcionamiento de esos cruces antes de que se provoque el cierre de alguna de las armadoras en Estados Unidos por falta de insumos.

Flujo incesante

El flujo de migrantes por la frontera de California no cesa. En junio pasado el condado de San Diego declaró emergencia porque la Patrulla Fronteriza había dejado en las calles a unos 14,000 migrantes que cruzaron por las inmediaciones de San Ysidro.

Las autoridades mexicanas levantaron obstáculos para que los migrantes no cruzaran por ahí, pero varias semanas después el flujo de personas aumentó por el sector de Tecate.

Según datos del condado de San Diego, de septiembre a diciembre pasaron por Jacumba unas 42,000 personas que la Patrulla recogió de esa zona semidesértica y dejó en las calles de San Diego.

El flujo de personas rebasó a la Patrulla Fronteriza, que a lo largo de este año ha reiterado que carece de infraestructura y de agentes para procesar a tanta gente. Deja a la gente en las calles y organizaciones de la sociedad civil asumen la responsabilidad de ayudar.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), a la que pertenece la Patrulla, cerró el Paso Peatonal Oeste del cruce de San Ysidro para destinar las instalaciones al procesamiento de migrantes.

En otros estados la agencia tomó medidas similares, cerrando el paso fronterizo en Lukeville, Arizona, y los puentes de cruce internacional ferroviario en El Paso y Eagle Pass, Texas, con el fin de emplear al personal para procesar migrantes. En Eagle Pass más de 4.000 migrantes esperaban a ser procesados ayer martes tras cruzar el fronterizo río Grande (río Bravo en México).

Para el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, Jason Wells, el que la CBP cierre la garita que más usan los consumidores mexicanos para cruzar la frontera hacia Puerta de las Américas, el mayor centro comercial en toda la frontera, denota discriminación.

“¿Por qué no traen agentes de los grandes aeropuertos donde tienen tanto personal, o de los puertos marítimos? Te diré por qué. Porque ahí afectan a los europeos, al comercio asiático. Pero ellos (la CBP) saben que esta es nuestra mejor temporada de ventas en el año”, dijo Wells a EFE.

Para el director del Comité de Servicios de los Amigos Americanos en San Diego, Pedro Ríos, la crisis que hoy vive la frontera es el resultado de décadas de políticas enfocadas únicamente en reforzar las detenciones de migrantes.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

EEUU Inmigrantes Internacional Joe Biden Texas Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad