EPAPER Lluvias en El Salvador | Bitcoin | Selecta | Espectáculos

"Son los Óscar de la pizza... y El Salvador está dentro": Juan Cárcamo, de La Clásica

Conoce la historia de pizzería La Clásica, proyecto que inició hace 10 años en el corazón de Santa Tecla y ahora es parte del Top 50 de las mejores pizzas de América Latina.

Por Iliana Colocho | Abr 27, 2024- 06:05

Juan Cárcamo, fundador y maestro pizzero de La Clásica. Foto: EDH / Jessica Orellana

Hace más de una semana el nombre de Juan Cárcamo, maestro pizzero y fundador de La Clásica, tomó por sorpresa las redes sociales. La bandera de El Salvador estaba ondeando en el evento oficial del Top 50 de las mejores pizzas de América Latina, en Río de Janeiro, Brasil.

Pizzería La Clásica ingresó al famoso ranking internacional, en el puesto 39, y Juan Cárcamo, no podía estar más emocionado. Era un secreto que tenía guardado desde inicio de año, desde que se le notificó que había ingresado al prestigioso listado, pero no podía darlo a conocer.

“Me cayó en enero la notificación y me dijeron que era de carácter confidencial. Me mordí la lengua tres meses que estaba dentro de los 50, pero no sabía qué posición tenía hasta la ceremonia... son los Óscar de la pizza”, recordó.

La organización italiana es la guía de las mejores pizzas, la cual divide el mundo en cuatro regiones (hasta este año) para sacar su famoso ranking de cada área: América (Estados Unidos), Asia, Europa, Italia (lo toman como una región) y por primera vez se incluía América Latina.

La clásica- pizzería
Fotos: imagen de carácter ilustrativo no comercial/ https://www.facebook.com/photo?fbid=730003422675994&set=pcb.730003446009325

TE PUEDE INTERESAR: Tortilla de papa, platillo que nació en la cocina humilde de España

“Como lo dije cuando estaba en Río de Janeiro, el solo estar aquí es ganar, sea el 50 o cualquier otra posición. En América Latina hay 90 mil pizzerías, desde Tijuana a la Patagonia argentina, y ellos escogen a 50”, explicó el empresario, quien no deja de emocionarse cada vez que trae a la memoria este logro.

Uno de los momentos más destacados fue cuando la bandera de El Salvador salió a relucir en el escenario, un consejo que Juan siguió de un familiar, ya que solo su círculo más cercano conocía la buena nueva.

“Mi sobrino me dijo que llevara la bandera, era el único (de los galardonados) que la llevaba, pero yo dije: ‘no me voy achicar’, así que seguí los consejos de mi esposa y la extendí frente al público. Me sentía más emocionado... puchica, ¡qué emoción!”, dijo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por pizzerialaclasica (@pizzerialaaclasica)

También resaltó la magnitud del hecho, ya que El Salvador es reconocido mundialmente. “No es La Clásica, La Clásica es el medio, el país es reconocido porque tiene una pizzería de clase mundial, que está en el Top 50 de América Latina. Esto es un gran compromiso para nosotros y para mí, mantenerme en ese top”, aseguró.

“Es como la entrada a los premios Óscar, a cualquier pizzería del mundo le gustaría estar en ese top”, agregó.

NACIÓ EN CASA, GRACIA A SUS HIJOS

Actualmente la pizzería La Clásica se encuentra en 5 Calle Oriente No. 2-7, en Santa Tecla, y cuenta con otra sucursal en la colonia Escalón, sobre la 3 Calle Poniente y Ave. Masferrer.

Pero como la mayoría de los emprendimientos, el inicio del proyecto arrancó en su casa con el fin de hacer pizzas para la familia.

“Yo hice en mi casa un horno de leña para cocinarle a mis hijos pizzas... También realicé un curso en España, sin pensar que yo iba a poner un negocio y que me ayudaría a mi crecimiento personal”, detalló el pizzero de corazón.

“Todos los fines de semana hacía pizza, para mis hijos, mi familia, mis amigos, y en el jardín de mi casa fueron saliendo todas las pizzas (recetas) de La Clásica. La California Club... yo iba poniendo los nombres a las pizzas y los iba anotando en un cuaderno. Y así fueron surgiendo la mayoría de pizzas que hoy en día forman parte del menú “, explicó.

Así pasó un año, hasta que llegó aquel amigo que siempre dice: “¿por qué no las vendés?”.

Pizzería La Clásica
Foto: EDH/ Jessica Orellana

“Yo trabajaba en otra cosa, pero al final me animé. Saqué una hoja volante en power point, y le puse, en ese momento, La pizza de Juan. Y repartí (las copias) por toda la colonia”, recordó el también apasionado del cine y las redes sociales.

Para su sorpresa comenzaron a llamar y solicitarle pizzas.

“Recuerdo que una se llamaba Juanchoribolla (que llevaba chorizo y cebolla). Mis primos me ayudaron a repartir la primera vez”, dijo.

El reparto se hacía exclusivamente en la zona de Santa Tecla. El visionario se percató que había una oportunidad para las pizzas artesanales (hace 10 años no había tanta competencia como hoy en día), ya que solo estaban las pizzerías de cadena.

El proyecto subió al siguiente nivel, donde un horno usado (comprado en internet) fue la adquisición ideal para finalmente poner un local.

“El negocio arrancó como tal en un espacio pequeño (3x5), por la iglesia San Antonio, por el parque San Martín, en Santa Tecla. Se comenzó con el servicio para llevar y a domicilio. Solo teníamos una moto y un teléfono celular. Y así comenzamos...”, detalló Cárcamo, quien en un principio combinó su trabajo con su emprendimiento.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por pizzerialaclasica (@pizzerialaaclasica)

De 12:00 del mediodía a 2:00 de la tarde y de 6:00 a 8:00 de la noche, eran los horarios para hacer las pizzas y venderlas.

Finalmente, el ingeniero industrial de profesión, pero pizzero de corazón, decidió dedicarse a tiempo completo a su negocio: “Luego renuncié a mi trabajo. Cuando empecé sólo tenía 40 años y uno tiene que tomar una decisión en la vida. Si yo renuncio y no me funciona, todavía tengo la edad para volverme a emplear, decía, pero lo peor que podía pasar era que yo en 10 años me preguntara: qué hubiera pasado si yo... Yo di ese paso de renunciar y enfocarme en la pizzería”, explicó.

Con el auge de la pizza artesanal de La Clásica los pedidos fueron aumentando: “Fue un boom, yo tenía una motocicleta, no daba abasto con las órdenes... Y como todo en ese momento era Facebook, yo pautaba y ponía fotos... Tuve otra moto y otra... luego me di cuenta que lo ideal era tener motos propias. Llegué a tener una flota de 15 motos“.

Ante los pedidos de sus clientes, fuera de Santa Tecla, cumplió otro de sus sueños, poner otra sucursal, la cual ubicó en la Escalón, donde los comensales disfrutaban más de la pizza cuando era servida del horno a la mesa.

Pizzería La Clásica
Foto: EDH/ Jessica Orellana

“2017 fue a ver un local en la Escalón, para poner un domicilio en la Escalón, ya teníamos tres años de funcionar bien en Santa Tecla y nos llamaba mucha gente de la Escalón. Ahí comenzamos con un local de 50 m2, solo domicilio. Pero ahí no nos pegó el domicilio. La gente quería llegar a comer, así que puse tres mesas, no daban abasto, agrandamos al local de la par hasta tener las 30 y pico de mesas que tenemos hoy en día”, aseguró.

Posteriormente, en octubre de 2019, montó una pizzería con servicio para comer en Santa Tecla, donde se encuentran actualmente. Una casa temática, de las más antiguas de la zona, la cual cuenta con ambiente acogedor para disfrutar entre familia y amigos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por pizzerialaclasica (@pizzerialaaclasica)

SALIR ADELANTE A PESAR DE LA PANDEMIA

La Clásica fue otro de los negocios que fue impactado por la pandemia, pero logró estar presente con su servicio a domicilio, punto fuerte que los caracterizó desde sus inicios.

“Teníamos 15 motos y salí con domicilio. Cerré Escalón y centralizamos todo en Santa Tecla. Los empleados (bartender, meseros...) todos nos volcamos al servicio a domicilio y lo logramos”, agradeció el empresario, quien también reconoció que el trabajo duro y la responsabilidad han estado presente en todo este recorrido.

La preparación internacional tampoco han faltado, ya que Juan también viajó a Italia a especializarse más en la elaboración de pizzas, así como en Madrid, España, para brindar a sus clientes las variedades de pizza más vendidas en todo el mundo, pues cada una de ellas tiene su propia escuela, sus propios ingredientes y harinas.

Pizzería La Clásica
Instalaciones de pizzería La Clásica Santa Tecla. La Foto: EDH/ Jessica Orellana

“Detrás de esa pizza hay conocimiento. No solo es amor a lo que se hace sino también conocimiento, así como los productos de primera calidad. Desde 2022 nosotros empezamos a importar nuestras propias harinas de Italia, importamos nuestro propio tomate”, comentó.

Procurar ser el mejor en lo que se hace, esa es la diferencia, afirmó el maestro pizzero cuando habló de los emprendedores salvadoreños.

SIGUE LEYENDO:  Así surgieron las torrejas en Mesoamérica

“Procure ser el mejor, si vende tacos procure hacer el mejor taco del mundo, si va vender hamburguesas que sea la mejor hamburguesa del mundo. Se puede salir adelante, haciendo las cosas ordenadas y ponerle amor”, aconsejó.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por pizzerialaclasica (@pizzerialaaclasica)

“El factor de diferenciación es otro punto importante. Hagan sus propias cosas, no copiar a otros e innovar con sus productos en la zona que se encuentre. Sí se puede, para todo hay mercado”, agregó Juan Cárcamo, quien manifestó que ser empresario es un gran compromiso social, lleva sacrificios, trabajo duro, pero es bonito y tiene sus recompensas.

REGRESAR A PORTADA

KEYWORDS

Emprendedores Gastronomía Premios Oscar Salvadoreños Destacados Santa Tecla Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad