Turismo
 
Inicio del Sitio Lunes 5 de mayo
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

La cobertura escolar al descubierto

Más de 600 mil niños y jóvenes del país quedan hoy a las puertas del sistema público educativo. El avance de un dos por ciento anual en materia de cobertura es insuficiente para lograr las metas propuestas.

Susana Joma/J.R.
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com
Asistir a clase en educación inicial y parvularia es casi un privilegio, especialmente en el área rural. Las organizaciones educativas se quejan de la falta de recursos y de apoyo para un nivel educativo que, según cifras del MINED, deja fuera del sistema a más de la mitad de niños entre cinco y siete años.Foto EDH

Dakar, la ciudad senegalesa que dio el nombre a los acuerdos más importantes a nivel mundial en materia educativa, y San Salvador distan entre sí 15 mil kilómetros. El cumplimiento de esos acuerdos, donde El Salvador se compromete con una educación gratuita, universal y de buena calidad para los niños y niñas en 2015, está, cada día, aún más lejos.

Las matemáticas no fallan y, aunque se trata de la asignatura que “atraganta” a la mayoría de estudiantes a lo largo y ancho de la Educación Media, todo indica que los estándares de crecimiento en materia de cobertura están por debajo de los deseados para cumplir las metas propuestas.

En la actualidad, 250 mil niños de parvularia, otros tantos jóvenes de educación media y más de 180 mil alumnos entre siete y 15 años de básica carecen de un pupitre y techo escolar que los cobije y desarrolle para el día de mañana.

Lea además

 

MINED quiere cerrar brecha
La cobertura educativa aumentó en varios departamentos que, por años, presentaron un rezago importante.

Salvo en Educación Básica, donde el MINED concentró buena parte de los esfuerzos en la última década, la meta de una cobertura universal aún significa atender a uno de cada dos niños entre cinco y siete años en preescolar, y casi dos de cada tres jóvenes en edad de cursar bachillerato.

Dos por ciento

El Ministro de Educación, Rolando Marín, reconoce que el esfuerzo no es suficiente. “El impulso (cobertura) tiene que ser mucho más fuerte para se pueda tener un aumento de tres o cuatro por ciento anual en matrícula”, subraya, sobre un crecimiento que hoy está en dos por ciento.

Algunas ONGs son más críticas y califican de falta de “voluntad política” la situación por la que atraviesa la educación. La Asociación Intersectorial para el Desarrollo Económico y Progreso Social (CIDEP) señala que se requiere más inversión y motivación. El director ejecutivo de esta institución, Felipe Rivas, advierte que “un país con ese nivel educativo tiene muy pocas posibilidades de insertarse en las dinámicas internacionales”.

En general, el crecimiento anual en materia de cobertura tampoco alberga muchas esperanzas. Con un índice inferior al dos por ciento anual, en Educación Media ha sido inferior al 0.5 por ciento de media desde el 2000, el cumplimiento de los Acuerdos de Dakar puede ser una realidad en los próximos 30 ó 40 años.

Marín señala que ese empeño requiere de una inversión millonaria “que ya estamos haciendo”.
Si bien todo indica que esa inversión se dirige a la atención de formación de “técnicos”, máxime a las puertas de un Tratado de Libre Comercio y un proyecto de dimensión internacional como el Puerto de Cutuco, poco se dice sobre la educación inicial, kínder y parvularia.

Al respecto, sólo las organizaciones educativas, muchas de las cuales trabajan en el área rural, se pronuncian sobre ello y precisamente para destacar “el abandono” de estos niveles. Guadalupe Calderón, de la Fundación para la Salud Natural de la Niñez y la Mujer (Fusanmidj), señala que en el campo, estos niveles no existen.

Como su compañera Angélica Paniagua, de la organización CIAZO, critican que se hable de crecimiento cuando la realidad que enfrentan es que ni siquiera se tiene dinero para contratar profesores.

“Estamos preocupados por la contratación de 45 maestros populares, pero dicen que no hay fondos. El MINED sólo ha dado dinero para traslados y sustituir a los que se jubilan, pero no va abrir nuevas plazas nuevas del programa EDUCO”, subraya Paniagua, directora de CIAZO, institución que trabaja en departamentos más pobres como Morazán.

Calidad educativa


Al final, parte de la desatención escolar en los primeros niveles tiene su reflejo en la calidad y los conocimientos, la segunda asignatura pendiente de la reforma educativa.

Ejemplos de niños con nueve y diez años que presentan evidentes problemas de lectura y escritura son el primer ejemplo de falla en la calidad. Eso se verá plasmado en los exámenes de medición de calidad cuando sean jóvenes, como la PAES, desarrollada por Educación.

“Estamos arriba de los resultados básicos”, destaca Marín, al analizar los resultados de una prueba realizada a escolares de tercer, sexto y noveno grado. “Básico”, en la nueva nomenclatura de evaluación educativa, significa que el estudiante identifica lo que aprende, pero titubea en la comprensión, que sería el escalón intermedio.

Lo que dicen las evaluaciones no es nuevo. La queja de que los escolares de sexto grado tienen problemas para comprender lo que leen ha sido repetida hasta el cansancio por los docentes, quienes no tardan en señalar que es frecuente entre quienes no fueron a preescolar.

En general se concluye que, de los 20 mil alumnos evaluados de los grados citados, se mantienen en un nivel intermedio (bajo), donde el estudiante comprende lo que aprende, pero es incapaz de aplicarlo.

Otra vez, en lo que a calidad se refiere la Matemática es el talón de Aquiles del estudiante.

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal