Jueves 20 de septiembre de 2001


























Un paraje de ensueño

En la ladera norponiente del volcán de Santa Ana se encuentra el Parque Nacional Los Andes, que ofrece la oportunidad de tener un contacto con la naturaleza.

José Osmín Monge
El Diario de Hoy
FOTOS Maritza Santos

Enclavado en el imponente volcán de Santa Ana, a 1,750 metros sobre el nivel del mar, se encuentra uno de los lugares turísticos más atractivos de nuestro país: el parque Nacional Los Andes.

Este paraíso natural, cuya extensión sobrepasa las 330 manzanas, es el refugio de una gran variedad de animales como tucanes, colibríes, halcones y gatos monteses, y el sitio donde crecen muchos árboles, arbustos y una diversidad de plantas ornamentales.

Esta área ha sido clasificada como "bosque húmedo, montañoso, bajo y subtropical", y en ella se pueden encontrar pinabetes, castaños, papelillos, rodales puros de ciprés y varias especies de orquídeas.

Todo esto, combinado con el clima templado, hacen de Los Andes el lugar ideal para descansar y estar en comunión con la naturaleza.

Con olor a pino

La vía de acceso a este bosque es por la carretera hacia el turicentro Cerro Verde. A un lado de esta calle se encuentra un pequeño desvío, desde el que hay que recorrer unos siete kilómetros. Algunos tramos de esta vía se encuentra balastados, pero otros están en pésimas condiciones, por lo que es aconsejable transitar en vehículo de doble tracción.

Desde que se deja atrás la carretera pavimentada, el turista tiene la oportunidad de disfrutar de las refrescantes sombras que ofrecen los centenares de árboles erguidos a orillas del camino. Pinos, cipreses y araucarias perfuman con sus suaves aromas el accidentado camino. Desde ahí se pueden apreciar impresionantes paisajes, como el lago de Coatepeque y algunos pueblos y valles lejanos.

Pequeñas y humildes viviendas se encuentran a la vera del camino, donde habitan niños de mejillas coloradas, quienes saludan a los que llevan como destino el parque.

Clima agradable

Después de unos cuarenta minutos de recorrido (en el que se sortean zanjas y se recorren empinados tramos) se llega al paradisiaco lugar. Centenarios pinos y mariposas multicolores parecen dar la bienvenida a los visitantes.

Ya en el lugar se puede contemplar una variedad de flores, como hortensias, margaritas y "pensamientos" (flores color vino).

Varias cabañas de madera están instaladas en medio de la exuberante vegetación. En la más grande de ellas se han habilitado habitaciones, un pequeño museo y las oficinas del parque.

En los alrededores se pueden apreciar y recorrer sombreados senderos que conducen a miradores, áreas de descanso y hasta el cráter del volcán Ilamatepec o de Santa Ana.

El turista tiene la opción de visitar el orquideario, varios miradores (como el de "Los Chorritos" y "El Tecolote") y el puente de Los Helechos, desde el cual se contempla un refrescante nacimiento de agua.

En este sitio turístico se puede hacer uso de áreas para cocinar, acampar y parquear.

El parque goza de clima agradable, ya que su temperatura media oscila entre los 12º y los 18º C.; tiene un promedio anual de precipitación entre 2,000 y 4,000 milímetros, y la humedad relativa promedio es del 81%.

"Este lugar es uno de los más bellos de El Salvador. Lastimosamente no es muy visitado", expresa el señor Julio César Castellanos, de la empresa "Turismo Siglo XXI".

Según el ingeniero Orlando Mena Cárdena, administrador del parque, en la actualidad este bosque es visitado por turistas nacionales y extranjeros, quiene quedan asombrados al contemplar todas las atracciones del lugar.

Unidos por la naturaleza

Esta reserva natural está siendo conservada por pobladores de las comunidades cercanas, quienes trabajan bajo la coordinación de la Asociación de Agrónomos de la Escuela Nacional de Agricultura "Roberto Quiñónez" (SAENA), entidad que desde hace siete años se ha hecho responsable de la administración del lugar.

En los alrededores del bosque habitan unas 350 familias, quienes participan en labores conjuntas para impedir el deterioro ambiental de este bello paraje natural que bordea el lago de Coatepeque.

El Parque Nacional Los Andes le espera con sus naturales atracciones. El único requisito para disfrutarlas es cancelar ¢15. Con esta cantidad puede disfrutar de abundante vegetación, de sus flores, del trinar de los pájaros, de su inigualable clima, del aire fresco y de la tranquilidad reinante.

Agradecimientos especiales

Agradecemos al señor Julio César Castellanos, de "Turismo Siglo XXI", quien nos acompañó hasta ese lugar de ensueño.

Si usted, su grupo familiar o amigos quiere visitar el Parque Los Andes y otros lugares turísticos de nuestro país puede comunicarse al teléfono 273-6357.





[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'01] [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 1995 - 2001. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com