Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

VII Festival del día del Salvadoreño Americano en Long Island

El evento se realizó el pasado 4 de agosto y contó con la participación de varios personajes, como la Tenchis y Pizarrín.

Foto Héctor Sermeño

Foto Héctor Sermeño

Foto Héctor Sermeño

Música, folclore, comida, arte y muchísima diversión, fue lo que encontraron decenas de miles de salvadoreños que se presentaron al Séptimo Festival del día del SalvadoreñoAmericano. El evento se realizó el pasado domingo 4 de agosto en la esquina de la calle Washington y la calle Front de Hempstead, Long Island, estado de Nueva York.

La actividad contó con la participación de artistas salvadoreños de todos lados: Pizarrín y Analeyda, Double Ja, Mil Coros, Kumpatepet, Little C, Grupo de Danza Acanahuat, los Rancheritos del Norte, Rubén y la Nueva Era, Juventud Musical, los Cipotes Galanes, la Tenchis Celiber y la Chanchona de Tito Mira", quien fue el que cerró el festival, con una desbordante alegría.

Un invitado especial fue el alcalde de Hempstead, Wayne Hall Sr, quien aseguró que para él es todo un honor, que su municipio haya celebrado una vez, como lo ha hecho los 6 últimos años consecutivos, el día del salvadoreño-americano. "Es importante mencionar que Hempstead es una de los municipios de Long Island con más presencia de salvadoreños."

Durante las varias horas del festival, los salvadoreños mostraron su idiosincrasia cuscatleca. Uos ataviados con la bandera nacional, otros simplemente vistiendo la camiseta de la Selecta. Aunque el caso de Manuel Pérez, originario de Ahuachapán, fue más particular, porque llego al festival con una bandera salvadoreña gigante. "Esta bandera mide 6 pies de largo y 4 de ancho, la mandé a hacer allá en El Salvador y me costó $200 dólares, $150 la hechura y otros 50 por traerla", comentó con una amplia sonrisa, mientras luchaba por controlar la bandera que casi le arrebataba el viento de las manos.

Y en medio de todo un mar de negocios azul y blanco; de comida, ropa y una gran diversidad de entretenimientos (la gente aprovechaba para tomarse fotos con Pizarrín o la Tenchis Celiber), se encontraba el oasis cultural de Ikarus, cuyo representante, Jorge Guzmán, estaba allí promoviendo los cuadros y sus libros, tanto de su propia producción, como los de sus colegas.

Elizabeth Oliveira, directora ejecutiva de la Red de Comunidades Salvadoreñas, explicó que la celebración del día del salvadoreño-americano en Long Island no se había limitado a la realización del séptimo festival únicamente, hubo otras actividades relacionadas con la celebración.

La multitudinaria actividad fue planificada por las organizaciones locales: Empresarios Por el Cambio, Red de Comunidades Salvadoreñas, Comité Cívico Salvadoreño de NY Inc. Y New York Soccer Latin Academy y por su puesto el apoyo de la empresa privada con su valioso patrocinio. Hay quienes consideran que este, es uno de los eventos más grandes que se realizan en toda el área de Long Island.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación