Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una mirada al mundo de los "Salvy Vines"

Son videos cortos que hacen compatriotas fascinados por la tecnología y la cultura de El Salvador. Conozca a algunos de los creadores de la diáspora

Jonathan Alexander Urrutia reside en Nueva Jersey y es uno de los primeros creadores de Salvy Vines. Foto Carmen Molina Tamacas

Jonathan Alexander Urrutia reside en Nueva Jersey y es uno de los primeros creadores de Salvy Vines. Foto Carmen Molina Tamacas

Jonathan Alexander Urrutia reside en Nueva Jersey y es uno de los primeros creadores de Salvy Vines. Foto Carmen Molina Tamacas

Existe un submundo de chistes y referencias a la cultura salvadoreña que cala profundo en las redes sociales. Es el mundo de los "Salvy Vines".

Ha crecido en el terreno de Vine, la aplicación para móviles que permite crear y compartir videos que duran seis segundos. Vine fue comprada por Twitter, tiene más de 40 millones de usuarios y fue nombrada una de las más populares de 2013 por la revista Time.

"Salvy" es una forma de autodenominación de los salvadoreños, especialmente en la diáspora. Ni guanacos, ni salvatruchos: salvys.

Con las etiquetas #SalvadoreansBeLike, #Salvadoriansbelike #SavadoreanMomsBeLike y #VinesElSalvador cualquiera puede sumergirse y explorar las ocurrencias plasmadas en videos cortos; varios de los creadores son jóvenes e hijos de inmigrantes en Estados Unidos, a quienes la cultura ancestral les llega por la comida, la música, las expresiones populares y hasta las bromas pesadas.

Muchos de los Vines evidencian el choque cultural al que están expuestos los compatriotas que viven en Estados Unidos por medio de la comparación (#GringosBeLike/#SalvadoreansBeLike) ; otros muestran detalles de la cotidianidad que sólo los salvadoreños pueden entender, por ejemplo cuando tenemos antojo de sorbete y en la refrigeradora encontramos una pinta… llena de frijoles molidos.

En la búsqueda #SalvadoreansBeLike aparece de todo: referencias a la infancia "¿Te acordás cuando te mandaban a darle de comer a los pollos?", "Mami, cómprame unos Jordan", "Si nunca escondiste algo que no te quiso comprar tu mamá no tuviste infancia" y muchos más.

#SavadoreanMomsBeLike muestra las particulares formas en que se expresan las madres salvadoreñas, cosas que hacen, castigos que imponen, dichos. "Esto es lo que pasa cuando le apago el televisor a mi mamá", dice una SalviViner, al tiempo que se ríe frente a la cámara de su teléfono.

La comunidad, tanto en Vine como en Facebook, es grande. Hay videos que reciben cientos de "Like/Me gusta" y son compartidos hasta hacerse virales.

Los "Salvy Viners"

Jonathan Alexander Urrutia vive en Nueva Jersey y es uno de los primeros creadores de Salvy Vines. Entre sus creaciones más populares están retratos de su madre y retrata la forma en cómo ella se expresa y reacciona ante diversas situaciones cotidianas.

"Hago los Vines más que todo para demostrar un poco de nuestra cultura y claro, lo que a mi me pasa", dice este "dreamer".

José Elías Escalante (Dj Elixx) originario de Santiago Nonualco (La Paz) y trabaja para compañías promocionales, es uno de los "Salvy Viners" más activos. Él abrió su cuenta en mayo de 2013, cuando la aplicación apenas había sido creada. Desde hace unos ocho meses que comenzó a producir, ya que vio que comenzaron a circular en Internet -especialmente en la red social Facebook- algunos de los videos que hizo en un festival centroamericano en Los Ángeles.

"Los videos que me gusta hacer son los que me hacen recordar de una memoria cuando vivía en El Salvador, o los que tienen comida porque veo que a veces a la gente le gusta más. Aunque siempre hay muchos que critican", contó. Recordó que hizo un Vine donde muestra un mango, le pone sal, limón y chile. "La gente comenzó a criticar porque el chile era mexicano (tapatío) pero lo que no saben es que no a muchos salvadoreños les gusta el chile; esa fue una costumbre que aprendí aquí. A otros les gustó, otros me decían que me faltó el alguashte ha, ha, ha. Ni modo en este mundo no se puede complacer a todos", comentó.

Ante las críticas, también tiene su defensa: "Me molestan un poco pero no les pongo atención, la gente piensa que lo hacemos por a hacer burla, y piensan que uno no habla con el acento salvadoreño. Pero todo es para hacerlos reír y distraerlos un rato. Hay gente que critica sin saber y no saben usar redes sociales o no entiende el concepto de una comunidad en Vine o Facebook. En vez de estar unidos y ayudarnos, nos maltratamos entre nosotros mismos. Y ahí es cuando los salvadoreños agarran la mala imagen y nos juzgan por estar peleando", subrayó.

Existen por lo menos cuatro páginas en Facebook que publican los "Salvy Vines": Best Vines and Instagram Videos El Salvador, que tiene más de 67,700 likes; Best Vines El Salvador, con más de 71,000; Salvy Vines 503, con casi 10 mil fans y Best Vines El Salvador, con más de 400.

Los hashtag o etiqueta son importante en la creación de la comunidad. "No sé quién lo inventó pero sí es muy creativo", dijo Escalante.

Otro de los salvy viners más activos es el usuario Eduardo Trigueros (EJTrigueros). Él bajó la aplicación en septiembre del año pasado y comenzó a hacer videos en inglés; entonces descubrió que la comunidad mexicana y dominicana en Vine está bastante unida y representada.

"Encontré unos Vines salvadoreños; pensé en hacer algunos pues yo nací y crecí en Santa Ana y una que otra idea tenía. Nunca pensé aparecer en Facebook y mucho menos frente a más de 150,000 espectadores en total entre cuatro páginas. Traté de ser yo mismo y no solamente hacer Vines de cómo son los salvadoreños como el hashtag dice #Salvadoriansbelike sino que comencé a relatar historias de un personaje llamado "Rocky Estalon" y su madre", relató.

No negó que el impacto positivo le dio mucha alegría, pero también comenzaron a lloverle críticas y ofensas. "Vi que no podemos tener respeto ni integridad al dirigirnos a nuestros hermanos salvadoreños. Vi la frecuencia con la que se hacían Vines salvadoreños caer en picada pues me imagino a muchos no les pareció seguir viendo las faltas de respeto. Esto me da tristeza pues mientras otras comunidades se apoyan nosotros nos encargamos de derrumbar las aspiraciones de nuestros compatriotas. Siempre me ha gustado hacer reír a la gente y no, no me creo ni comediante, ni dotado de ningún talento. Solo soy un salvadoreño 'bayunco' con un iPhone y la aplicación de Vine sin pena al que dirán".

A raíz de esa experiencia, cuenta, algunos salviviners se han puesto en contacto para intercambiar ideas. "Me encanta mi cultura y mi caliche aunque a veces suene algo vulgar es sólo una interpretación de cómo un salvadoreño promedio reaccionaria en diferentes situaciones pero en su confort, sé que todos sabemos el lugar y la hora de ser espontáneos o ser serios", apuntó.

Cuidado con los estereotipos

Leisy Ábrego es una joven académica salvadoreña que radica en Los Ángeles. Ostenta un doctorado en Sociología y es profesora en el Departamento de Estudios Chicanos en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Como muchos compatriotas de la diáspora que conoce y utiliza las redes sociales, Leisy ha visto los Vines hechos por salvadoreños. "Sí, los he visto. Mis hermanas y yo nos reímos bastante con varios -los de bailes. Y alguno que otro sobre la gente que dice que ya son las 12 cuando el reloj dice 11:03. Dejé de verlas cuando sentí que ya se pasaban…", comentó.

Ábrego es autora de un libro sobre el sacrificio de las familias salvadoreñas separadas por la migración. Por eso ve el lado serio del asunto. "Creo que por el hecho de que no se representa a los salvadoreño en los medios tradicionales y porque muchos no viven en áreas con grandes comunidades salvadoreños, este tipo de video les permite sentirse identificados con alguna parte de su cultura, con algo más allá de la experiencia individual".

No obstante, lanza una advertencia. "Pueden ser problemáticos cuando solo sirven para reproducir estereotipos e imágenes negativas. De esas ya hay suficiente", destacó.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación