Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agente muerto en aeropuerto de Los Ángeles era salvadoreño

Era el más joven de cuatro hijos. Se mudó a Estados Unidos cuando ten­a 15 años

Gerardo I. Hernández junto a su esposa y otros miembros de su familia

Gerardo I. Hernández junto a su esposa y otros miembros de su familia

Gerardo I. Hernández junto a su esposa y otros miembros de su familia

Los amigos y familiares de Gerardo I. Hernández, el agente de seguridad asesinado en el aeropuerto de Los Ángeles, lo recuerdan como un hombre de familia que siempre sonreía a los pasajeros que usaban la terminal aérea.

Nacido en El Salvador, Hernández era el más joven de cuatro hijos. Se mudó a Estados Unidos cuando tenía 15 años. Cuatro años después conoció a su esposa, con quien se casó el Día de San Valentín de 1998.

"Siempre le emocionaba ir a trabajar y disfrutaba de la interacción con los pasajeros del LAX", dijo su esposa Ana. "Era una persona alegre, siempre sonriente. Le enorgullecí­a su labor para el pueblo estadounidense y para la misión de la TSA", la Administración para la Seguridad en el Transporte.

Ana Hernández hizo una breve declaración el sábado frente a la casa de la pareja en Porter Ranch, en el Valle de San Fernando. Sus manos temblaban y su voz se resquebrajaba mientras leí­a una hoja de papel.

"Gerardo era un gran hombre que siempre mostró su amor por nuestra familia. Siempre estuvo ahí­ para ayudar a quien lo necesitara y siempre hizo reí­r a las personas con su maravilloso sentido del humor", dijo.

Hernández es el primer agente de la TSA que muere en la lí­nea del deber desde que la dependencia fue creada hace 12 años.

Las autoridades dijeron que Paul Ciancia, de 23 años, entró caminando el viernes en la Terminal 3 del aeropuerto, sacó un fusil semiautomático AR-15 de una bolsa y comenzó a disparar contra agentes de la TSA.

Hernández, quien habí­a trabajado en el aeropuerto â€conocido comúnmente como LAX" desde 2010, resultó herido de muerte. Cumpliría 40 años la próxima semana.

Otros dos agentes de la TSA resultaron heridos. Ambos recibieron atención médica en un hospital y fueron dados de alta.

El personal aeroportuario se afanó tratando de salvar a Hernández, dijo el jefe de la policí­a del LAX Patrick Gannon. Le dieron los primeros auxilios antes de que llegaran los paramédicos y lo sacaron en una silla de ruedas rumbo a la ambulancia, agregó.

El administrador de la TSA John Pistole ofreció condolencias a la familia de Hernández el sábado, y pasó cerca de 30 minutos en casa de la familia. Pistole dijo que la agencia revisarí­a su polí­tica sobre seguridad de los agentes.

Los agentes de la TSA son "la primera lí­nea de defensa" en la seguridad del aeropuerto, dijo, y agregó que la agencia harí­a todo lo posible por asegurarse de que la tragedia del viernes no se repita.

Por la tarde, el fiscal federal Andre Birotte Jr. dijo que se presentaron cargos de homicidio contra Ciancia por la muerte de Hernández y de cometer actos violentos en un aeropuerto internacional. Podrí­a ser sentenciado a pena capital.

Kevin Maxwell, amigo y ex colaborador de la TSA, dijo que Hernández era un hombre de familia.

"De lo único que hablaba era de su familia", dijo Maxwell a la televisora KNBC-TV. "Estaba muy orgulloso de su hijo, quien juega futbol".

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación