Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Soto justifica que bienes declarados fueron heredados

A la izquierda, Jesús Grande y Rigoberto Soto, dos diputados tránsfugas. Foto EDH / Jorge reyes

A la izquierda, Jesús Grande y Rigoberto Soto, dos diputados tránsfugas. Foto EDH / Jorge reyes | Foto por elsalv

A la izquierda, Jesús Grande y Rigoberto Soto, dos diputados tránsfugas. Foto EDH / Jorge reyes

Los bienes muebles e inmuebles así como los ingresos y egresos reflejados en las declaraciones patrimoniales de Rigoberto Soto provienen no solo de su labor como diputado, sino producto de herencia de sus padres, aseguró el funcionario público.

Rigoberto Soto tiene nueve años de ser funcionario público, los tres primeros como diputado suplente y los otros seis como propietario. En la actualidad es diputado por GANA.

Soto declaró, al inicio de su mandato como diputado suplente, un patrimonio por $56 mil 714, la mayor parte de estos fondos producto de un préstamo, y al inicio de su actual periodo como diputado por Usulután, reportó la cifra de $1 millón 154 mil 800.

El parlamentario aseguró que ha declarado dos propiedades suyas, una de rubro agrícola y la otra una casa en la colonia Escalón, que fueron heredadas por su madre y su padre.

Explicó que si bien su progenitora murió en 2003, el litigio por sus propiedades duró varios años y hasta que las tuvo a su nombre fue que las reportó a Probidad.

En el caso de su padre, asegura que le cedió, en vida, algunos muebles e inmuebles, debido a que contrajo nupcias a cuatro años de haber enviudado y para no tener inconvenientes con su nueva familia política, entregó las propiedades a sus hijos.

Asimismo, Soto asegura que su esposa también heredó propiedades, luego que su suegro murió en 2009.

Según la declaración patrimonial, el diputado plasmó bienes muebles e inmuebles de su grupo familiar solo cuando concluyó el periodo el 30 de abril de 2015. En los años anteriores no reflejó monto alguno. 

El monto de lo declarado es de $870 mil.

Soto asegura que se trata de tres propiedades, dos en Usulután y otra en San Salvador. Incluso, en uno de estos terrenos funcionó anteriormente un restaurante de comida rápida y ahora es un negocio sobre artículos deportivos.

“Ahí están todas las aceptaciones de herencia que he tenido y las que tuvo mi señora por su padre. Prácticamente ahí está sustentado todo”, aseveró.

Se le cuestionó al funcionario que por qué si al inicio de su gestión inició con un patrimonio de $56 mil 714, la mayoría producto de un préstamos, y ahora registraba un incremento sustancial en su patrimonio, manifestó que empezó con saldo rojo debido a que acababa de pasar por un divorcio de su primer matrimonio y por ello su saldo neto inicial era de $9 mil.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación