Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fusades:

“País con inversión negativa en últimos 6 años”

La delincuencia y reformas tributarias están entre los motivos de la baja inversión.

Las constante tramitología y largas colas en aduanas, son parte de los problemas que encarecen los costos para las empresas. Foto EDH/Archivo

Las constante tramitología y largas colas en aduanas, son parte de los problemas que encarecen los costos para las empresas. Foto EDH/Archivo

Las constante tramitología y largas colas en aduanas, son parte de los problemas que encarecen los costos para las empresas. Foto EDH/Archivo

La encuesta de competitividad empresarial, realizada por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), presenta en sus resultados que el clima de inversión ha sido negativo en los últimos seis años.

El informe de Fusades postula que “la inversión ha sido uno de los motores de la expansión de la economía que menos incremento ha observado”. Según cifras del Banco Central de Reserva (BCR), en 2014 la tasa de crecimiento de la inversión se contrajo en 6.2 %. En esa línea también los índices de la inversión extranjera directa alcanzaron 275 millones de dólares en ese año, siendo ésta la más baja en Centroamérica.

Los resultados de la encuesta demostraron que, en El Salvador, el 55 % de las empresas entrevistadas expresaron que no tienen interés de invertir y solo el 18 % siguen ejecutando alguna inversión.

En cuanto a estas empresas que siguen realizando inversiones, se les consultó sobre los factores que determinaron su decisión de seguir haciéndolo, entre los cuales esta: tener mayor demanda de sus productos, desarrollar más la capacidad de innovar y las presiones de una mayor competencia.

No obstante, manifestaron que siempre están enfrentando factores negativos como la inseguridad y delincuencia, las reformas tributarias, la corrupción y falta de transparencia, y la incertidumbre en políticas económicas del Gobierno, entre otros.  

El impacto que ha tenido la inseguridad ha sido significativo en la competitividad de las compañías. En 2014, una de cada cuatro empresas fue víctima de un hecho delincuencial, situación que “encarece los costos de producción, genera pérdidas en las actividades de los empresarios, desincentiva la inversión y dificulta la generación de empleos”.

Al tercer trimestre del 2014, el porcentaje de empresas víctimas de la delincuencia registró un 25.6 %, pero para el segundo trimestre del 2015, este había subido a 27.7 %, el más alto en los últimos seis años.

Los delitos que más sufrieron los empresarios fueron robo de vehículos o mercancías, extorsiones, asalto y robos a las compañía, y asalto o intentos de asalto a los vehículos. Este último es el que ha presentado incrementos en los últimos tres años.

Aún más preocupante es que el 57 % de las empresas afectadas por la delincuencia no denunciaron los actos delictivos, por motivos de temor a represalias, falta de confianza a las autoridades y por tener falta de pruebas.

Exportaciones

Otro punto importante son las exportaciones y el acceso a mercados; Fusades indicó que las exportaciones de bienes y servicios se desaceleraron a 0.9 % en 2014, lo que implica que han perdido dinamismo desde 2010.

“Para países con economías pequeñas como El Salvador, se vuelve necesario abrir sus puertas al comercio exterior, de esta manera las exportaciones funcionan como pilar para el desarrollo laboral, social y económico”, establece Fusades. Motivo por el cual es recomendable mejorar las condiciones de exportación.

Pero adicional a esto, también es preocupante la alta tramitología que viene a frenar la logística de empresas exportadoras e importadoras. El informe de la Fundación determina que es crucial reducir la tramitología o volver más eficiente la burocracia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación