Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vuelven las protestas al hospital Zacamil

En lavandería se acumularon 3,000 libras de ropa. Por la tarde se las llevaron a lavar al ISSS. En Zacamil funciona una máquina

Decenas de paquetes de ropa sucia permanecieron ayer por la mañana en la lavandería del hospital Zacamil. Foto EDH / j. ANaya

Decenas de paquetes de ropa sucia permanecieron ayer por la mañana en la lavandería del hospital Zacamil. Foto EDH / j. ANaya

Decenas de paquetes de ropa sucia permanecieron ayer por la mañana en la lavandería del hospital Zacamil. Foto EDH / j. ANaya

La falta de insumos quirúrgicos, de medicamentos, equipo como lavadoras, reactivos de laboratorio y sobre carga de trabajo son parte de los problemas que persisten en el hospital nacional Zacamil, según denunciaron ayer los representantes de los sindicatos de médicos y trabajadores.

Ante esta situación, que se hizo público a partir de mayo de 2011, ambas organizaciones ayer impulsaron una reducción de labores en el arsenal quirúrgico y en la lavandería.

Además cerraron el área administrativa.

Andrés Julio Gregori, del sindicato de médicos, manifestó que las lavadoras siguen arruinadas (llevan casi cuatro meses dañadas); debido a ello para proveer de ropa a los pacientes y a la Sala Quirúrgica deben enviarla a otros centros hospitalarios.

Según los miembros del sindicato, los establecimientos que les estaban ayudando con la ropa ya no pueden solventar la necesidad del Zacamil.

La jefa de la Lavandería, Mirna Orellana, dijo que solo una de las máquinas sirve, pero después de cada lavada deben apagarla por 20 minutos aproximadamente para evitar que se dañe.

"La cuidamos porque es la única que tenemos", comentó Orellana.

Ese aparato les permite únicamente lavar 500 libras de ropa, el resto la envían al hospital General del Seguro Social. Cuando la máquina estaba en buen estado hacían el doble.

Al día se necesitan unas 2,500 libras de ropa.

Al final de la tarde se concentraron tres mil libras de ropa sucia, estas fueron despachadas al Hospital General del ISSS para poder tener los insumos necesarios para hoy.

Silvia Navarrete, de Sitrasalud, dijo que "desde hace dos años hemos venido con las mismas demandas, las cuales hasta el momento están insatisfechas".

Fármacos y reactivos

El sindicato de médicos informó que no hay medicamentos para tratar la hipertensión arterial, la diabetes, problemas para la tiroides entre otras enfermedades.

"Estamos haciendo un llamado a las autoridades del hospital Zacamil para que solvente la problemática que tenemos años de estar diciendo y que cada día va en aumento", añadió Gregori.

De acuerdo con los doctores el cuadro básico del establecimiento cada vez es más reducido para hacer notar que las carencias son menores.

En la lista de faltantes también se encuentran insumos para el área de Rayos X y ultra sonidos y reactivos de laboratorio, aseguran que los pacientes deben hacérsela fuera del hospital.

Los médicos también informaron que los internos y residentes del hospital no han recibido sus salarios.

Navarrete dijo que si no se resuelve la situación continuarán con el paro de labores.

"Pedimos una posición real, un compromiso serio de las autoridades, que pongan un esfuerzo para mejorar las condiciones", añadió Gregori.

El representante del sindicato de médicos sostiene que el hospital aún no ha sido beneficiado con el préstamos de los $80 millones aprobados para Salud, pese a que usaron las carestías del Zacamil como bandera para lograr que los diputados dieran el aval para el crédito.

El director del Zacamil, Jesús Portillo, negó que haya problema de desabastecimiento de medicamentos y asegura que tienen el 79.6 por ciento de los fármacos del cuadro básico.

En cuanto a la carencia de reactivos de laboratorio expresó que no ha recibido ninguna nota en la que le informen cuáles le hacen falta. Pero cuando hay alguna dificultad, las jefaturas resuelven y si no pueden acuden a la dirección.

Con relación a las lavadoras dijo que están siguiendo los pasos que manda la ley para poder adquirir los nuevos equipos.

Por lo pronto, empleados del hospital trabajan para quitar las máquinas viejas, posteriormente se botará la pared para que se pueda instalar el nuevo equipo.

La esperanza de Portillo es que en junio ya estén en el establecimiento.

En respuesta a la falta de pago de los residentes e internos, Portillo expresó que no les han cancelado el salario porque no habían presentado todos los documentos que les pidieron al contratarlos.

Añadió que hasta la semana pasada completaron los documentos, pero que el proceso para el pago ya está en trámites en el ministerio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación