Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una especialista en el ISSS para cirugía de retina

Por falta de personal, es la única que podría atender a todos los derechohabientes.

Oftalmóloga espeicialista Miriam Flores

La especialista explica los riesgos que se corren de sangramiento en la retina cuando no se tiene los instrumentos adecuados, en este caso, un endocauterio. | Foto por Roberto Alas

La especialista explica los riesgos que se corren de sangramiento en la retina cuando no se tiene los instrumentos adecuados, en este caso, un endocauterio.

Los derechohabientes del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) con problemas de retina, corren graves riesgos que sus padecimientos se compliquen por falta de una operación, aseguró la retinóloga Miriam Flores.

La especialista es la única que se encuentra disponible para la atención de todos los derechohabientes del servicio de oftalmología del ISSS, y quien no está realizando cirugías desde que la dirección de la institución trasladó los quirófanos al Hospital Policlínico Zacamil en noviembre del año pasado.

De los 15 oftalmólogos, 12 están trabajando atendiendo consultas, pero no realizan operaciones para no poner en riesgo a los pacientes, alegan. Los otros tres están efectuando cirugía en el Hospital Policlínico Zacamil.

De los 15, Miriam Flores y otro de sus colegas son retinólogos, aunque el último no está trabajando porque se encuentra incapacitado.
“Siempre ha sido una lucha constante, nunca se nos ha dado lo que les hemos pedido ni los insumos necesarios, llevamos operando sin endocauterio desde hace dos años”, aseguró la especialista.

Flores expuso que la pieza (endocauterio) es importante para las operaciones porque sirve para parar los sangrados durante las cirugías.
Todos estos años han estado operando bajo el riesgo que el paciente no tenga un sangrado, y en caso de que se presente, “solo nos queda rezar porque no tenemos como pararlo (el sangrado)”.

De acuerdo con las cifras del Seguro Social, hay 100 pacientes en la lista de espera de una cirugía de retina.

La especialista dijo que ella tiene acumuladas cerca de 25 cirugías, y mientras no ser realicen, el riesgo de complicaciones y padecer una ceguera es alto.

La doctora comentó que muchos pacientes aceptan ser operados sin el instrumental necesario, aunque para evitar posibles problemas legales, antes les explica el riesgo que corren de un sangrado.

El temor de ella es que los pacientes que están en espera de ser intervenidos se les complique el padecimiento. “Entre más tiempo pasa desprendida la retina, más se complica; la retina es algo tan delicado, son cirugías que no pueden esperar”, explicó.

El doctor Joaquín Flores, quien realiza intervenciones de glaucoma, dijo que las operaciones de retina no pueden esperar; sin embargo, Mirian Flores tiene pacientes en espera desde  noviembre cuando se opuso a efectuarlas en el Policlínico Zacamil.

El doctor Flores criticó que la dirección del Seguro Social haya contratado servicios de cirugía de cataratas, cuando las que urgían eran las de retina porque se trata de intervenciones muy complejas.

De no atenderse, y esperar mucho tiempo para realizarlas, el paciente  puede quedar con ceguera.

Con los pacientes que padecen glaucoma, el médico dijo que también necesitan insumos, los cuales no se les está dando.

Entre ellos, pinzas básica para realizarlas. Además, requieren mitomicina que se utiliza en todas las cirugías de glaucoma, “pero no hay”, reclamó.

A punto de perder la vista

Al servicio de Oftalmología llegó a pasar consulta Coralia Portillo, de 29 años de edad.

Ella ya perdió la vista de su ojo izquierdo por una complicación durante una cirugía en un hospital público.

Portillo es una de las pacientes de la doctora Mirian Flores, quien dijo que puede perder la visión de su otro ojo.

La paciente tiene un desprendimiento de retina, y con su ojo derecho prácticamente solo ve como especie de sombras.

La doctora Flores aseguró que Portillo necesita de una intervención de urgencia; pero por la complejidad no se puede realizar en el Policlínico Zacamil.

La madre de Portillo dijo que a su hija la podrían operar por medio de la contratación de servicios que haga la dirección del Seguro Social; aunque la información que le han dado es que los análisis se los harán en  febrero.

“Me dijeron que me iban a llamar (del Seguro) cuando eso ( la compra de servicios) estuviera resuelto, pero los exámenes que nos han dejado son hasta para febrero”, contó  la madre de Coralia.

La especialista explicó que el caso de Coralia se tiene que practicar una cirugía urgente, aunque será complicada porque padece “insuficiencia renal, diabetes y es hipertensa”, explicó.

Médicos prefieren irse

El doctor  Flores lamentó que la dirección del Seguro Social esté diciendo que llevarán médicos, en caso despidan a los 12 especialistas del servicio de Oftalmología, “si todos se están yendo”.

Para sustentar que los médicos deciden irse por falta de equipo e insumos, el especialista en glaucoma aseguró que del segundo semestre de 2014 a enero de 2016, se han ido ocho doctores.

Entre todos ellos hacían 29 horas de trabajo. El doctor Flores estuvo contratado por cuatro horas, pero renunció a dos. Ayer que habló con El Diario de Hoy, lamentó no estar realizando las cirugías a sus paciente.

Según el jefe del Servicio de Oftalmología, Stanley Pineda, los especialistas se fueron porque la institución no proveía de los insumos y equipo necesario para realizar las operaciones.

Tanto Joaquín Flores como Mirian Flores, dijeron que es frustrante trabajar en esas condiciones.

Al preguntárseles si en algún momento podrían renunciar, dijeron que sí lo han pensado.

Les niegan permisos

Otro de los aspectos que criticaron los galenos, es que la dirección del Seguro Social les está negando los permisos para participar en congresos científicos, pese a que son sin goce de sueldo.

Por ejemplo, Joaquín Flores participará en el Congreso Mundial de Oftalmología a realizar en Guadalajara, México, del 5 al 9 de febrero.

Dijo que solicitó el permiso sin goce de sueldo y se lo negaron. Sin embargo, participará de las ponencias porque él se lo ha costeado, tanto viajes como estadía.

“Al final,  mi caso va a ser igual al del doctor (Stanley Pineda) porque voy a ir y me van a terminar haciendo un procesos de destitución”, lamentó el especialista.

Pineda está a punto de ser despedido por ausencia laboral. El lunes próximo tiene la audiencia con el departamento jurídico del ISSS.

La oftalmóloga Katy Cisneros también ha pedido permiso sin goce de sueldo para asistir al Congreso Nacional de Oftalmología que se realizará el 26 y 27 de mayo.

Ella presentó su permiso el 6 de enero de este año, pero el mismo documento que presentó se lo devolvieron con un papel engrapado que dice: “Dirección, devolverlo”.

“Hasta ahora no me han dicho por qué me lo han devuelto”, y menos le han informado si le darán permiso para asistir.

Los oftalmólogos lamentaron la situación porque el Seguro Social no invierte en capacitarlos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación