Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

SSF ordena el cierre de Dicom

La Superintendencia del Sistema Financiero no explicó qué hará con esa base de datos, si la resguardará o la eliminará

Es ilegal que se exija a usuarios firmar autorización para investigar su récord crediticio, advirtió la SSF. Foto EDH

Es ilegal que se exija a usuarios firmar autorización para investigar su récord crediticio, advirtió la SSF. Foto EDH

Es ilegal que se exija a usuarios firmar autorización para investigar su récord crediticio, advirtió la SSF. Foto EDH

La Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) ordenó ayer a la empresa Equifax S.A. de C.V. (antes "Dicom Centroamérica S.A. de C.V.) el cese inmediato de sus operaciones como agencia de información de datos sobre el historial crediticio de los salvadoreños.

La notificación tuvo lugar alrededor de las 10:00 de la mañana, mientras, de forma simultánea, la SSF explicaba en conferencia de prensa las razones de esa decisión.

Sin embargo, las oficinas del centro de aclaraciones de Equifax siguieron funcionando normalmente ayer, aunque cerraron hora y media más tarde de lo normal por la gran cantidad de personas que llegó a ver sus estados crediticios, dijeron algunos de los usuarios.

Después de realizar una inspección de rutina, la Superintendencia contó 267 mil 567 consultas de información sobre el récord crediticio de personas que no habían firmado una autorización para que Dicom pudiera divulgar su información personal.

La cifra corresponde solo al viernes 24, sábado 25 y domingo 26 de octubre, recién pasados; sin embargo, la auditoría realizada por la SSF está enmarcada en la Ley de Regulación de los Servicios de Información sobre el Historial de Crédito de las Personas, que entró en vigencia a mediados de 2011.

La mencionada ley obliga a las agencias de información a no divulgar el récord crediticio de ninguna persona que no haya autorizado dicha divulgación.

El superintendente del Sistema Financiero, Ricardo Perdomo, explicó que como parte de la entrada en vigencia de esa legislación, Dicom tuvo hasta dos años y medio para corregir y adecuar sus sistemas de información a las disposiciones de la referida normativa, a fin de obtener una autorización final de la SSF para funcionar.

Tras no acatar esas disposiciones y tras seguirle un juicio, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) sentenció la semana anterior a Dicom a no revelar información financiera de los usuarios sin su consentimiento y ordenó a la SSF hacer cumplir dicho fallo.

Los magistrados basaron su fallo en el derecho de los ciudadanos a la "autodeterminación informativa" y sentenciaron a Dicom a "abstenerse de utilizar, transferir y comercializar a cualquier título y destino, la información de las personas que conste en su base de datos, a menos que en cada caso individual cuente con el consentimiento expreso de sus titulares".

Perdomo hizo énfasis ayer en que todos estos antecedentes fueron tomados en cuenta por el Consejo Directivo de la SSF a la hora de tomar la decisión de rechazar la petición de Dicom, que quería permiso para operar como agencia de información de datos.

Advertencia a empresas

"Queremos también hacer un llamado, y ya se los hemos dicho hoy en una circular, a todas las instituciones crediticias del país: es prohibido que les exijan a sus usuarios, y a sus clientes, que tengan que firmar autorizaciones como requisito para que les den un crédito. Eso está terminantemente prohibido", advirtió el superintendente.

El funcionario no descartó sanciones para todos las instituciones que sigan utilizando, desde hoy, la base de datos de Dicom para aprobarles o negarles créditos de cualquier índole a los salvadoreños.

"Cualquier abuso que encuentre en sus trámites crediticios o que a usted les quieran denegar un crédito, porque (su referencia crediticia) viene de una base ya no autorizada, como es la de Dicom, puede presentarse a la SSF en los ámbitos de las empresas que nosotros regulamos; o a la Defensoría del Consumidor, en los casos que tienen que ver con establecimientos comerciales", reiteró.

No explican qué pasará con base de datos

Aunque ni la Sala de lo Constitucional ni la Ley de Regulación de los Servicios de Información sobre el Historial de Crédito de las Personas establecen que las bases de datos de los récords crediticios deban pasar a manos de la SSF, Perdomo aseguró ayer que le ha exigido esa información a Dicom.

"La ley establece los procedimientos en los que contempla que su base de datos debe ser entregada a la Superintendencia y no debe seguir prestando estos servicios. La ley lo estipula claramente y nosotros vamos a cumplir la ley", afirmó, pero no explicó qué hará con ella, si resguardarla o eliminarla.

Equifax "lamenta" orden

Por su parte, en un comunicado divulgado ayer mismo, alrededor de las 7:00 de la noche, Equifax calificó de "giro acelerado" la orden del cese de sus actividades, ya que considera que "están viéndose afectados principalmente dos millones de salvadoreños que sí han dado su consentimiento expreso" para que sus datos sean divulgados.

En ese sentido, prometió adecuar sus prácticas, acatando la sentencia que le impuso la Sala de cumplir el estatuto.

Perdomo explicó ayer que Dicom puede intentar en el futuro, cuando haya depurado su base de datos, presentar otra solicitud de autorización ante la SFF para operar.

Hasta ayer seguía operando normalmente su "oficina de aclaraciones", donde sólo dos personas atendían amablemente a los usuarios, algunos de prefirieron retirarse y no esperar hasta por horas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación