Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sin resolver viejo problema de tuberías del nuevo Maternidad

Trabajadores temen que pacientes o personal resulten lesionados. La ministra de Salud, Violeta Menjívar, dijo en septiembre del año pasado que repararían las tuberías para evitar más fallas. 

Fuga de agua en Maternidad duró 30 minutos

Una fuga de agua, el pasado 17 de febrero, provocó una inundación en el área de emergencia del nuevo Hospital Nacional de la Mujer, por lo que se...

Las causas de las constantes rupturas de tuberías de agua potable en el nuevo hospital de Maternidad tienen entre sus posibles causas un diseño deficiente del sistema hidráulico, mala calidad del material de tubería, problemas en el equipo de bombeo y la presión del agua, explicó un ingeniero civil consultado.

Explicó que  “podría ser que la tubería instalada no era de acuerdo al diseño, pueden ser de mala calidad y no tienen la capacidad adecuada”, . 

El ingeniero añadió que podría haber problemas con el equipo de bombeo que está suministrando mayor presión a la que resiste la tubería del hospital. 

Desde su punto de vista, es necesario un cambio de las tuberías por unas que tengan mayor resistencia a la alta presión para poder evitar los constantes problemas. 

Una trabajadora consultada, que pidió se ocultara su identidad por temor a represalias, opinó que “este hospital se ha convertido en una amenaza para todas las personas que asisten por servicios de salud, como para el personal”. 

El miércoles por la noche una tubería ubicada en el área de Emergencias se reventó, dispersando chorros de agua por toda la zona. 

La atención en el área se vio afectada y las pacientes que esperaban ser atendidas tuvieron que ser trasladadas a otro lugar debido al caos que se vivía. 

El techo fue uno de los puntos más afectados en la zona. Pedazos del cielo falso se cayeron debido a la cantidad de agua que brotaba de la tubería. 

“La unidad de Emergencias amaneció con todo el desastre que originó la ruptura de las tuberías anoche”, dijo una fuente, hoy por la mañana. 

En la zona de Emergencias se podía observar a trabajadores secando el piso y recogiendo todo los residuos que habían caído del techo. El material que se había acumulado en los pisos parecía cartón molido. 

“Prácticamente se ha reparado la fuga en esta tubería, el personal de mantenimiento hizo las adecuaciones necesarias y se garantiza que esto ya no va a suceder”, informó el encargado de la oficina de Comunicaciones del hospital, José Solórzano. 

Pasadas las 11:00 de la mañana, Solórzano  explicó  que ya se había logrado limpiar y secar el área, así que las pacientes ya estaban siendo atendidas con normalidad.  

Además aseveró que tanto el sistema eléctrico como el del agua potable estaban funcionando sin problemas en dicho sector del hospital. 

Pero la fuente del hospital sostuvo que para los trabajadores esas acciones no son suficientes, ya que solo se concentraron en atender la fuga ocurrida y no se ha hecho lo suficiente para prevenir que sigan ocurriendo. 

Personal del hospital reportó rupturas de las tuberías en diversas ocasiones durante el año pasado. 

Uno de los daños más extensos ocurrió el 27 de agosto del año pasado, cuando la ruptura de una tubería provocó que se desplomara parte del cielo falso de una oficina, dañando documentos y equipos.

“Lo del agua va de mal en peor desde que nos pasamos se ha dado este problema, pero el Ministerio de Salud hace caso omiso”, reprochó la trabajadora. 

Al respecto, la ministra de Salud, Violeta Menjívar, declaró el pasado 15 de septiembre de 2015:“Esa es una situación que no terminó la empresa anterior, hicimos todos los arreglos y procesos que se hacen en este tipo de circunstancias administrativas, se le tuvo que hacer un descuento, es algo pequeño”, dijo. 

En ese entonces la funcionaria se comprometió a que se realizarían los trabajos necesarios para prevenir más daños en las tuberías y en las instalaciones del hospital. 

“Es un arreglo que no es grande, es de unos pocos miles de dólares, no es algo importante y eso va a subsanarse”, dijo Menjívar, quien informó que los trabajos de reparación costarían $10 mil. 

La trabajadora consultada reiteró la urgencia de esos trabajos de reparación para evitar algún accidente que llegase a afectar a pacientes. 

Subrayó que en las áreas de neonatos, sala de operaciones, partos, y la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), no debe ocurrir accidentes de ese tipo, ya que pondrían en riesgo la vida de los pacientes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación