Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sigue pendiente el traslado de familias en el Chaparrastique

Las autoridades de Protección Civil han señalado que en un sector del volcán hay riesgo de que bajen flujos o correntadas

Según el MARN, 240 microsismos ocurrieron entre el 27 de enero y 16 de abril en el flanco norte del volcán. Foto EDH/ Archivo

Según el MARN, 240 microsismos ocurrieron entre el 27 de enero y 16 de abril en el flanco norte del volcán. Foto EDH/ Archivo

Según el MARN, 240 microsismos ocurrieron entre el 27 de enero y 16 de abril en el flanco norte del volcán. Foto EDH/ Archivo

Mientras el volcán Chaparrastique, en San Miguel, mantiene su amenaza y el invierno se acerca, las autoridades competentes aún no definen cuándo serán reubicadas las familias que corren riesgo de ser víctimas de las correntadas que podrían bajar por las zonas del coloso que están más inestables tras la erupción del 29 de diciembre.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, afirmó el martes que han estado preparando un terreno en el municipio de San Jorge, con miras a ubicar allí a 280 familias que viven justo en la línea por donde se prevé que desciendan los flujos.

El alcalde de San Miguel, Will Salgado, también les ha ofrecido un terreno urbano, pero esto último aún lo están evaluando.

El MARN prevé que el invierno iniciará la segunda quincena de mayo. Mientras tanto, Protección Civil todavía discute si se deben construir viviendas temporales, para que las familias pasen en ellas todo el invierno, o si se levantan tiendas de campaña.

En palabras de Menéndez: "Eso va a depender principalmente de un estudio que están haciendo expertos japoneses, que nos van a dar una medición más exacta de la cantidad de material que podría bajar en caso de que se presenten flujos. Eso va a determinar qué tipo de campamentos hacemos".

El Chaparrastique tuvo otra explosión notable, aunque menor que la primera, la tarde del 12 de febrero. Según el informe Especial número 112 publicado ayer por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), aún hay pulsos de gases y la vibración interna del volcán se mantiene alta.

A paso lento

Al consulta a Meléndez sobre cuándo tendrán una decisión sobre la reubicación, expresó que eso ocurrirá después del 23 de abril. Ese día, los expertos japoneses visitarán de nuevo los alrededores del volcán, acompañados por personal del Protección Civil y del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

"Posiblemente esa misma semana tengamos ya el informe que nos permita tomar la decisión", aseguró el director de Protección Civil.

La decisión sería tomada por un grupo integrado por la alcaldía de San Jorge, el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Agricultura y Ganadería y la Secretaría de Asuntos de Vulnerabilidad.

Según el funcionario, en la zona se han establecido planes de evacuación y se ha organizado a las comunidades. Incluso ya están identificadas las viviendas que están en mayor riesgo de ser arrastradas si se desprende una correntada del volcán.

Los datos recopilados revelan que en la zona hay un poco más de cinco mil viviendas; de las cuales 425 que están cerca de las quebradas o las depresiones por donde pueden bajar los flujos.

Sin embargo, Meléndez aclaró que "los que están con más cercanía o con más riesgo, porque están directamente en el paso de la quebrada, son 280 familias".

Sostuvo, además, que "en la medida en que el invierno se haga presente y los flujos empiecen a bajar", se medirá mejor el riesgo. "Puede ser que tomemos medidas menos drásticas, pero al principio va a ser evacuación permanente durante el invierno a determinado número de familias", aclaró.

Meléndez reconoció que una parte de las familias ya optó por dejar sus viviendas por sus propios medios; otras están dispuestas a ser evacuadas con ayuda de las autoridades. Pero también hay un grupo de 27 familias que está renuente a acatar esta medida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación