Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salvadoreño gana beca que le abre puertas para estudiar en el MIT

Tito Chile es arquitecto y realizará estudios sobre planificación urbanística

Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos, entregó al joven arquitecto Tito Francisco Chile Ama los documentos que lo acreditan como becario del programa Huber H. Humphrey Fellowship. Fotos EDH / René Quintanilla

Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos, entregó al joven arquitecto Tito Francisco Chile Ama los documentos que lo acreditan como becario del programa Huber...

Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos, entregó al joven arquitecto Tito Francisco Chile Ama los documentos que lo acreditan como becario del programa Huber H. Humphrey Fellowship. Fotos EDH / René Quintanilla

Superarse profesionalmente sin olvidar sus raíces es la consigna que Tito Francisco Chile Ama ha tenido en mente desde que era un chiquillo. Y con ese pensamiento positivo este joven arquitecto, originario del municipio de Izalco, Sonsonate, partió ayer rumbo a Estados Unidos, para estudiar en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Esto es posible porque con su esfuerzo logró agenciarse una beca del Programa Huber H. Humphrey Fellowship, del gobierno de los Estados Unidos, misma que le permitirá realizar estudios sobre Planificación urbana y Regional en el mencionado centro educativo.

El paquete de documentos de la beca le fue entregado el miércoles recién pasado por Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos, en representación de la embajadora Mari Carmen Aponte. También acompañó Brent Israelsen, agregado cultural.

"Doy gracias al creador y formador del universo por haber obtenido esto. Y para mi familia, para el pueblo Náhuat de Izalco y para la Secretaría de Cultura donde trabajo es un gran logro", afirmó el profesional, quien tras ganar una beca hizo sus estudios de Arquitectura en la Universidad de El Salvador. Si bien por la necesidad de trabajar dejó sus estudios en esa alma máter, continuó en la Universidad Católica de Occidente, de la que se graduó.

Este hombre tenaz y visionario está interesado en desarrollarse en el tema de los espacios públicos con la idea de ayudar al pueblo.

"En especial tengo un proyecto que me interesa mucho. Es un parque memorial en Izalco en donde hace 83 años fueron asesinados muchos de nuestros antepasados", dice el joven miembro de la tercera generación de descendientes del líder indígena José Feliciano Ama.

Tito Francisco estudió la educación básica en el Centro Escolar David Salomón González, en Izalco, y en el Colegio Parroquial San Antonio, en Sonsonate.

Cuenta que con apoyo de sus padres y el esfuerzo propio este salvadoreño náhuat - pipil cursó la educación media en el Instituto Nacional Thomas Jefferson, también en ese departamento.

"Me acuerdo que en la niñez tuvimos muchas limitaciones, pero creo que eso también va forjando a la persona y la va haciendo más fuerte y genera más cosas dentro de la familia. Y gracias a Dios, a mi mamá, a mi padre, somos una familia indígena pero todos somos profesionales", citó.

Su hermana mayor es licenciada en educación, la segunda es licenciada en laboratorio clínico y el último de sus hermanos es médico.

Tito Francisco se ha desarrollado en el área de conservación del patrimonio edificado y en 2012 gracias a una beca pudo estudiar Desarrollo Rural para las Comunidades indígenas de América Latina en Israel. Ese mismo año y con otras becas estudio Derecho Internacional Indígena en México y fue ponente en la Universidad de Tlaxcala.

El izalqueño comenta que antes de ganarse la beca que lo llevará al Instituto Tecnológico de Massachusetts hizo esfuerzos por aprender el Inglés, lengua que estudio con una beca en el Centro Cultural Salvadoreño Americano, de esta capital.

Sin embargo, previo a iniciar el curso en el MIT recibirá más entrenamiento de Inglés técnico.

Fernando Herrera, especialista cultural de la Embajada de los Estados Unidos, dijo que "la beca Huber H. Humphrey Fellowship es un programa que no conduce a un grado académico: sin embargo, es la beca más prestigiosa que tiene el Departamento de Estado, porque es para generar liderazgo y es tan prestigiosa que el Presidente de los Estados Unidos firma el certificado de este programa".

Según lo expresado por Herrera, hay alrededor de 20 universidades que son parte de este programa y lo que hace es ayudarle a profesionales, que están a la mitad de su carrera, que no son recién graduados, pero que ya tienen una experiencia, a desarrollar su potencial y desarrollar proyectos sobre temas específicos.

"Es el segundo becario que tenemos en los últimos cinco años y el segundo que logra también admisión en el programa de MIT", detalló.

El especialista cultural expresó que la beca otorgada a Tito Francisco es muy competitiva. Estima que son menos de 30 salvadoreños los que la han obtenido. "Hay años que no tenemos becarios, que no nos aceptan ningún postulante pero hay años donde tenemos uno y este año vamos a tener dos becarios. La otra becaria se irá en agosto en el área de la Educación Superior.", subrayó.

Herrera asegura que el tema de la planificación, que ira a estudiar Tito Francisco, es muy importante y básico para el desarrollo económico de los países.

Lidia Juliana Ama de Chile, madre del joven, dijo que se siente feliz de que su hijo haya logrado la beca porque ha sido testigo de que su hijo se ha sometido a muchas pruebas para lograrlo.

Aunque Lidia Juliana reconoce que en lo profundo de su corazón también siente tristeza porque su hijo Tito siempre está pendiente de ella y no lo vera por muchos meses, está completamente segura de que estará bien y cuando regrese vendrá a poner en práctica lo que aprenderá para bien de las comunidades.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación