Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud confirma las dos primeras muertes por chikunguña

Ambos decesos ocurrieron en el Seguro Social, uno en agosto y otro en septiembre

Un miembro de Cruz Roja fumiga una vivienda para matar al zancudo adulto. Foto EDH / Archivo

Un miembro de Cruz Roja fumiga una vivienda para matar al zancudo adulto. Foto EDH / Archivo

Un miembro de Cruz Roja fumiga una vivienda para matar al zancudo adulto. Foto EDH / Archivo

El virus del chikunguña ya causó la muerte de dos adultos en el país. Así lo consigna el Ministerio de Salud (Minsal) en el último boletín epidemiológico de la semana 50.

Se trata de un hombre de 72 años y otro de 69, ambos murieron en el Seguro Social, el 20 de agosto y 2 de septiembre respectivamente.

El primero de ellos residía en Sonsonate y el segundo, en San Salvador. El diagnóstico final es "muerte por chik", según el reporte oficial de la institución.

En el mismo detallan que queda pendiente de auditar la defunción de un bebé de cinco meses de Apopa, quien murió el 27 de septiembre en el hospital Bloom.

En el primero de los casos, la hipertensión arterial es el factor asociado al deceso. En el segundo colocaron "negligencia de paciente al retrasarse en asistir al segundo nivel de atención según referencia".

La tasa de letalidad que se registra en el país por el chikunguña es del 0.001 por ciento.

Ingrid Leiva, hija de uno de los fallecidos, se sorprendió por el tiempo que el Minsal tardó en reconocer que su padre murió por el chikunguña, una enfermedad que le colocaron el la hoja de defunción.

"Creo que por no tratar de que se les hiciera más alarmante el nivel de casos que se sumaron, y que hoy que bajaron porque la época lluviosa ya terminó, como que trataron de buscar el momento para darlo a conocer, pero eso era de antes", comentó Leiva.

Lo que a ella le ha sorprendido aún más es que el Minsal plasme en su reporte epidemiológico que el factor asociado a la muerte de su padre es "negligencia por retrasarse en asistir al segundo nivel".

"¿Que nos digan cuál fue esa negligencia entonces?"; ella dice que desde el inicio de los síntomas su padre, se puso en control en la Unidad Médica San Esteban .

"El doctor dijo que había que esperar porque los últimos tres días siempre eran los más complicados. Ni siquiera ellos le pudieron dar ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos", comentó la hija.

Leiva recuerda que, un día después de ingresarlo en el hospital Amatepec, fue referido al Hospital General del ISSS, pero por la falta de UCI lo internaron en un servicio de hospitalización, en el cuarto nivel.

Fue hasta el siguiente día, por la tarde, que lo trasladaron a la UCI porque ya presentaba problemas para respirar, dijo Leiva.

"Ahorita están tratando de buscar un culpable, pero que vayan a decir fue culpa nuestra, no. Están tratando de justificar", acotó.

Jorge Panameño, infectólogo particular, opinó que el registro de las dos defunciones viene a reafirmar que hay una baja letalidad de la enfermedad y que las complicaciones se presentan con mayor énfasis en personas de la tercera edad con enfermedades debilitantes y en neonatos.

"Es esperado. Claro, el impacto de la enfermedad pudo haberse minimizado con medidas preventivas en el inicio", añadió.

Con la confirmación de las dos defunciones, Panameño dice que el mensaje es "aunque la enfermedad tiene una letalidad baja, no significa tasa cero, o sea que en determinadas circunstancias puede matar, por lo tanto, la consulta temprana es de gran importancia".

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, expresó ayer que este año les tocó duro con las epidemias de dengue y el chikunguña. "Por su puesto que eso significa grandes gastos para nuestro sistema público de salud", agregó Menjívar.

Añadió que el sistema de vigilancia no oculta los datos, que nunca niegan la mortalidad, ni el número de casos de ambas enfermedades porque lo usan para generar conciencia en la población de que estas epidemias se derrotan en los hogares.

Entre julio y el 13 de diciembre, el Minsal registra 161,594 casos sospechosos de chikunguña y 166 confirmados.

En la última semana, según el reporte epidemiológico hubo 1,328 casos nuevos. La disminución de la enfermedad comenzó a notificarse desde hace siete semanas.

El grupo de edad más afectado es el de los 30 a 39 años, de 20 a 29 años, de 40 a 49 años, los menores de un año y entre los 50 y 59 años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación